Cómo atacar la fatiga Cómo atacar la fatiga

La gente se queja tanto de que está agotada que los médicos opinan que la fatiga es la principal razón de consultas clínicas. A menudo el problema se puede combatir con medidas sencillas.  

Cuando de fatiga se trata, a veces los remedios pueden no parecer muy lógicos; por ejemplo, el ejercicio es una de las mejores maneras de derrotar a la fatiga. Dormir demasiado, por otro lado, puede no ser beneficioso. Pero estos rápidos preparados de la cocina para levantar el ánimo podrían ser justo lo que indicaría el médico.

 

Primero, lo primero

 

Muchas veces los problemas de fatiga no son más que un síntoma de un mal hábito para dormir, así que deberíamos empezar por allí. ¿Conseguís tener de siete a ocho horas de sueño todas las noches? Si no es así, seguí estos pasos:

  • Establecé un horario regular para ir a la cama y para despertarte y mantenelo, incluso el fin de semana.

  • Establecé una rutina habitual para desacelerarte a la hora de dormir, y preveé el tiempo suficiente para completarla.

  • Como parte de esa desaceleración, apagá la televisión y la computadora. Pero sí podés escuchar alguna música relajante.

  • Evitá la nicotina, el alcohol y la cafeína cerca de la hora de dormir. Cualquiera de esas sustancias perturbará el sueño.

  • Aumentá tu nivel de actividad durante el día e incluí el ejercicio físico. Además de muchos otros beneficios para la salud, ayudará a que realmente estés cansado por la noche.

  • Generá un ambiente propicio para el sueño, oscuro, silencioso y confortable.

 

Remedios caseros

 

  • Tomá una bebida amarga: una cura de los herbolarios para la fatiga, que aún hoy es recetada por los médicos en Alemania, consiste en beber un tónico de hierbas amargas. El razonamiento era que, dado que estas hierbas mejoran la digestión, también favorecen la nutrición. Por lo tanto, si la fatiga era debida a un déficit nutricional, un tónico amargo revertiría la situación. Es discutible si podría ser verdad o no, pero esta versión moderna de un tónico anticuado es una ver­dadera revelación. Vertí varios chorritos de bíter Angostura en un vaso de soda o agua tónica con hielo. Al menos, el sabor estimulante te refrescará y animará.

  • Un spray para despertarse: la esencia de menta es conocida por sus propiedades vigorizantes. En una botella con atomizador de 120 cc llena de agua o agua de hamamelis, agregá 30 gotas de aceite esencial de menta inglesa. Usalo para rociar el aire del ambiente cuando necesites espabilarte.

  • Probá también esta refrescante fragancia: para reanimarte rápidamente colocá dos gotas de aceite esencial de menta o de romero en un pañuelo o un papel tisú, mantenelo cerca de la nariz y respirá profundo. Si disponés de más tiempo, probá agregar dos gotas de aceite de menta en el agua del baño, fría, junto con cuatro gotas de aceite de romero, y date un chapuzón vigorizante.

  • Probá el té y verás: si necesitás algo cafeinado para levantar el ánimo, eligí té más que café. Un estudio demostró que beber té durante el día mejoraba el estado de alerta y el desempeño tan bien como lo hace el café, pero era menos probable que se perturbara el sueño nocturno.

  • Tomá un cóctel: no, un martini no. El alcohol sólo te haría sentir más fatiga. Como energizante, probá un vaso de jugo de arándanos frío con un chorrito de jugo de lima fresca.

  • Vencé el agotamiento de los ejercicios: el ejercicio físico, y algunas veces el estrés extremo, hacen que el ácido láctico se acumule en el organismo, produciendo fatiga. Es interesante notar que los aminoácidos que contiene el vinagre de manzana actúan como antídoto. Es más, el vinagre de manzana contiene potasio y enzimas que pueden aliviar esa sensación de cansancio. La próxima vez que te sientas decaído, añadí una o dos cucharadas de vinagre de manzana en un vaso de agua o de un jugo de vegetales enfriado.

  • Bebé algo dulce: un antiguo remedio para la fatiga es la melaza, probablemente por la teoría de que contiene hierro, que contrarrestaría la anemia. La próxima vez que la fatiga te atrape, probá mezclar 1 cucharada de melaza de caña en 1 taza de agua caliente.

 

Cuándo consultar al médico: si la fatiga persiste incluso después de haber tomado medidas para tratarla, hacéselo saber al médico. Cuando la fatiga está acompañada de un ataque repentino de dolor abdominal, falta de aliento o un dolor de cabeza muy fuerte, pedí atención médica inmediata o llamá al número de emergencias. El agotamiento extremo solo o junto con otros síntomas puede ser un signo de ataque cardíaco, especialmente en las mujeres. Otros síntomas crónicos que requieren atención médica son dolores musculares, náuseas, depresión, fiebre o dificultades en la vista.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas