Imagen Imagen

  Por estética pero, sobre todo, por salud, el cuidado de la boca es fundamental. Las bacterias que aquí se encuentran pueden derivar en enfermedades más que gr...

Dientes y encías sanas no sólo son sinónimos de belleza. Las enfermedades cardíacas, la diabetes, la neumonía y hasta la enfermedad pulmonar crónica se vinculan con encías enfermas. Se sospecha que las bacterias de las encías se trasladan por la sangre y generan un proceso inflamatorio que puede causar diversas enfermedades crónicas. Por suerte, existen remedios naturales efectivos para una sonrisa brillante y una boca sana y fresca, aquí nomás, en la alacena de la cocina.

 

Remedios caseros

 

  1. Tené chicles y pastillas de menta con xilitol. Este alcohol de azúcar natural (presente en frutos rojos, verduras, hongos y en el árbol de abedul) tiene el aspecto y el sabor del azúcar, pero el xilitol contiene 40 % menos calorías y, al contrario que el azúcar, previene la caries y la formación de placa porque inhibe el crecimiento de las bacterias que causan el deterioro dental. Un informe publicado en el Journal of the American Dental Association (Revista de la Asociación Odontológica Americana) indicaba que masticar goma con xilitol durante cinco minutos después de comer, tres a cinco veces por día, inhibe la acumulación de placa y previene la caries. Se descubrió que cuando un grupo de mujeres embarazadas comenzó a masticar goma con xilitol en el sexto mes de gestación y continuó un año más, los bebés tuvieron menos probabilidades de desarrollar bacterias que producen caries, en comparación con las que no la comían. Buscá goma y pastillas de menta con la etiqueta de “sólo xilitol”, o las que contienen xilitol como el único endulzante.

  2. Mejor, té. Los flavonoides y otros componentes del té parecen impedir que las bacterias dañinas se adhieran a los dientes y bloqueen la producción de un azúcar que causa la caries. Además, el té contiene grandes cantidades de fluoruro. Alterná té verde y negro y gozá de varias tazas por día.

 

  1. Buches con vinagre de manzana por la mañana. El vinagre ayuda a eliminar manchas, blanquea los dientes y mata las bacterias en las encías y en toda la boca. Después de las gárgaras, cepillá los dientes como de costumbre.

 

  1. Cepillá los dientes con bicarbonato una vez por semana. Ayuda a eliminar manchas y blanquear los dientes. Usá el bicarbonato tal como harías con el dentífrico. También se puede usar sal como dentífrico alternativo. Si las encías se irritan, hacé el cepillado con sal día por medio.

 

  1. Masticá chicles con canela diariamente. Investigadores de la Universidad de Illinois hallaron que la goma de mascar con sabor a canela reduce las bacterias en la boca que causan mal aliento. Esta goma contiene aldehído cinámico, un aceite esencial que inhibe el crecimiento de las bacterias responsables de la caries y las infecciones periodontales. De hecho, todo tipo de goma de mascar sin azúcar después de las comidas ayuda a desprender partículas de comida y la saliva extra que genera arrastrará a las bacterias.

 

Recetas para tener una boca más sana

 

Polvo limpiador dental con canela

Esta receta es para pulir y blanquear los dientes y dejar la boca con una sensación súper limpia. La canela tiene propiedades antibacterianas y el clavo de olor es antiséptico y cicatrizante.

 

  • 2 cucharadas de bicarbonato de sodio

  • 1 cucharadita de sal marina fina

  • 1⁄2 cucharadita de canela en polvo

  • 5 gotas de aceite esencial de clavo de olor

  • 3 gotas de aceite esencial de menta inglesa (Mentha piperita)

 

1. Tamizá juntos el bicarbonato, la sal y la canela en un bol. Agregá ambos aceites y volvé a tamizar. Conservá el polvo en un recipiente hermético.

 

2. Para usar, humedecé el cepillo de dientes e introducilo en el recipiente del polvo. Cepillá como harías con dentífrico.

 

Enjuague bucal de menta

La menta refresca el mal aliento y hace que la boca se sienta limpia. El aceite esencial de árbol del té combate los problemas de encías y el aloe vera alivia los tejidos de la boca.

 

  • 2 saquitos de té de menta inglesa

  • 3⁄4 de taza de agua hirviendo

  • 1 cucharada de gel de aloe vera fresco

  • 5 gotas de aceite esencial de árbol del té

  • 3 gotas de aceite esencial de menta

 

1. Colocá los saquitos de té en un bol de vidrio y cubrí con el agua hirviendo. Tapá el recipiente y dejá reposar 30 minutos. Presionalos y retiralos.

 

2. Agregá el gel de aloe vera y los aceites esenciales de árbol del té y de menta. Mezclá bien. Conservá en un recipiente de vidrio oscuro.


3. Agitá bien. Hacé un buche con 1 ó 2 cucharadas, esparciéndolo por toda la boca, y escupí. No se debe tragar. Conservá en un lugar fresco y usalo antes de una semana.

 

Enjuague bucal para encías que sangran

Visitá a tu dentista si tus encías sangran cada vez que te cepillás los dientes. Cuando se haya descartado cualquier tipo de problema dental, probá con este enjuague bucal calmante y curativo. Contiene té negro, rico en taninos, y hamamelis, que tiene un efecto tonificante para las encías. El té verde es un antioxidante. La mirra tiene propiedades antisépticas y astringentes, y los herboristas admiran sus poderes curativos para los problemas bucales.

 

  • 2 saquitos de té negro

  • 2 saquitos de té verde

  • 3⁄4 de taza de agua hirviendo

  • 1 cucharada de hamamelis

  • 5 gotas de tintura de mirra

 

1. Colocá los tés en un bol de vidrio y cubrí con el agua hirviendo. Tapá el recipiente y dejá reposar 30 minutos. Retirá los saquitos.

 

2. Agregá el hamamelis y la mirra y mezclá bien. Guardá en una botella de vidrio oscuro.

 

3. Para usar, agitá bien y hacé un buche con 1 ó 2 cucharadas, esparciéndolo por toda la boca; escupí. No se debe tragar. Conservá en un lugar fresco y usalo dentro de una semana.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Imagen jose luis
jose luis

muy buena

Notas Relacionadas