Imagen Imagen

Cada 4 de febrero, la OMS apoya a la Unión Internacional contra el Cáncer y promueve medios para aliviar la carga mundial de la enfermedad. Se trata de...

Entre los cánceres que más muertes causan cada año se encuentran el de pulmón, estómago, hígado, colon y mama. Aquí, nuestro aporte a la prevención de uno de los más recurrentes.

CÁNCER DE PULMÓN

Ya se sabe que el cigarrillo es la causa principal del cáncer de pulmón, aunque entre un 2 y 10% de los casos afectan a personas que nunca fumaron, especialmente mujeres. Para prevenirlo, no solo no hay que fumar, además es necesario alejarse de los fumadores crónicos. Inhalar el humo del cigarrillo de otra persona durante una hora daña tus pulmones tanto como si fumaras cuatro cigarrillos.

Estrategias clave para la prevención

- Dejar de fumar: el riesgo de tener cáncer de pulmón si fumás un paquete de cigarrillos por día durante 40 años es cerca de 20 veces mayor que el de una persona que nunca fumó. Sabemos que no es fácil dejar el vicio. Por lo general hacen falta varios intentos antes de lograrlo. Nuestra recomendación es que consultes a tu médico. Si ambos trabajan en equipo incrementarán sus probabilidades de tener éxito. El médico probablemente te recete un producto de reemplazo de nicotina: chicles, parches, caramelos o un aerosol nasal. Estudios afirman que estos productos pueden duplicar las probabilidades de no volver a fumar por un año. ¿Hay que intentar dejar de fumar lentamente o de golpe? Las investigaciones demuestran que es más efectivo dejar de fumar repentinamente.

- Analizar la casa para asegurarse de que no haya radón: se trata de un gas incoloro e inodoro que proviene de la degradación de elementos radioactivos de la tierra y entra a las casas por los sótanos y las ventanas. Es la segunda causa del cáncer de pulmón. La única forma de saber si tiene radón en casa es mediante un análisis. Podés llevarlo a cabo con un equipo para el hogar, disponible en tiendas de artículos para el hogar, o llamar a un profesional. Si encontrás radón, es posible llevarlo al exterior con un sistema de tuberías y ventiladores.

- Comer mucha verdura: comenzar con el brócoli, el repollo y los repollitos de Bruselas. Estas verduras crucíferas son ricas en compuestos denominados isotiocianatos, que previenen el cáncer de pulmón en los animales. En los humanos, los investigadores descubrieron que comer estas verduras al menos una vez por semana podría reducir el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón en un 33%.

- Dejar las hamburguesas, los bifes y el helado: comer pollo, pescado y alimentos lácteos descremados además de usar aceite de oliva en lugar de manteca podría reducir tres veces el riesgo de cáncer de pulmón, y casi cinco veces si es fumador. Los investigadores no saben por qué las grasas saturadas tienen un efecto tan significativo sobre el riesgo de cáncer de pulmón. Podría relacionarse con los altos niveles de inflamación ante el consumo de estas grasas. Cepillate los dientes y usá hilo dental con regularidad. Perder los dientes incrementa el riesgo de cáncer de pulmón en un 54%, incluso si no fumás. ¿Cuál es la razón? Podría deberse a la inflamación que provocan las enfermedades periodontales y al hecho de que las personas que pierden los dientes no tienen una dieta saludable.

SÍNTOMAS DE ALERTAtos crónica, ronquera, tos con sangre, pérdida de peso, falta de apetito, sensación de ahogo, fiebre sin motivo, respiración sibilante, ataques de bronquitis o neumonía, dolor en el pecho.  

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas