Sobreviví al cáncer de mama Sobreviví al cáncer de mama

Conocé como se sobrevivieron estas mujeres al cáncer de mama y ahora siguen su vida normal.

Mientras me preparo para subir al podio, me pregunto qué puedo decir para ayudar a estas chicas. Es la primera Conferencia Canadiense para Jóvenes Enfermas de Cáncer de Mama, y más de 300 mujeres que recibieron el diagnóstico antes de los 45 años han venido a Toronto en busca de información sobre lo que les depara la enfermedad, así como del apoyo y la solidaridad de sus compañeras.

Me pidieron que hablara porque había contado mi experiencia con el cáncer de mama en una columna de diario y en el libro In Cancerland: Living Well Is the Best Revenge (“En el mundo del cáncer: La mejor compensación es vivir bien”). Yo soy de las mayores. Muchas de estas mujeres tienen de 20 a 40 años. La más joven, Jessica Scace, de Ottawa, recibió el diagnóstico poco después de cumplir 18. No puedo ni imaginar cómo habría sobrellevado el último año —el de mi diagnóstico— hace dos o tres décadas. En cambio, Jessica es tenaz e irónica: “No es precisamente un tema que quisiera estampar en una camiseta”, comenta.

El 20 por ciento de las mujeres que padecen cáncer de mama son menores de 50 años. Si bien las que tienen entre 20 y 30 representan una minoría, el cáncer de mama sigue siendo el más frecuente y la principal causa de muerte por cáncer en las mujeres de entre 20 y 44 años. Y este último grupo se encuentra con más obstáculos que muchas enfermas de mayor edad: hijos pequeños, una vida profesional en ciernes, la búsqueda de pareja y preo­cupaciones en torno a su fertilidad. Además, el hecho de ser joven puede retrasar la atención oportuna porque los médicos tienden a restar importancia a la presencia de masas extrañas en los senos de las pacientes jóvenes.

La primera exponente esta mañana de sábado es Vanessa Turke, una graciosa e irreprimible pintora de Vancouver que se descubrió un bulto en el pecho a los 27 años, cuando estaba embarazada y le faltaban apenas seis semanas para dar a luz a su primer hijo. Me identifico mucho con buena parte de lo que dice: cómo el cáncer la hizo comprender que no hay mejor momento que el presente y que ella es la responsable de vivir plenamente su vida. Yo también le atribuyo al cáncer el mérito de haberme enseñado a vivir y disfrutar el presente. Contraerlo ha sido la experiencia más intensa de mi vida: me parecía que todo lo veía en cámara lenta y a color, a diferencia del blanco y negro de antes. Desde que me lo diagnosticaron decidí experimentar las cosas buenas con la misma intensidad.

“Es extraño, pero estoy muy satisfecha de pertenecer a este ‘club de cáncer’ al que nadie quiere entrar”, dice Vanessa. Hay algo en sus palabras que me hace sentir incómoda: no acaba de gustarme la idea de comparar el cáncer con un club que la gente anduviera rondando. Yo lo llamé “el mundo del cáncer” y, por lo menos en mi opinión, es un lugar del que se puede y se debe salir cuanto antes.

Estoy convencida de que el cáncer no es más que una de las cosas desa-gradables que nos pueden ocurrir en el transcurso normal de la vida. Sin embargo, asistir a esta conferencia está cambiando mi manera de pensar, porque no tiene nada de normal contraer cáncer a los veintitantos años.

“Fue espantoso”, comenta Meredith Dickie, de Stellarton, Nueva Escocia, a quien le diagnosticaron la enfermedad a los 22 años. “Todos los médicos (el radiólogo, el histopatólogo, el cirujano) me decían una y otra vez que seguramente no era nada, que no había motivo para preocuparse”.

Después de palparle un bulto extraño, su médico familiar había mandado a hacerle una mamografía, pero al principio la clínica se negó a practicársela a causa de su corta edad. Se sometió entonces a una biopsia con aguja, pero por este medio los médicos no pudieron extraer una muestra de tejido para observarla al microscopio. Le dijeron que esperara seis meses y, pasado ese tiempo, le dieron a elegir entre hacerse extirpar el bulto o quedarse con él; optó por que se lo extirparan y resultó
maligno.

Sarah Learmonth, de Cardinal, Ontario, tenía 24 años y había dado a luz no hacía mucho, cuando en 2005 le diagnosticaron la enfermedad. Se puso furiosa y empezó a desquitarse con su esposo, lo que creó muchas tensiones en su hogar. “Me pasaba el día preguntándome por qué me ocurría eso a mí, que soy una mujer trabajadora y una madre y esposa responsable, cuando hay tanta gente mala en el mundo”.


A Jessica Scace,  la mujer más joven de la conferencia, le diagnosticaron cáncer poco después de cumplir 18 años.


Yo nunca tuve pensamientos así: sabía la respuesta a esa pregunta. A mi madre, Chaja, le diagnosticaron cáncer de mama hace más de 40 años, cuando tenía poco más de 40 y yo era una niña. Vivió 30 años con la enfermedad y al final murió de cáncer ovárico. Como todo ese tiempo la vi llevar una vida normal, no pensé en la posibilidad de que el cáncer de mama acabara conmigo.

Pero Sarah creía que el cáncer iba a matarla. En ese entonces su hija, Jenny, aún no aprendía a caminar, y ella se preguntaba si seguiría con vida cuan­do la niña entrara en la escuela.

Tal como ocurrió con Meredith, la edad de Sarah retrasó el diagnóstico: la pusieron al final de una lista de espera, y cuando al cabo de tres meses por fin le practicaron una biopsia, ella seguía pensando que la masa extraña quizá se debiera a la inflamación de un conducto galactóforo. “Después de la biopsia todo sucedió muy rápido”, cuenta. “Un día encontré en la contestadora un mensaje en el que me anunciaban que tenía una cita con un oncólogo. Ni siquiera sabía qué especialidad era ésa”.

El cáncer de mama tiende a ser más invasivo en las jóvenes, y aun en el ca­so contrario el tratamiento suele serlo, porque a menor edad de la paciente más probable será que los médicos recomienden una quimioterapia radical para prevenir una recaída. Sarah se sometió a una mastectomía y luego a seis tandas de quimioterapia. Como su concentración de glóbulos blancos cayó en picada, contrajo varias infecciones. Además, un catéter largo y flexible que los médicos le habían insertado como vía de administración intravenosa propició la formación de un coágulo que aumentaba su riesgo de sufrir un infarto cerebral. En consecuencia, también fue necesario administrarle anticoagulantes. “Me era difícil mantenerme optimista, porque las reacciones adversas se iban acumulando y cada vez me recetaban más medicamentos y tenía que acudir a más citas con médicos”, recuerda. “Me pasaba la vida preguntándome ‘¿Y ahora, qué será lo que tengo?’”

Sin embargo, Sarah pensaba que debía guardar las apariencias por su familia, sobre todo por su madre. “Le ocultaba mis temores porque la veía muy afligida. Me sentía obligada a disimular y parecer fuerte”.
Yo la entendía muy bien. Un pensamiento extraño que me pasó por la cabeza al recibir el diagnóstico fue alegrarme de que mi madre ya no viviera para saberlo. Yo no habría sido capaz de afrontar su angustia y su sentimiento de culpa.

Mis análisis confirmaron que tengo una mutación del gen BRCA2; es decir, que puedo contraer otra forma de cáncer de mama e incluso cáncer ovárico. Después de que en el verano de 2006 me extirparon un tumor, pasé meses atormentada por la duda de si someterme o no a una mastectomía doble para prevenir una recaída, pero al final decidí no hacerlo porque me parecía demasiado drástica.
He tomado otras medidas para minimizar el riesgo: me hice extirpar los ovarios, tomo el anticanceroso tamoxifeno y me someto a frecuentes revisiones y estudios clínicos.

Más allá de las consideraciones físicas están las referentes a la sexualidad y a la percepción del propio cuerpo, las cuales representan un problema para mujeres de cualquier edad, pero sobre todo quizá para las más jóvenes, que pueden ser solteras o sentirse menos a gusto consigo mismas y con sus parejas. Algunas pueden reanudar su vida normal de inmediato, pero otras quedan afectadas durante años: son incapaces de mirarse en el espejo, de dejar que un hombre las abrace y aún más de tener relaciones sexuales.

Después de sufrir una mastectomía, Florianne Yeung, hoy de 48 años, no podía mirarse en el espejo. “Mi esposo decía que no había problema, pero yo me veía asimétrica y en el fondo me sentía poco atractiva”, dice. “¿Que si afectó mi vida sexual? Claro”. Para ella la mejor opción fue una operación reconstructiva del seno extirpado. “Recuperé mi vida”, agrega. “La cicatriz va desapareciendo y estoy feliz”.


“Tenía pavor, pero sentía la compulsión  de disimular y parecer fuerte.”


Yo tuve suerte. El cirujano pudo salvarme el seno afectado. Me queda una cicatriz (en realidad parece más una hendidura) y tengo el seno izquierdo más pequeño y erguido que el derecho. A mi esposo, Doug, le siguen gustando, pero a mí no, y quizá me opere para reducirme y levantarme el derecho de modo que queden iguales.

Curiosamente Jessica Scace, la menor del grupo, salió adelante sin reconstrucción tras perder medio seno izquierdo en una mastectomía parcial, lo cual no le impide tener relaciones sexuales, aunque a veces no se quita la blusa. “Durante un tiempo me faltó autoestima, pero al menos sigo viva”, dice.
Son palabras sabias, pero yo no comparto ese enfoque. Ha pasado un año desde mi tratamiento y no me conformo con vivir. Es cierto que estoy a gusto con el aspecto de mis senos, pero seré más feliz cuando queden iguales. Lo veo como un trabajo de reparación mecánica; mi autoestima y mi sexualidad están intactas.

Todavía quiero operarme, pero mi actitud hacia la cicatriz cambió al conocer a estas chicas. Había investigado técnicas para hinchar la parte hundida con inyecciones de grasa, pero ahora la considero una señal de honor. En vez de intentar borrarla con cirugía estética, la resaltaré para siempre con un espléndido tatuaje.

 


 

Encontrá más información sobre el cáncer haciendo click aquí.

 


 

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Imagen maria ines
maria ines

me parecio excelente la nota. Yo estoy operada hace 3 años, obviamente estoy en tratamiento y comparto todos los comentarios de cada una, coincido en algo con todas. En mi caso el enterarme fue un shock tipo "vacío interior", el miedo no me dejaba ni pensar, luego pensé que era mejor que me hubiera

Imagen monica
monica

Hola!, es muy buena la nota, a mi me diagnosticaron cancer de mama hace 3 años, la verdad es que no puedo decir que me deprimi, ni llore, en realidad lo que me paso fue que me enoje, no se con quien, pero estaba enojadisima, esas cosas que uno dice a mi nunca me va a pasar, bueno, me habia pasado: M

Imagen Hugo Ruben
Hugo Ruben

Hola a todas, he estado leyendo la nota, la cual refleja mucho la falta de conciencia de nosotros por realizarnos controles periodicos ademas de la falta de campañas de prevencion. realmente veo a diario en el hospital donde trabajo casos como los de uds y he aprendido que la unica forma de evitar m

Imagen patricia eladia
patricia eladia

Como me identifique con la Foto de esta Nota!!!Cuando la Vi me dije allí estoy Yo!!!Pense que mi aspecto era Unico, hoy puedo sentirme más tranquila, por que sé, que no fue mi Interior el que desterioro mi Cuerpo.Por que apreendi que cuando tu Alma se enferma, también lo hace tu Cuerpo.Se que no es

Imagen Rita
Rita

Hola!! muy interesante la nota, yo también fui operada de un cáncer en la mama izquierda, ya hice los 6 ciclos de quimio, perdí el pelo, me descompuse un poco los primeros días después de la droga, pero nada que no se pueda soportar, seguí el tratamiento con rayos, se me quemó un poco la piel, pero

Imagen Marcela
Marcela

Me parecio muy buena la nota y muy importante como apoyo para las mujeres que sufren el cancer de mama. En mi caso, me lo diagnosticaron hace 9 años y contaba con una prepaga que me permitio que todos los plazos para los estudios de diagnosticos fueran muy cortos. Mi medico me sugirio una mastectomi

Imagen Dennis
Dennis

Muy buena nota. Habria que ver gruos de apoyo y mas propaganda para la gente que tiene este problema. Tambien seria importante que escriban sobre porblemas renales y los pacientes que estan en dialisis.

Imagen monica
monica

Muy buena la nota, es importante hacer saber que tomado a tiempo se sale.hace dos años ante una pequeña molestia concurri a un control, en el cual se me detecto un pequeño tumor, enseguida tuve toda la contencion medica necesaria, y en menos de un mes se habia extirpado junto con algunos ganglios, s

Imagen amanda isabel maria
amanda isabel maria

Hola gente amiga de la Comunidad, de todos los que leen esta joya e ìcono, y desde ya al esplèndido y càlido Sr Editor Daniel y su càlido equipo. Les comento (tratarè de ser suscinta) que antes de ayer estuve por las oficinas de Selecciones, tal como le enviè unas notas al Sr. Editor Daniel se resp

Imagen María Cristina
María Cristina

Un día de julio de2004, después de haberme hecho el control ginecológico anual, me detectaron un tumor en mi seno izquierdo. La noticia conmocionó a toda la flia y por supuesto yo sentí q' el mundo se me venía encima, pero en ese momento decidí hacerle frente a esa adversidad. Realizados todos los e

Imagen sandra
sandra

La verdad es qie soy fanatica de la revista y este tipo de notas me gustan mucho porque a pesar de ser joven y de tener 22 años tengo problemas con mis senos porque regularmente me salen excemas y ya fui al dermatologo, pero me dicen que no es para alarmarse.. que ha de ser problema de la ropa que

Imagen alejandra viviana
alejandra viviana

Hola, yo fuí diagnosticada con cancer de mama a los 44 años , me efectuaron una mastectomí a radical y vaciamiento axilar, por suerte sólo un ganglio de los 14 estaba afectado. Ya pasé la etapa de quimio y rayos y me han autorizado la cirgía recosntructiva. La flía. es fundamental para la contenció

Imagen Melina
Melina

Buenisima nota... yo tengo gaglios en los pechos, es medio peligroso pero me dijeron que soy chica para operarme... la ginecologa me recomendo controlarme todos los años y que pueden ser causa de las pastillas anticonceptivas...

Imagen ROSA
ROSA

Muy buena la nota y cada experiencia cuenta.- Para ojedachica, te recomiendo ver un medico especialista en mamas, no solo a tu ginecologo, cuando antes lo veas, antes quedaras tranquila.- y de seguro que no es nada pero vale la pena sacarse las dudas y yo creo que antes sospechas vale la opinion de

Imagen María Dora
María Dora

Exelente la nota. Realmente buena.

Imagen diana
diana

tenemos que tomar conciencia que los estudios previos son muy importante...una vez al año hay que realizarlos. Si todo esta bien, bienvenido sea, y sino estaremos a tiempo de hacer algun tratamiento....

Imagen Jorge Nelson
Jorge Nelson

Que testimonios de lucha... Excelente nota.

Imagen delia elvira
delia elvira

Excelente la nota

Imagen vanesa
vanesa

gracias x la nota

Imagen Blas agustín
Blas agustín

Estas mujeres demostraron tener mucho coraje y la familia que las ayudo.

Imagen Carina
Carina

Gracias por la nota y la info !

Imagen norma
norma

exelente nota!!!

Imagen Gloria
Gloria

Muy buena nota, gracias por la informacion.

Imagen Lubia
Lubia

gracias por la nota esta muy buena dejan un gran mensaje de valentia, autoestima y ganas de salir adelante , esta enfermedad es una adversidad muy fuerte , pero con nuestra fortaleza todo se puede ir superando....si pudiera le daria mis felicitaciones a esas mujeres de las que se habla en la nota, y

Imagen Mario
Mario

Muy buen articulo !! Me gusto !!

Imagen marta
marta

Muy buena nota!!!

Imagen Mariana Edith
Mariana Edith

Muy buena nota !

Imagen NILDA
NILDA

EXCELENTE NOTA, , CUESTA INTIMAMENTE ASUMIRLA- PERO ANTE LA REALIDAD CON FE A AFRONTARLA.-

Imagen hector andres
hector andres

muy buena la nota

Imagen maria
maria

HOLA A TODOS......... TODAVIA NO PUEDO CREER EL VALOR QUE DESPIERTA EN ALGUNAS PERSONAS EL HECHO DE SABER QUE TIENEN UNA ENFERMEDAD COMO CANCER....YO NO SE QUE HARÌA ....TAL VEZ LO MISMO...DARLE MAS VALOR A CADA DÌA VIVIDO.

Imagen Norma
Norma

muy buen articulo

Imagen Marlene
Marlene

Buenisimo articulo esto nos muestra que debemos tener siempre valor y no perder las esperanzas porque todo se puede y mejor si estamos con el señor.

Imagen natalia
natalia

Motivadora nota!

Imagen Alicia Lidia
Alicia Lidia

Impresionante nota!

Imagen eva
eva

Muy bueno

Notas Relacionadas