Consejos para cultivar tomates y usarlos en preparaciones Consejos para cultivar tomates y usarlos en preparaciones

¡Un alimento que va con todo! Conviértase en experto en cultivarlos, cocinarlos y prepararlos, ya que es un ingrediente fundamental en cualquier cocina.

Cultive tomates en su propia casa

No es necesario un invernadero para cultivar un tomate sabroso. La clave se encuentra en elegir una variedad acorde a su espacio y contexto. Hay una gran variedad de tamaños y colores disponibles, tales como el gran tomate corazón de buey y el cherry amarillo especial para macetas colgantes.

NECESITARÁ

• Semillas o plantas
• abono
• semilleros
• macetas
• cañas de bambú
• hilo sisal
• regadera
• fertilizante para tomates

#Tips de cultivo

• Comience el cultivo con semillas en semilleros o macetas pequeñas.
• Asegúrese que les de el sol si no cuenta con un invernadero.
• Plante a mediados de primavera las variedades de exterior y a finales de invierno las de interior.
• Necesitarán una temperatura de 18 °C para germinar.
• Transplante a una maceta de 7,5 cm cuando se desarrollen dos hojas verdaderas y cuando aparezcan las primeras flores transplante al jardín o a macetas de 9-12 cm de profundidad.
 Apuntalar cada planta con una caña de bambú a su lado. Ate el tallo a la caña con hilo sisal en varios lugares. Sujetarlos es esencial para el tomate en rama, pero no para el de arbusto.
• Quite los vástagos con frecuencia para obtener siete racimos en plantas de interior y cuatro en las de exterior.
• Quite el extremo superior del tallo principal para evitar que la planta siga creciendo y así fomentar el desarrollo del fruto.
• Riegue con regularidad para mantener el abono humedecido.
• Una vez que el fruto comience a emerger en el segundo racimo, fertilice cada 7-14 días.
• Mantenga sujetados los brotes que crezcan del tallo. 

¿Cómo quitar de manera fácil y rápida piel y semillas?

Si quiere lograr un plato más sabroso, quite la piel del tomate para evitar que esta se desprenda durante la cocción y arruine el platillo. Al igual que el tomate, el melocotón y el albaricoque también pueden ser pelados usando este método.
1 - Con un cuchillo pequeño y filoso, corte ligeramente la base de cada tomate en forma de cruz. Quite el tallo.
2 - Hierva agua en un recipiente grande y luego sumerja cada tomate durante 30- 60 segundos, o hasta que la piel comience a desprenderse. 
3 - Retírelos con una espumadera, déjelos secar y enfriar durante un rato. Luego quíteles la piel con un cuchillo.
4- Para quitar las semillas, corte los tomates en cuartos y quíteles el cabo y las semillas con un cuchillo o cucharita.


Prepare en dos pasos una salsa con tomates frescos

La salsa de tomate es la base de muchos platos, y la estrella en un plato de pasta. Puede usar tomates frescos cuando sea la estación o enlatados todo el año. La salsa se puede refrigerar y también se le puede agregar aceitunas, atún, chile o cualquier otro ingrediente.

Rinde hasta 4 porciones de pasta

• 4 cdas. de aceite de oliva
• 1 cebolla mediana finamente picada
• 2 dientes de ajo picados
• 500 g de tomates frescos, sin piel, sin semilla y picados, con jugo
• sal y pimienta negra recién molida
• Un puñado de albahaca fresca picada

Paso a paso

1 - Calentar el aceite en una cacerola grande de fondo grueso y cocinar hasta suavizar. Añadir el ajo, los tomates y los condimentos. Cubrir y cocinar a fuego lento durante 20-30 minutos.
2 - Justo antes de terminar la cocción, verifique que esté bien sazonado y agregue la albahaca. La salsa puede utilizarse de este modo o se la puede licuar para una versión más ligera. 
#Tip consistencia Si la salsa no está lo suficientemente espesa, cocine sin la tapa a fuego alto y revuelva hasta lograr la consistencia deseada.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas