Imagen Imagen

Una buena postura al momento de estar sentado es beneficioso para tu salud, pero mantener una posición muy erguida puede ser tan perjudicial como estar encorv...

Trabajar en la computadora

 

  • Prestá atención a la altura en la que se encuentra tu silla en relación al escritorio, tu monitor y tu propia altura.

  • Tu cabeza debe estar serena y en equilibrio, tus hombros relajados y tus rodillas ligeramente separadas.

  • Comprá una silla ergonómica con un respaldo bajo para lograr una buena postura.

  • Una buena alternativa para no encorvar la postura es cruzar las piernas o girar el cuerpo. Para inclinar tu cuerpo hacia delante, mantené tu trasero en la silla e incliná tu cuerpo a la altura de la cadera.

  • Cuando te sientes, tratá de no curvar tus pies y mantener tus muslos en paralelo al suelo. Ajustá la altura de tu silla de acuerdo a estas sugerencias.

  • La parte superior del monitor se debe encontrar un poco por debajo de la altura de tus ojos. Si te encontrás muy por debajo de la altura, utilizá una plataforma. La pantalla debe estar dispuesta de forma tal que no refleje el brillo ya que puede causarte fatiga ocular.

  • Mantené tus antebrazos en equilibrio o inclinalos ligeramente.

  • La superficie donde trabajás debe estar a la altura de tus codos y dejar un buen espacio libre para mover tus rodillas con libertad.

  • Controlá y corregí tu postura con regularidad y levantate con frecuencia para caminar un poco.

 

(Foto: Inegvin / Shutterstock)

 

Al conducir

 

  • Una mala postura al conducir no solo puede provocar dolor de espalda, sino que además puede afectar la manera en que conducís y poner en riesgo tu seguridad. Apenas entres al vehículo, corroborá que el asiento se encuentre en la posición que consideres apropiada. No te sientes ni muy atrás – ya que apenas te podrás aferrar al volante – ni muy adelante – ya que te quedará muy holgado.

  • Debés sentir tus piernas cómodas cuando pisás los pedales.

  • Sostené la parte superior del volante con tu mano libre y recliná el asiento de manera que tus brazos no estén muy curvos y que tus codos estén estirados cuando sostengas el volante y te acomodes en el asiento.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas