Cómo prevenir los dolores de columna Cómo prevenir los dolores de columna

Es una de las zonas del cuerpo que más duele a causa de las malas posturas. Aquí un plan para que, de manera saludable, te olvides de esos malestares.

Mantener nuestra columna libre de dolores es una tarea que se debe comenzar desde pequeños, ya que los malos hábitos posturales adquiridos en esa etapa pueden llevar a padecer patologías músculo esqueléticas en la edad adulta. La correcta postura es aquella que mantiene una alineación simétrica y proporcional de los segmentos corporales alrededor del eje de la gravedad. Nuestra columna tiene curvaturas que son normales; cuando una de éstas es más pronunciada o menos pronunciada de lo normal, u observamos frente a un espejo que un hombro esta más elevado con respecto al otro, estamos frente a una mala postura que nos provocará dolor y lo adecuado es la consulta con un médico. Nuestros músculos trabajan como cadenas musculares y una contractura en algún segmento corporal provocará que toda una cadena muscular esté afectada. Por ejemplo, el dolor en la zona lumbar puede ser provocado por estar mucho tiempo sentado, lo que llevará a tensar la zona de los músculos flexores de cadera, glúteos, transverso del abdomen y espinales. Esta situación repetida en el tiempo hará que tengamos dolor en la zona lumbar que es la encargada de lograr la estabilidad de la columna. La correcta postura es aquella en la que observamos:

  • El ombligo hacia adentro, ligera contracción de los músculos abdominales.
  • Los hombros hacia atrás y hacia abajo.
  • La cabeza erguida.
  • Los glúteos ligeramente contraídos.

TEST Ponete de espaldas contra una pared. Si la cabeza y los glúteos la tocan firmemente, los hombros ligeramente, y pasamos una mano entre la cintura y la pared, la postura es correcta. Llevá un libro sobre la cabeza mientras caminas, si no se cae tenés una buena alineación de la columna. ESTIRATESi llevás tiempo sentado:

  • En la silla, cruzá una pierna sobre la otra y girá el torso hacia el lado de la pierna cruzada. Repetí con la otra pierna y hacia el otro lado.
  • Parado, apoyá las manos en el respaldo y llevá el pecho hacia abajo, manteniendo unos segundos. Volver al inicio.
  • Sentado, con la espalda apoyada sobre el respaldo, cruzá los brazos por detrás de la cabeza, manteniendo los codos elevados. Realizá tres insistencias hacia atrás, volvé a la posición inicial y repetí el ejercicio 3 o 4 veces.
  • Sentado, realizá inclinaciones laterales hacia un lado y al otro entre 3 y 4 veces.

PARA RELAJAR LA ESPALDA Acostado sobre el piso, abrazá una pierna flexionada mientras la otra permanece extendida. Repetí con la otra pierna. Abrazá las dos piernas flexionadas y realizá balanceos sobre la zona lumbar. Flexioná y extendé la columna en posición cuadrúpeda.

(Fuente: www.revistamaru.com)

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas