Imagen Imagen

Antes de recurrir a la compra de medicamentos, cuando empieces a sentir molestias en la garganta, fijate qué tenés en la alacena. Aunque no lo creas, h...

La garganta irritada puede ser el primer síntoma de que estamos por caer resfriados o con gripe. Uno se siente muy mal: no puede comer bien, la voz puede sonar ronca o desaparecer por completo, y es común sentir un malestar y decaimiento general, dependiendo de cuál sea la causa del problema. En la mayoría de los casos, lo único necesario para estar mejor son unos remedios que alivien, como los que se incluyen a continuación. Para prepararlos, no necesitarás nada más exótico que los ingredientes curativos que guardás en la cocina.

 

Lo primero es lo primero

 

En el momento en que comiences a sentir la mínima picazón de la garganta irritada, hacé lo siguiente:

Gárgaras con agua tibia y sal.

Conseguí tabletas de zinc, preferentemente las que contienen como mínimo 6 miligramos de gluconato de zinc. Consumí una cada dos horas. Dejalas disolver en la boca hasta que desaparezcan; no se mastican ni se tragan.

Evitá dar besos, y no compartas los vasos ni utensilios para comer. El dolor de garganta y los virus o bacterias que lo causan son altamente contagiosos.

Lavate las manos frecuentemente con agua y jabón para evitar que los gérmenes se transmitan a otras personas.

Usá un humidificador, si en tu hogar el aire tiende a ser seco.

Sobre todo, no fumes ni bebas alcohol mientras estés enfermo, y evitá también los ambientes con humo de cigarrillo.

 

Remedios caseros

 

- Tené vinagre a mano. Apenas sientas que te pica la garganta, utilizá el vinagre para destruir los gérmenes y contribuir a detener la infección a tiempo; resulta ser que la mayoría de los gérmenes no sobreviven en el ambiente ácido creado por el vinagre. Mezclá 1⁄4 de taza de vinagre de manzana con 1⁄4 de taza de agua tibia y hacé gárgaras cada hora.

 

- Probá el eterno clásico para gárgaras. Como ya mencionamos antes, lo primero a lo que suelen recurrir las personas cuando tienen dolor de garganta es a la sal, y con justa razón. La sal no es solamente un antiséptico suave, también ayuda a diluir la mucosidad y a eliminar las flemas. Hacé gargarismos con 1⁄2 cucharadita de sal disuelta en 240 cc de agua tibia, tres o cuatro veces por día. Algunos expertos recomiendan alternar una gárgara con sal y otra con vinagre, aproximadamente cada hora, para potenciar el poder germicida de ambos tratamientos.

 

- Recurrí a la salvia. Esta hierba aromática contiene elementos que combaten bacterias, virus y hongos. Además, es levemente astringente, por lo que alivia la hinchazón en los tejidos de la garganta, y puede disminuir la inflamación que es la causa del dolor de garganta. Los principales herboristas la consideran excelente para gárgaras en caso de tener la garganta irritada. Para usarla, prepará un té con una cucharadita de salvia seca en una taza de agua hirviendo. Tapá y dejá reposar de 15 a 20 minutos, hasta que esté agradablemente tibio. Usalo para gárgaras, con la frecuencia necesaria.

 

- Hacé como Winnie-the-Pooh. La miel se ha usado para mejorar la garganta irritada desde hace quién sabe cuántos miles de años. Incluso los antiguos se dieron cuenta de que la miel actúa como antiséptico suave y alivia la inflamación e irritación de los tejidos. A continuación, tres maneras de aprovechar el poder curativo de la miel:

Agregá 3 cucharadas de miel y unas gotas de jugo de limón a una taza de agua caliente, y bebelo.

Prepará una taza de té de salvia y endulzá generosamente con miel.

Prepará té verde, negro o de hierbas, y añadí miel y unas cuantas gotas de jugo de limón.

Precaución: nunca dar miel a los bebés menores de un año.

 

- Mejorarse con menta. Los curanderos de la tribu Paiute y los sanadores chinos tienen algo en común: confían en el té de menta para aliviar el dolor de garganta. Eso es porque la menta está cargada de compuestos que terminan con la inflamación, el dolor y los gérmenes. En realidad, esta hierba contiene ocho sustancias anestésicas que brindan un alivio rápido (aunque temporario) para la garganta irritada. Para aplacar el dolor de garganta, prepará un té fuerte de menta inglesa, con dos saquitos de té en una taza de agua hervida. Tapá y dejá entibiar hasta que esté a temperatura agradable y hacé gárgaras hasta terminar la taza. No emplees gárgaras de menta para niños menores de dos años.

 

- Probá la mejorana. Esta hierba verde se usa ampliamente en Europa para curar diversas enfermedades respiratorias e infecciosas habituales, gracias a sus propiedades antibacterianas y analgésicas. Una cura popular para el dolor de garganta y la laringitis consiste en hacer gárgaras con té de mejorana endulzado con miel. Colocá una cucharadita de mejorana seca en una taza de agua hervida. Dejá reposar 5 minutos, colá y agregá una cucharadita de miel. Usalo para gárgaras según la necesidad.

 

- Un poquito de picante. Agregá unas gotas de salsa de ají picante a una taza de agua con sal (1⁄2 cucharadita de sal), para hacer gárgaras. La capsaicina que contiene el ají picante engañará a las terminaciones nerviosas para que ignoren el dolor. Para lograr la máxima efectividad, usala varias veces durante uno o dos días.

 

- Diluí el dolor con bicarbonato. El bicarbonato de sodio es levemente antiséptico y calmante. Simplemente, disolvé 1⁄2 cucharadita de bicarbonato en un vaso de agua tibia y hacé gárgaras varias veces por día.

 

- Tomá algo dulce. La manzanilla combate la inflamación e incluso actúa como un sedante suave, muy útil cuando el dolor de garganta nos altera los nervios. Prepará un té extrafuerte, remojando cuatro saquitos de té en dos tazas de agua hirviendo; dejá reposar, tapado, 10 minutos. Usá la mitad del té para hacer gárgaras. Endulzá la otra mitad con una pequeña cantidad de miel y bebelo a sorbitos.

 

- Probá la cura de los pickles. La mayoría de los encurtidos se preparan con vinagre o con salmuera, y los dos son buenos para el dolor de garganta. Así que parece lógico que los encurtidos o su líquido sean un remedio popular. Mucha gente confía totalmente en que tomar unas cucharadas del jugo de los pickles entibiado, o directamente masticar algunos, es una manera excelente de lograr un alivio temporario para la garganta irritada. Pero es preferible tener algo en el estómago antes de beber el jugo de pickles; de otro modo, el vinagre podría causar algunos trastornos estomacales.

 

Recetas curativas

 

Cóctel especiado de miel y vinagre

Los ingredientes de este preparado matan gérmenes, calman el dolor y alivian los tejidos irritados de la garganta. Sólo necesitás:

  • 1⁄2 taza de vinagre de manzana

  • 4 cucharadas de miel cruda

  • 1 cucharadita de ají picante

  • 1⁄2 taza de agua caliente

 

1. Mezclá el vinagre, la miel, el ají picante y el agua, hasta que se integren bien.

2. Tomá una o dos cucharadas de este cóctel cada tres o cuatro horas.

 

 

Enjuague salado-dulce

Este líquido para gargarismos a la usanza antigua es un antiséptico suave y muy calmante. Para prepararlo necesitás:

  • 2 cucharadas colmadas de azúcar morena

  • 1⁄2 cucharadita de sal

  • 1⁄4 de cucharadita de bicarbonato de sodio

  • 1 litro de agua tibia

 

1. En un frasco con tapa de buen ajuste, combiná el azúcar, la sal, el bicarbonato y el agua. Agitá bien antes de cada uso.

2. Hacé gárgaras con hasta 1⁄2 taza de esta mezcla, con la frecuencia necesaria.

 

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Imagen Elva Natalia
Elva Natalia

Muy buenos consejos

Notas Relacionadas