Imagen Imagen

Cinco cosas que nunca debés hacer y claves para aliviar los síntomas.

La mayoría de las personas se resfría por lo menos dos veces por año, así que, en teoría, deberíamos saber qué hacer cuando nos enfermamos. Sin embargo, muchas de las cosas que hacemos cuando nos ocurre están mal. Terminamos por propagar los virus a todos los demás, prolongamos los síntomas, y nos predisponemos a pescar el siguiente resfrío que aparezca por allí.

Considere estas cinco cosas que, definitivamente, no debe hacer:

1. Cubrirse la boca con la mano cada vez que tose o estornuda.

Tal vez usted considere que esa es una costumbre asociada a los buenos modales, pero lo que uno hace es depositar los virus directamente en las manos, y después los transfiere a todo lo que toca. “Los virus se transmiten con facilidad de una persona a otra a través de secreciones y pequeñas partículas expulsadas a través de la tos o los estornudos”, señala la profesora Elisa Azuara Liceaga, investigadora del posgrado en Ciencias Genómicas de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM).

Sin embargo, el virus del resfrío permanece mucho más tiempo en las mucosidades húmedas, y termina en las manos cuando nos cubrimos la boca al toser o estornudar. “Como el virus vive más tiempo, esto permite que se desprendan células muertas junto con las partículas de saliva. Las manos se convierten en un vehículo de infección, y, al tocar las superficies, transmiten los virus”, explica el doctor Gustavo Acosta Altamirano, director general de la Clínica de Inmunodiagnóstico de México (CID).

Los rinovirus, uno de los tipos más comunes de virus del resfrío, pueden vivir por un lapso de tres horas en la piel, o sobre objetos como teléfonos, picaportes y teclados de computadoras, así que sus manos son las verdaderas culpables.

La forma correcta:

  • Estornude y tosa sobre el antebrazo o en un pañuelo descartable, y tírelo a la basura inmediatamente.
  •  Lávese las manos cada vez que estornude o tosa en ellas, y anime a su familia a hacer lo mismo, sobre todo en esta temporada invernal.
  • Cuando deba frotarse los ojos, hágalo con los nudillos; es menos probable que estos se hayan contaminado con los virus de otra persona, en comparación con las yemas de los dedos.
  • Trate de no tocarse el rostro con las manos, a menos de que se las haya lavado con anterioridad.

2. No abrigarse

Los resfríos y la gripe se producen durante todo el año, aunque existe una mayor incidencia en el otoño y en el invierno. Pero ¿es necesariamente a causa del frío? Una investigación publicada en la revista Nature reveló que los virus del resfrío tienen una capa protectora líquida que, al ser expulsada al medioambiente, se endurece en temperaturas invernales. Esto protege al virus al pasar de las manos de una persona a otra. Sin embargo, cuando este se deposita en las mucosas de la nariz o de la boca, la capa protectora regresa a su estado líquido y le permite entrar a las células e infectarlas.

Nos resfriamos más en invierno porque es más probable que nos encontremos en un lugar cerrado —como la casa o el aula de la escuela—, resguardándonos del frío y compartiendo el aire con personas infectadas, que cuando estamos al aire libre, jugando y corriendo en un día soleado. Sea la temperatura un factor relevante o no para el desarrollo de la infección en nuestro organismo, de lo que no hay duda es de que lo que más nos afecta es la exposición al virus.

Además, como indica María Dolores Ochoa, neumóloga del Centro Médico Nacional La Raza, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), “nuestra primera línea de defensa mecánica contra el frío es la nariz, que tiene la función de calentar el aire. Cuando el frío es intenso, algunas personas presentan rinitis vasomotoras; esto disminuye la primera línea de defensa y las hace más susceptibles de presentar cuadros infecciosos, pues estos virus están en el medioambiente”. Así que mejor abríguese bien en este invierno como es debido; hacerlo no lo perjudicará en nada. También se ha comprobado que la calefacción excesiva puede ocasionar problemas respiratorios, lo mismo que respirar moho en habitaciones mal ventiladas.

La forma correcta:

  • Trate de cubrirse la nariz y la gar-ganta con una bufanda cuando salga, sobre todo si su sistema inmunitario está un poco debilitado.
  • En caso de utilizar la calefacción, no lo haga al máximo. Es importante que el aire no seque las mucosas de nariz, boca y ojos, las cuales proporcionan la primera línea de defensa contra los virus.
  • Elimine el moho (partículas de polvo y hongos), ya que puede provocar enfermedades respiratorias y reacciones alérgicas en algunas personas.
  • Abra las ventanas y ventile bien el lugar en el que se encuentre durante el día; necesita que circule aire fresco para ahuyentar a los virus.

Lo que debe hacer para frustrar a los microbios

• Lávese las manos debidamente y con frecuencia.
• Cúbrase la nariz y la boca con el antebrazo cuando tosa o estornude.
• Mantenga las manos alejadas de la boca y el rostro.
• Vacúnese.
• Noenvíealoschicosalaes- cuela o vaya a trabajar si están enfermos, y aléjese de las personas que tosan o estornuden.


3. Apresurarse con los antibióticos

Es uno de nuestros errores más comunes: ir a ver al médico y pedirle antibióticos a la primera señal de un resfrío. “Muchos, por falta de información, piensan que las bacterias causan los resfríos, y pretenden medicarse con antibióticos; sin embargo, debemos recordarles que el 100% de los resfríos son producidos por un virus, y que las bacterias no hacen nada”, comenta el doctor Acosta Altamirano.

El uso excesivo de antibióticos hace que las bacterias se vuelvan resistentes a ellos, pero, además, sencillamente no funcionan en el tratamiento contra el resfrío. Los antibióticos atacan las infecciones bacterianas, no las virales. Es más, terminan con las bacterias que necesitamos para que funcione bien nuestro sistema inmunitario. De acuerdo con el doctor Acosta Altamirano, “eliminan las bacterias de la flora intestinal, y eso facilita que, cuando llegan nuevas bacterias, se instalen con mayor rapidez”.

Incluso si la mucosidad es espesa y amarillenta durante la primera semana de la enfermedad, esto no significa necesariamente que tenga una infección que requiera medicamentos. Simplemente, su organismo está eliminando las células muertas.

La forma correcta:

  • La mejor manera de enfrentar los síntomas es con reposo y tomando mucho líquido; sólo si es necesario se debe tomar un antifebril.
  • Visite al médico si después de cinco días sospecha que hay una infección en el pecho, los senos paranasales o el oído. Si tiene fiebre, falta de apetito debido a las molestias o una tos intensa por la que siente que le falta el aire (en las últimas 48 horas), la espera puede contribuir a que se desarrolle una infección más grave.
  • Si finalmente debe tomar antibióticos por prescripción médica, es conveniente complementarlos con probióticos, como levadura de cerveza o lactobacilos, para aumentar las bacterias “buenas” en el intestino y fortalecer sus defensas; así no se contagiará tan fácilmente con el siguiente virus.

4. Dejar de comer

Cuando uno está enfermo, es importante dormir mucho y comer equilibradamente. La buena nutrición es lo que mantendrá a su organismo funcionando de manera adecuada, y fortalecerá su sistema inmunitario. Es muy importante tomar líquidos al estar resfriado o expulsar mucosidad al toser y estornudar. Si se priva de alimentos, es probable que no ingiera la cantidad suficiente del líquido que necesita en esos momentos.

La forma correcta:

  • Tome mucho líquido; en caso de tener fiebre, pierde gran cantidad de ellos y se puede deshidratar.
  • Haga una dieta normal, rica en verduras y frutas frescas de temporada (mandarina, naranja y pomelo), y proteínas como la carne y la leche.
  • Coma alimentos ricos en vitamina C, y vegetales de color amarillo o ana- ranjado, que proporcionan antioxidantes y vitamina A.

5. Seguir con sus actividades normales

Existen muchos medicamentos en el mercado diseñados para ayudarnos a rendir durante el día. Sin embargo, ¿es esto lo mejor cuando está resfriado? La neumóloga María Dolores Ochoa señala que estos medicamentos de venta libre sólo nos ayudan a disminuir las molestias, pero no curan el resfrío. “No es recomendable automedicarse y tomarlos; podrían enmascarar algún proceso más grave”. Quizá sienta que puede seguir con sus actividades normales, pero su sistema inmunitario se está esforzando excesivamente y necesita descansar. “El mismo proceso del resfrío nos fatiga, y es conveniente reponer la energía, pues nos permite defendernos mejor contra el proceso infeccioso”, agrega la médica.

Además, el estrés y la falta de sueño comprometen el sistema inmunitario. Asistir al trabajo o cumplir con otros compromisos normalmente significa que contagiará su enfermedad a quienes lo rodean, incluso su recuperación podría tardar más tiempo.

La forma correcta:

  • En lo posible, quédese en casa los primeros tres días del resfrío, cuando hay mayor secreción y uno es un foco infeccioso ambulante.
  • Cuídese. No fume ni tome alcohol, coma en un horario fijo, duerma y no se exceda física ni mentalmente. El estrés adicional debilitará más su sistema inmunitario.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Imagen silvia
silvia

que buena nota lástima que muchas veces no se pueda realizar al pie de la letra esas indicaciones

Imagen Luis Alberto
Luis Alberto

Coincido con esca y bien seria que pensemos más en nosotros que en el bendito trabajo, nosotros pasamos, el trabajo siempre esta`.

Imagen adriana
adriana

muy buenos detalles para tener en cuenta

Imagen Susana Sandra
Susana Sandra

Gracias por los consejos.

Imagen Jorge Nelson
Jorge Nelson

muy buena lista de consejos.

Imagen Rubén
Rubén

muy buena nota

Imagen maria cristina
maria cristina

Muy buenos consejos, gracias. La verdad que son cosas sencillas de recordar y hacer, A PONERLO EN PRACTICA!!!

Imagen jose luis
jose luis

muy buenos consejos pero es para los que viven en una burbuja

Imagen matias
matias

bastante interesante

Imagen Linda Elizabeth
Linda Elizabeth

No he obedecido a algunas y ahora pago consecuencias! :(

Imagen Nancy Shirley
Nancy Shirley

Muy buen artículo. No se si se acuerdan cuando eran chicos, que no existian los pañuelos descartables, o eran muy caros y lo que teníamos eran los pañuelos de tela. Por lo menos yo los usaba y cuando llegaba a casa de las escuela ya estaban duros, los refrios que yo tenía no eran muy fuertes, ahora

Imagen eva
eva

Excelente información.

Imagen ROSA
ROSA

buena la nota, pero muchas veces no podemos realizar todos los consejos, ya que hay que sseguir trabajando y haciendo la vida que llevamos!!!

Imagen natalia
natalia

Excelentes recomendaciones, muy linda nota!

Imagen Alicia Lidia
Alicia Lidia

Me interesó mucho esta nota!

Imagen Elva Natalia
Elva Natalia

Muy buena nota

Notas Relacionadas