Imagen Imagen

La angélica, una hierba vistosa y aromática, tiene usos tanto medicinales como culinarios. ¡Descubrilos acá!

La angélica es un importante tónico digestivo en la medicina natural europea. Estimula la producción de jugos gástricos y alivia síntomas de inapetencia; se usa para problemas de dispepsia y náuseas. La angélica también reduce la flatulencia, los cólicos estomacales y la inflamación. Es una hierba cálida, ideal para las personas que sufren de los efectos del frío.

¡Plantá tu propia Angélica!

• Ubicación La angélica necesita una ubicación sombreada en tierra bien drenada, pero sobre todo húmeda y ligeramente ácida, enriquecida con compost. Dejá una distancia de 1 m entre las plantas.

• Propagación Plantá las semillas poco después de recolectarlas. Mezclalas con vermiculita húmeda, pero no mojada, y colocá la mezcla en una bolsa de plástico sellada. Guardalas en la parte más fría de la heladera de 6 a 8 semanas, antes de plantarlas en bandejas para semillas. Cubrilas  un poco, manteniendo la tierra húmeda. Transplantá los brotes cuando tengan unos 10 cm de alto o cuando salgan la quinta y sexta hojas.

• Mantenimiento Las plantas mueren cuando la semilla madura, pero vos podés retrasar esto al quitar el tallo de la flor que aparece. El primer año, las plantas mueren en el invierno, pero renacen en primavera. Regalas con regularidad.

• Plagas y enfermedades Esta planta prácticamente está libre de ellas. Las flores atraen a muchos insectos benéficos, como las avispas parasitoides y las crisopas.

• Cosecha y almacenamiento Cortá las hojas y los tallos florecientes el segundo año. Excavá las raíces al final del segundo año, lavalas y secalas. Recolectá las semillas cuando estén marrones y secas.  

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas