El melón, mucho más que una fruta refrescante El melón, mucho más que una fruta refrescante

Existen muchas variedades de melón, como el cantalupo, el rocío de miel, el charentais y la sandía. 

Aunque básicamente están compuestos de agua, son muy nutritivos y proveen betacaroteno (que el cuerpo transforma en vitamina A), vitamina C, potasio y otros minerales. 

El cantalupo: son ricos en betacaroteno; una tajada grande (200 g) de cantalupo provee 52 mg de vitamina C , 420 g de vitamina B6, más de 3530 mcg de betacaroteno, 380 mg de potasio y sólo 38 kcal. 

Rocío de miel: tiene un bajo contenido calórico, es rica en vitamina C y provee potasio. 

Sandía: 200 g de sandía contiene unas 62 kcal, 16 mg de vitamina C y un poco menos de potasio que las otras variedades. 

Beneficios

  • Reducido en calorías.
  • Las variedades anaranjadas son ricas en betacaroteno.
  • Es una muy buena fuente de vitamina C y potasio.
  • Algunos son ricos en pectinas, fibra soluble que ayuda a controlar los niveles de colesterol en sangre.

Cómo comprar un melón

Cuando va la verdulería quizás no se detiene a ver que tan maduro puede estar el melón que va a comprar. Esta fruta no sigue madurando después de haber sido arrancados de la planta; por eso, si se cosecha antes de estar totalmente maduro, nunca llega a desarrollar su punto óptimo de sabor. Para seleccionar un melón maduro, controle que el área del tallo tenga una hendidura ligera y lisa; esto indica que el melón fue extraído con facilidad de la planta cuando estaba maduro. Por el contrario, si una parte del tallo todavía está adherida a la hendidura, el melón se sacó de la planta cuando aún estaba verde. Cuando compre melones, no dude en oler la fruta para verificar que esté bien madura; un melón maduro tiene una fragancia intensa. Al agitar una sandía madura, se oyen las semillas sueltas que se han desprendido de la pulpa; si se le dan unos golpecitos, debe producir un sonido hueco. La cáscara debe ser firme y suave, con un matiz amarillento. La mejor manera de preservar sus nutrientes es comprar los melones enteros. Algunos nutrientes, en especial la vitamina C, disminuyen con la exposición al aire.

Agregue más a su dieta

  • Sirva rebanadas de melón con fetas de queso fresco.
  • Haga un puré con melón, rocío de miel, jugo de limón, miel y menta, y ponga a enfriar. Sirva como postre.
  • Prepare una ensalada con pedazos de tomate, melón amarillo y cubitos de queso mozzarella, y condiméntela con aceto balsámico.
  • Congele pedazos de varios melones y muélalos para hacer un helado de agua.
  • Haga una fresca salsa con melón amarillo o rocío de miel, albahaca fresca picada, jugo de limón y ajíes jalapeños. Sirva con pescado o pollo.
  • Agregue pedacitos de melón a las salsas de tomate.

Frescos, refrescantes y ricos en nutrientes: Los melones contienen pectina, un tipo de fibra soluble que ayuda a controlar los niveles de colesterol en sangre y son bajos en calorías.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas