Juegos sencillos con lo que hay en casa Juegos sencillos con lo que hay en casa

Una excelente manera de entretenerse JUNTO con los más pequeños de la familia es improvisar escenarios con cajas, disfraces... ¡deje volar su imaginación!

A los niños les encanta disfrazarse y representar sus fantasías. Fabríqueles un baúl o un ropero y observe cómo juegan. No malgaste su dinero en disfraces armados; diseñe sus propias combinaciones.
Comience juntando viejas prendas familiares o de tiendas de caridad, limpias o lavadas. Sombreros, un manguito de terciopelo, un kimono de seda, un velo de novia, un poncho... cualquier cosa que alimente la imaginación del niño.
Agregue accesorios como bolsos, pelucas, viseras, gafas, boa de plumas, adornos, brazaletes y collares.

Deje que los niños lo ayuden a improvisar disfraces para su nuevo ropero.

Le dejamos algunas ideas:

• Para una bruja malvada, adapte un vestido negro con una falda acampanada y desflecada en la parte inferior y agréguele un gato negro de juguete.
• Para un pirata bravucón, busque jeans rotos, una camiseta a rayas, una bandana y un parche.
• Para una princesa de cuento, adorne un leotardo rosado con flores de seda o de papel luego, agregue una falda acampanada, calcetines blancos y una tiara. Un vestido de seda, una tiara y perlas falsas es todo lo que necesita una princesa.
• ¡El hada perfecta! Para hacer alas de seda, arme la estructura con alambre y cúbrala con tela blanca. Átelas con cintas para que se las pueda usar como una mochila.
• Para el sombrero de un hechicero. Forme un cono con periódico, péguelo con cinta adhesiva y enrolle en borde inferior hasta que quede ceñido para una cabeza pequeña.


Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas