Imagen Imagen

Aunque suene rara y confusa, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es sorprendentemente común. Descubrí cómo prevenirla con l...

Cuando un equipo de investigadores examinó los pulmones de más de 9.000 personas de todo el mundo, descubrió que 1 de cada 10 tenía EPOC moderada a grave. En algunos países, es la cuarta causa de muerte, después de las cardiopatías, el cáncer y los accidentes cerebrovasculares.

Fumar causa entre el 85 y el 90% de los casos de EPOC. Debilita los bronquios y alvéolos pulmonares; como resultado, éstos no tienen fuerza para expulsar el aire viciado y dejan poco espacio para la siguiente inhalación fresca y rica en oxígeno. La EPOC te hace toser, resollar y sentirte fatigado; también eleva el riesgo de contraer infecciones pulmonares y daño pulmonar grave. Las personas que la padecen generalmente tienen bronquitis crónica, enfisema, asma bronquial o una combinación de estas dolencias.

Tu primera estrategia de defensa es: proteger tus pulmones del humo del tabaco, del polvo y de las emisiones en el ambiente de trabajo.

 __________________________________________________________________________________________________________________________

 

QUÉ LA CAUSA

La mayoría de las veces, el humo de habanos y cigarrillos, ser fumador pasivo, la contaminación y las emisiones dañan los bronquios y alvéolos pulmonares. En casos excepcionales, un trastorno genético llamado deficiencia de alfa-1 antitripsina puede dañar las vías respiratorias y causar EPOC.

 

SÍNTOMAS A LOS QUE DEBÉS ESTAR ALERTA

Tos persistente, toser con mucosidad a menudo, falta de aliento, especialmente cuando realizás actividad física, respiración sibilante, sensación de opresión en el pecho, bronquitis frecuente, infecciones de los senos paranasales o resfríos.

 

IDEAS DE VANGUARDIA

Una investigación de la Universidad de Cardiff en el Reino Unido descubrió que las personas con EPOC tienen arterias un 25% más rígidas que las arterias de personas sin esta afección, lo que eleva el riesgo de cardiopatía e hipertensión. También tenían 9 veces más probabilidades de padecer osteoporosis. Los expertos sospechan que el daño pulmonar que causa esta enfermedad pone al sistema inmunológico en alerta máxima; esto a su vez acelera el desarrollo de placa en las paredes arteriales y puede debilitar los huesos.

 

Estrategias clave para la prevención:

 

- Dejá de fumar: fumar cigarrillos, habanos y pipa causa aproximadamente el 85% de los casos de EPOC. Durante toda su vida, la mitad de los fumadores desarrollarán esta debilitante enfermedad pulmonar. Dejar de fumar es la manera más efectiva para un fumador de reducir el riesgo. Seremos honestos: si ya padecés EPOC, dejar de fumar no revertirá el daño pulmonar que ya se ha hecho, pero los expertos sostienen que es fundamental hacerlo de todos modos. Al dejar el hábito, disminuirá a la mitad el porcentaje de deterioro futuro de la función pulmonar.


- Negate a ser un fumador pasivo: el humo de los demás fumadores está repleto de químicos y partículas que irritan los pulmones. Según estudios, vivir con un fumador aumenta tus probabilidades de desarrollar EPOC en un 55% y trabajar en un ambiente lleno de humo, como un bar, eleva el riesgo un 36%. Insistí en mantener un ambiente libre de humo en tu hogar y en tu auto.

 

- Mantenete alejado de emisiones, vapores y polvo en el trabajo: los investigadores de la Universidad de California en San Francisco concluyeron que la exposición al aire viciado en el lugar de trabajo duplica el riesgo de desarrollar EPOC. Si tu trabajo implica respirar polvo, emisiones o vapores, usá una máscara.

 

- Seguí una dieta equilibrada: comé abundante cantidad de frutas, verduras, legumbres y pescado; usá aceite de oliva en lugar de manteca y disfrutá de una copa de vino en la cena. Este estilo de alimentación mediterránea reduce el riesgo de EPOC a la mitad según un importante estudio. Los alimentos procesados, las carnes rojas y el azúcar refinado elevan el riesgo. Los antioxidantes que aportan estas dietas protegen a las células de daños, mientras que los compuestos presentes en el pescado y el aceite de oliva ayudan a bajar la inflamación crónica, que también contribuye a dañar los pulmones.

 

Otras medidas preventivas

 

- Hacete una espirometría: millones de personas padecen EPOC no diagnosticada y están desperdiciando la oportunidad de tratamientos y estrategias que literalmente les salvarían la vida. Si sos fumador o mostrás síntomas de EPOC, consultá a tu médico sobre esta sencilla prueba que mide la cantidad de aire que exhalás de tus pulmones y la velocidad con que lo hacés.

 

- Decile adiós a los embutidos: en un estudio, las personas que consumían embutidos como panceta, salchichas, fiambres y jamón 14 o más veces al mes tuvieron 93% más de probabilidades de desarrollar EPOC que quienes no los consumían nunca. Los nitritos usados como conservantes y fijadores del color en estas carnes pueden elevar los niveles de partículas dañinas para las células, llamadas especies de nitrógeno reactivo, en el torrente sanguíneo.

 

Evitá nuevos episodios

Si te han diagnosticado EPOC, estas estrategias te ayudarán a evitar rebrotes que pudieran conducir a una hospitalización y nuevos daños a los pulmones.

 

• Vacunate contra la gripe una vez al año. Las infecciones virales y bacteriales pueden empeorar los problemas respiratorios. Esta vacuna puede disminuir el riesgo de gripe entre personas con EPOC hasta un 81%.

• Vacunate contra la neumonía al menos una vez. La enfermedad pulmonar obstructiva crónica aumenta el riesgo de desarrollar formas muy graves de neumonía.


• Usá un mucolítico de venta libre. Estos medicamentos diluyen la mucosidad y son expectorantes, lo que contribuye a disminuir el porcentaje de rebrotes.


• Usá un inhalador con uno o dos medicamentos. Utilizar un broncodilatador de acción prolongada o un corticosteroide inhalado podría reducir el índice de rebrotes en un 20%. Y combinar ambos reducirá el riesgo en un 25%.


• Seguí una rutina de ejercicios gradual. Trabajá con tu médico o seguí un programa de rehabilitación pulmonar. Realizar media hora de ejercicios casi todos los días de la semana aliviará significativamente la dificultad para respirar.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Imagen Elva Natalia
Elva Natalia

Por suerte no fumo, de todas formas, muy buenos consejos.

Imagen jose luis
jose luis

muy buena

Imagen Anibal Roberto
Anibal Roberto

Gracias a Dios en el año 1985 deje de fumar. Y ahora con esto del EPOC me haré los estudios necesarios para ver mi situación con esta enfermedad. Me parece muy buena la INFORMACIÓN.

Imagen Dennis
Dennis

Buena

Notas Relacionadas