Imagen Imagen

No te pierdas esta historia

El director de orquesta hizo un último ademán mientras sonaban los acordes finales de la majestuosa Coral, la Novena Sinfonía de Ludwig van Beethoven, interpretada por vez primera. El público que llenaba el teatro vienés Kärntnertor aquella noche de mayo de 1824 se puso en pie para aclamar la obra con una calurosa ovación. Daban patadas en el suelo, aplaudían y gritaban "¡Bravo!". Pero Beethoven, de espaldas al público junto al director, no oía las aclamaciones. Uno de los solistas le tiró de la manga de la levita negra y le hizo darse la vuelta para que viera lo que no podía oír. 

El silencio le fue envolviendo

A los 27 años, en 1798, Beethoven advirtió que de tanto en tanto tenía dificultades para oír. Dos años más tarde visitó por primera vez al médico por ese motivo. En 1802, seguía perdiendo gradualmente la facultad de oír y ya temía quedarse total e irremediablemente sordo. En una carta llena de angustia dirigida a sus dos hermanos se refiere incluso a la posibilidad de suicidarse: "No podría forzarme a decir a los demás: hablad más alto, gritad, porque estoy sordo... la humillación cuando alguien oyera una flauta... y yo no oyese nada".

Durante los siguientes años, a pesar de su dolencia, el gran músico prosiguió tocando el piano como solista y componiendo obras de una profundidad y una fuerza sin precedentes. Compuso las magníficas sinfonías 3ª y 6ª, la Heroica (1804) y la Pastoral (1808), así como las 4ª y la 5ª, cuando ya oía muy mal. En 1820 se había quedado totalmente sordo y, aunque dejó de actuar en público, se negó a abandonar la composición. En una carta dirigida a su amigo de la infancia Franz Wegeler, afirmaba con dramatismo: "Agarraré al destino por el cuello y lo desafiaré". 

Beethoven adquirió la costumbre de dar largos paseos por la pintoresca campiña que rodeaba Viena, tomando notas de los temas musicales y las melodías que oía en su interior con tanta claridad como antes de volverse sordo. Después, laboriosamente, transformaba sus anotaciones en composiciones acabadas. En sus últimos años, cuando ya estaba sumido por completo en el silencio -murió a los 56, en marzo de 1827- compuso algunas de sus mejores obras, incluidos sus cinco últimos cuartetos de cuerda, la Missa Solemnis y la 9ª Sinfonía.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Imagen Blas agustín
Blas agustín

Buenisimo

Imagen ROSA
ROSA

Que maravilla, una gran pregunta como podía componer tan maravillosamente con su proble de sordera, un magnifico musico!!!!

Imagen elba
elba

UNICO

Imagen susana
susana

La novena sinfonia ,que maravilla.

Imagen elba
elba

era la música.

Imagen elba
elba

La música no se aprende, se lleva adentro.

Imagen Simple
Simple

Talentosísimo y con un don de Dios!

Imagen delia elvira
delia elvira

de acuerdo con verdecito

Imagen Jorge Nelson
Jorge Nelson

y por ahí decimos que alguien "no tiene oído para la música!"...

Imagen nuria
nuria

Muy buena nota, me encantaria agregar que siendo sordo tambien compuso una de las maravillosas obras mas hermosas y emocionantes con la cual se enamoro y dedico a una mujer la cual le permitia seguir soñando haciendo esto en sus ultimos dias de vida...."sonata claro de Luna" tomense un minutito de s

Imagen Secuoya
Secuoya

Lo que más me impacto de la nota fue "Agarraré al destino por el cuello y lo desafiaré".genial.Aunque imposible.

Imagen daniela
daniela

de una u otra forma el amor que le sentia a la musica lo hizo sobrellevar de una manera diferente su enfermedad, excelente nota

Imagen Graciela
Graciela

Un hombre dotado con el don de la música....

Imagen graciela
graciela

Es verdaderamente impresionante la nota, el ya llevaba la música incorporada en su espíritu, lo que no podía oír lo plasmaba en un pentagrama, porque esa melodía era creada en su interior, lo entiendo perfectamente, mi hija menor nació con un daño severo en el nervio auditivo de uno de sus oídos, r

Imagen susana
susana

Excelente!!

Imagen ADELA
ADELA

¡¡ UN GENIO !! que demostró con su magnífica obra que la falta de algún sentido o la aparente discapacidad no es un motivo para no poder desarrollar los talentos que la persona ha adquirido o tiene en sus genes.

Imagen juan ramon
juan ramon

Realmente es un don de Dios que aunque era sordo pudo componer sus mejores melodías dado que tenía la música incor´porada en su alma y así pudo hacerla conocer a tods los que gozamos de un momento de paz al oir esos acordes.

Imagen bruno
bruno

en verdad estaba buscando un comentario para la propuesta de la nota!!!pero como explicar los dones que la naturaleza le otorga a un ser humano, creo que el mejor comentario que se puede hacer es escucharlo y disfrutarlo en silencio!!!! gracias por proponer estas notas.me siento muy emocionado.....

Imagen Katerine
Katerine

doblemente de acuerdo con verdecito....además la verdadera vocación atrapa, y más si es arte, genial

Imagen Lorena
Lorena

La pasion por la musica vencio los mas duros obstaculos

Imagen Dennis
Dennis

linda nota

Imagen Guillermo
Guillermo

Hola!!... el ARTE... los GENIOS... solo resta la admiracion por sus obras, y el aplauso!!!.. Cariños y Felicidades

Imagen eva
eva

UN GENIO!!!!!!!!! La novena sinfonía, fue declarada, por la UNESCO, Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Imagen Cristal
Cristal

Fantástica su toda su obra, La Novena Sinfonía también fue adoptada como himno oficial de la Unión Europea.

Imagen María Magdalena
María Magdalena

Ejemplo de como no dejarse vencer. Me gustó.

Imagen Mónica Elisabeth
Mónica Elisabeth

Algunos estudios actuales proponen que Beethoven sufría de lupus, una enfermedad autoinmune que le habría provocado entre otras cosas, la sordera y las marcas en el rostro que en su momento fueron confundidas con síntomas de alcoholismo. Si Beethoven hubiera tenido el temperamento de Wagner se habr

Imagen natalia
natalia

Un gran genio de la musica!

Imagen Arturo Alejandro
Arturo Alejandro

Bien

Notas Relacionadas