Imagen Imagen

Cuando aparece un dolor muscular, enseguida recurrimos a calmantes. Pero hasta el ibuprofeno y la aspirina pueden, con el tiempo, aumentar el riesgo de sufrir desde ...

1. Buscar en el congelador

Aplicar una compresa fría durante el primer y segundo día y cubrir con una venda si hubiera hinchazón. Una de las mejores alternativas para compresas frías es usar una bolsa de vegetales congelados, por ejemplo, arvejas, ya que la bolsa se adapta a la forma del cuerpo. Aplicar frío sobre la parte del cuerpo dolorida por un máximo de 20 minutos. Los músculos doloridos también se deben dejar descansar unos días. Es posible que el dolor empeore antes de mejorar, pero si aún sintieras dolor al cabo de tres o cuatro días, consultá a un médico.

 2. Elongar suavemente

Si bien los músculos doloridos al principio están sensibles, una ligera elongación relajará la tensión y esto ayudará a pasar el resto del día con mayor comodidad. Además, de esta manera podés evitar una lesión mayor al estirar, sin darte cuenta, un músculo tenso, por ejemplo, mientras das un salto para atender el teléfono. 

3. Dejarse llevar

Mejorar el flujo linfático contribuirá a combatir más rápidamente el dolor muscular al posibilitar el drenaje como parte de la recuperación. Los alimentos ricos en bioflavonoides, como los vegetales de hojas verdes y el té verde, pueden ayudar a este proceso, al igual que mantenerse hidratado (tomar de 8 a 12 vasos de agua por día). Aumentar la flexibilidad mediante ejercicios de elongación y yoga también ayudará a tu sistema linfático a lograr un mejor nivel de drenaje.

 4. Usar linimentos

Existe una gran variedad de linimentos para aliviar el dolor, desde suaves ungüentos a base de hierbas hasta masajes “calientes” con capsaicina. Muchos funcionan muy bien. Para el dolor de rodilla o para molestias en otros puntos, frotar un poco del linimento y envolver la zona con material plástico. El envoltorio aumentará el efecto de calor del linimento. Probá primero en un área pequeña para asegurarte de no experimentar quemaduras en la piel. 

5. Baño de cidra

Agregar 2 tazas de vinagre de cidra de manzana al agua del baño es una excelente manera de aliviar dolores y molestias, o simplemente relajarte después de un día estresante. Incorporar unas gotas de aceite de menta al agua del baño puede ser una muy buena solución también ya que se ha demostrado que se trata de un aroma con efectos curativos.

 

6. Porotos calientes

Un paquete de arroz o de porotos y algo de calor puede ser exactamente el remedio que necesitás. Rellená una media que no uses con arroz o porotos secos y sujetá con firmeza el extremo abierto; luego colocala en el microondas y calentá la “almohadilla” a alta temperatura de 30 segundos a 1 minuto. Asegurate de que no esté demasiado caliente y luego aplicala sobre tus músculos doloridos. El alivio te resultará sorprendente.

 7. Acupuntura

El acupunturista intentará llevar el flujo de sangre hacia el área en cuestión para aliviar el dolor. Puede hacerlo mediante técnicas de acupuntura, estimulación eléctrica, tópicos a base de hierbas y aún con digitopuntura. Estas técnicas pueden reducir a la mitad el dolor y las molestias.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Imagen Elva Natalia
Elva Natalia

Muy buenos consejos.

Imagen jose luis
jose luis

buena

Imagen dora
dora

Buenos consejos

Imagen marcelo oscar
marcelo oscar

util los consejos saludos

Imagen Elva Natalia
Elva Natalia

En general muy sencillos y útiles.

Imagen Juan Jose
Juan Jose

Gracias Selecciones hace mas de 25 años que los leo y la verdad siempre ayudandonos con sus consejos utiles

Imagen Mario
Mario

GRACIAS ! sirve de mucho. Siempre con USTEDES !!!

Imagen Angela
Angela

MUY BUENOS CONSEJOS!!!

Imagen delia elvira
delia elvira

excelents consjos

Imagen carmela
carmela

buenisimos consejos gracias

Imagen dora
dora

Para tener en cuenta, muy buenos consejos

Imagen JOSE GABRIEL
JOSE GABRIEL

sanos consejos y baratos especialmente en esta epoca

Imagen Dennis
Dennis

Buena

Notas Relacionadas