Mitos y verdades de la carne de cerdo: ¿es saludable? Mitos y verdades de la carne de cerdo: ¿es saludable?

La carne de cerdo es una de las carnes más magras, sin embargo hay que tener cuidado con las que tienen alto contenido en grasas. 

Sin embargo, muchos productos de cerdo, como las salchichas, las costillas adobadas o a la parrilla, la carne del vientre y la panceta tienen un alto contenido de grasas saturadas cuyo consumo excesivo está asociado con niveles elevados de colesterol y aumento del riesgo de enfermedades cardiovasculares. 

  • Por lo tanto, la gente supone erróneamente que todo el cerdo es rico en grasas y, en consecuencia, incompatible con una alimentación saludable.
  • En realidad, el cerdo magro tiene menos grasa que el bife de cordero y no tiene mucha más que el pollo sin la piel. Por ejemplo, una porción de 100 gramos de una pierna magra de cerdo asada contiene 7% de grasa, en tanto que una porción equivalente de pollo sin la piel contiene 5,5% de grasa. 
  • En términos de proteínas y de calorías, hay poca diferencia entre las carnes, pues la porción de pollo contiene 25 gramos de proteína y 150 calorías, mientras que la de cerdo proporciona 30 gramos de proteínas y 185 calorías. El cerdo es una excelente fuente de vitaminas del complejo B, en particular de la vitamina B12. También es una provechosa fuente de cinc y contiene hierro.
  • La forma más saludable de comer cerdo es quitarle toda la grasa visible antes de cocinarlo, y hornearlo o asarlo a la parrilla. Es muy importante cocer bien el cerdo porque puede transmitir los huevos de la tenia, la triquina u otros parásitos. La forma más sen­cilla de saber si ya está bien cocido es insertar un cuchillo puntiagudo o un tenedor: no debe soltar jugos rosados. 
  • Sin embargo, cuando se cocina uno de los cuartos del animal es más seguro usar un termómetro de carne para asegurarse de que la temperatura interna llegue a los 80ºC, de modo que cualquier bacteria o parásito sea destruido. 
  • El cerdo es el animal del que más cantidad de alimento se puede aprovechar. Así, de su carne firme y de sabor suave, se elabora un extenso abanico de productos que son parte de la riqueza culinaria de muchas zonas geográficas.

Información nutricional por porción de carne de cerdo promedio (100 g)

Calorías: 250kcal
Proteínas: 20 g
Grasas: 19 g- ácidos grasos saturados: 7g- ácidos grasos monoinsaturados:9,2  Ácidos grasos poliinsaturados: 2,2
Colesterol: 70g
Hidratos de carbono: 0 g
Hierro: 1,3 mg
Magnesio: 18 mg
Zinc: 2,4 mg
Potasio: 380 mg
Fósforo: 233 mg

La panceta y el jamón

Curar las carnes —el proceso de salar y a veces de ahumar el cerdo para producir panceta o jamón— fue una forma muy importante de conservarlas. Hoy en día, las avanzadas técnicas de refrigeración y de congelación han hecho que este proceso sea menos importante para la conservación y, actualmente, se cura la carne de cerdo más que nada porque a las personas les gusta el sabor. Los ingredientes normales del proceso de salar o ahumar son la sal, el nitrato de sodio y el nitrito de sodio. Entre otros ingredientes que se pueden añadir están el ascorbaco de sodio, que acelera el proceso de curado; el polifosfato de sodio, que permite a la carne retener más humedad y por lo tanto tener una textura jugosa; y el azúcar, usado para hacer carnes saladas o ahumadas dulces. A la carne curada se le puede añadir miel, melaza o especias para darle más sabor. Debido al proceso de curado, los productos como el jamón y la panceta tienen un contenido excepcionalmente alto de sodio.

Algunos beneficios

  • Durante la infancia, la carne de cerdo aporta proteínas necesarias para el correcto crecimiento
  • En el embarazo y la lactancia la carne de cerdo es idónea para ayudar a cubrir las necesidades nutricionales por su contenido en proteínas, minerales y vitaminas.
  • Ayuda a mantener la masa muscular y el correcto mantenimiento de los huesos.
  • Es ideal para los deportistas por su contenido proteico, además su aporte de vitaminas del grupo B ayuda a disminuir el cansancio y la fatiga y sus minerales contribuyen al funcionamiento de los músculos.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas