Convierta el licuado en un aliado de la alimentación infantil Convierta el licuado en un aliado de la alimentación infantil

Se preparan rápido y son una excelente manera de que los niños ingieran calcio e incorporen frutas y verduras frescas.

Aunque a veces suelen ser muy calóricos, los licuados constituyen un alimento nutricionalmente rico. Se preparan rápido y son una excelente manera de que los niños ingieran calcio e incorporen frutas y verduras frescas.
El único requisito fundamental para preparar licuados es contar con una licuadora o procesadora, frutas u hortalizas, y leche, agua o yogur. Así, obtendrá una bebida deliciosa, rica en vitaminas, minerales, antioxidantes y fibra.
Un licuado puede constituir un desayuno, una bebida nutritiva antes o después de hacer ejercicio físico intenso, o incluso reemplazar una comida para las personas que no cuentan con mucho tiempo. Para que sea nutricionalmente completo lo ideal es que contenga una amplia variedad de frutas y verduras, leche o yogur, alguna fuente de proteínas y cereales. Existen infinidad de combinaciones, pero los típicos llevan leche, agua o yogur, frutas (frescas, enlatadas o congeladas) y, algunas veces, jugo.

Beneficios de sus ingredientes

La leche proporciona calcio, riboflavina y potasio. Un vaso de 200 ml de leche contiene 240 mg de calcio, más de un tercio del requerimiento diario, y también 7 g de proteínas y 213 mg de potasio. Si es alérgico a la leche de vaca o prefiere evitarla, puede consumir una leche fortificada de soja. Las frutas proveen vitamina C, ácido fólico, betacaroteno, bioflavonoides y otros antioxidantes. El licuado puede ser todavía más saludable si se le añade germen de trigo, salvado de cereales, tofu o leche en polvo descremada.

Preparar un licuado no tiene por qué ser complicado

Busque en la heladera cualquier tipo de sobras que haya quedado, como por ejemplo ensalada de frutas. Experimente con diferentes sabores: dulce, agrio o una combinación de ambos. Los licuados que se sirven en los bares contienen por lo general 500 ml y pueden ser muy calóricos. Por eso es recomendable pedirlo con leche descremada y sin azúcar, o compartirlo con otra persona.
Cuidado con el azúcar: Los licuados pueden ser ricos en azúcar, e incluso pueden llegar a tener más azúcar refinada que un vaso de gaseosa. Para preparar licuados más saludables, minimice la cantidad de azúcar agregada y enfóquese en el sabor dulce de las frutas frescas.


Nutrición extra: súper licuado de banana y mango

Si busca una bebida muy nutritiva que les encante a los niños, pruebe con esta mezcla de banana y mango. Las bananas están repletas de potasio y el mango es rico en vitamina C. Corte en daditos medio mango maduro y mezcle una banana pequeña, 175 ml de leche descremada, 125 ml de jugo de naranja y dos cucharadas de yogur de vainilla. ¡Listo!

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas