Aprenda cómo controlar su peso con la ayuda del desayuno Aprenda cómo controlar su peso con la ayuda del desayuno

Si no se desayuna, no solamente estará evitando una comida, sino que además privará a su cuerpo del sustento que tanto necesita después de 8 horas de ayuno.

Un estudio británico reciente hecho a mujeres delgadas y sanas encontró que saltarse el desayuno elevaba sus niveles de colesterol y reducía la sensibilidad de su organismo a la insulina. Las mismas mujeres también aumentaron su consumo calórico los días que no desayunaron.
Saltear comidas provocará que el metabolismo se desacelere, lo que provoca que se quemen menos calorías durante el día; el exceso se envía al depósito a largo plazo en forma de grasas. No es extraño, entonces, que quienes desayunan todos los días sean más propensos a perder peso y mantenerse así. 

6 opciones para desayunos

1. Batido Saludable

Si no le agrada la idea de comer abundante en la mañana y le cuesta trabajo convertir el desayuno en un hábito, ¿por qué no prepara un batido saludable de fruta? Limite la cantidad que beba a 300 ml al día y opte por leche descremada y yogur descremado, en lugar de las versiones enteras.

2. Desayuno ultrarrápido en base a un huevo

¿Tiene un minuto? Es todo lo que necesita para preparar un pan tostado con huevo y desayunar rápidamente antes de salir de casa por la mañana.
● Casque un huevo en un plato y bátalo con un tenedor.
● Cocínelo 30 segundos en el microondas a temperatura alta. Sáquelo y muévalo para evitar que los bordes se cuezan demasiado; cocine otros 30 segundos.
● Sirva el huevo revuelto sobre un pan tostado.

3. Con hidratos de carbono saludables

Transforme los cereales en la comida perfecta. Una selección inteligente de cereales constituye un desayuno adecuado y ayuda a incorporar granos integrales a su alimentación. Pero cuidado: algunos cereales ricos en fibra pueden provocar apetito de nuevo en el corto plazo si se consumen en exceso. Use un bol pequeño y complete con un puñado de frutillas, manzana en cubos, o rodajas de banana para obtener algunas porciones de frutas durante el día y sentirse satisfecho sin añadir muchas calorías.

4. Hágase amigo de la avena

La avena (no instantánea) es una excelente manera de comenzar el día. Al ser una rica fuente de fibras solubles, suele expandirse en el estómago y brindar una sensación de saciedad mayor a la esperada. Mejor aún, las fibras solubles se convierten en una especie de gel que retrasa la digestión y “atrapa” algunas de las grasas en los alimentos, lo que hace que recorran los intestinos sin que se digieran. En diversas investigaciones sobre el corazón, la ingesta diaria de un bol de avena cocida disminuyó el colesterol LDL (malo) y preservó el colesterol HDL (bueno). La avena fría tuvo un efecto similar.  

5. Agregue un poco de grasa a la leche 

Un poco de grasa puede retrasar la digestión de los hidratos de carbono y contribuir a que las comidas sean más plenas porque los sensores del apetito en el estómago y en el cerebro son proclives a aplacarse ante la presencia de las grasas. Por eso la leche parcialmente descremada es una muy buena elección. 

6. Los alimentos ricos en proteínas son un “despertador”

Unos 35 neurotransmisores le indican al cerebro que nos haga sentir felices, tristes, con sueño o alertas, y la mayoría están formados por aminoácidos provenientes de las proteínas alimentarias. 

¡Ideas para desayunar en el camino! 

Proteínas

  • 1 huevo duro 
  • 250 ml de leche descremada 
  • 200 ml de yogur bajo en grasa
  • 25 g de nueces mixtas

Carbohidratos

  • 2 rebanadas de pan multigrano 
  • 1/3 de taza de granola
  • 4 galletas saladas integrales

Fruta

  • 1 banana pequeña
  • 1 manzana mediana
  • 20 uvas sin semillas
  • 50 g de pasas
  • 120 ml de jugo

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas