Para qué sirven los hongos medicinales. Usos y beneficios Para qué sirven los hongos medicinales. Usos y beneficios

La variedad shiitake y maitake forman parte de un grupo especial de hongos medicinales que son conocidos como tónicos para la longevidad y como refuerzos del sistema inmunitario.

Durante miles de años, la medicina tradicional asiática ha apreciado ciertos hongos: los maitake, reishi y shiitake, debido a que favorecen la salud. A últimas fechas, se ha descubierto que un extracto del hongo Coriolus versicolor, llamado PSK, es un potente anticancerígeno. Aunque otras variedades, como los auricularia polytricha y los pleurotos ostreatus, también pueden aportar algunos beneficios al organismo, casi toda la atención e investigación se ha centrado en las cuatro mencionadas.

Estos hongos se venden en polvo (suelto para preparar té, cápsulas o comprimidos) o como extractos líquidos, que condensan su potencia. Los hongos reishi deshidratados y los shiitake y maitake frescos pueden conseguirse en tiendas japonesas o chinas y de productos gourmet. Para fines terapéuticos son preferibles los complementos. Los maitake, reishi y shiitake pulverizados a veces se combinan en una sola cápsula.

Complementos a base de hongos medicinales

  • Se consiguen en sus variedades: Lentinus edodes (shiitake), Grifola frondosa (maitake), Ganoderma lucidum (reishi), Coriolus versicolor (PSK)
  • Usos: Crean inmunidad. Ayudan a prevenir el cáncer. Mejoran tratamientos preventivos contra el cáncer. Alivian bronquitis y sinusitis. Ayudan en el tratamiento del síndrome de fatiga crónica. Ayudan a prevenir cardiopatías.
  • Los complementos elaborados con hongos shiitake, reishi y maitake, se venden en cápsulas.

¿Por qué los hongos medicinales nos hacen bien?

Los hongos medicinales tienen diversos efectos: reforzar el sistema inmunitario, disminuir los niveles de colesterol, actuar como anticoagulante e influir en la cura del cáncer, entre otros. 

  • En Japón comúnmente se usan los maitake y Coriolus versicolor para fortalecer el sistema inmunitario de los enfermos de cáncer que reciben quimioterapia.
  • Varios estudios indican que el PSK aumenta la supervivencia en casos de cáncer gástrico, de colon o pulmonar. Al parecer, los hongos medicinales refuerzan el sistema inmunitario, ayudando a combatir organismos que causan enfermedades.
  • Según investigaciones, pueden ser muy eficaces en casos de VIH y sida (que provocan sistemas inmunitarios débiles). Por ejemplo, los shiitake tienen un compuesto de carbohidratos llamado lentinan, el cual estimula la producción de linfocitos T, y de otros elementos inmunitarios.
  • Otros beneficios: Los reishi (conocidos en China como “plantas del espíritu”) suelen usarse para la relajación; son adecuados para reducir el estrés y la fatiga. Además, tienen compuestos antiinflamatorios que ayudan en el tratamiento de la bronquitis y probablemente en otras enfermedades respiratorias.
  • Los shiitake, maitake y reishi también pueden combatir cardiopatías, al reducir la tendencia de la sangre a coagularse, disminuir la presión arterial y, tal vez, reducir los niveles de colesterol en la sangre.

¿Cómo tomar los hongos medicinales?

  • Como apoyo del sistema inmunitario en caso de cáncer: Tome 500 mg de reishi, 400 mg de shiitake y 200 mg de maitake, 3 veces al día; y 3,000 mg de Coriolus versicolor o ambos, dividido en dos dosis al día.
  • Para cardiopatías o VIH/sida: Tome 1.500 mg de reishi y 600 mg de maitake, diariamente.
  • Para bronquitis o sinusitis: Tome 1.500 mg de reishi y 600 mg de maitake todos los días, o ambos, durante el curso de la enfermedad.
  • Posibles efectos secundarios: Los shiitake, maitake, reishi y el Coriolus versicolor son seguros si se usan en las dosis adecuadas. 

Consejos sobre los hongos medicinales

  • No busque hongos silvestres como medicina o para comer. Es fácil confundir los hongos comestibles con los venenosos.
  • Los hongos deshidratados o en polvo se agregan a las sopas o sirven para preparar un té de sabor terroso. Los deshidratados se cuecen a fuego lento en líquido, de 40 a 60 minutos, para liberar su sabor y propiedades curativas.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas