Día internacional del libro: ¡Recitemos un poema! Día internacional del libro: ¡Recitemos un poema!

La lectura se disfruta solo o con niños. Los libros son mundos disponibles para aquellos que está dispuestos a dejarse llevar por la historia que narra el autor.

Cada 23 de abril el mundo rinde homenaje a los libros y a los autores que fomenta el acceso a la lectura para el mayor número posible de personas. La lectura trasciende las fronteras físicas, el libro representa una de las invenciones más bellas que sirve para compartir ideas y hacer volar la imaginación.

Al defender el libro y el derecho de autor, la UNESCO apoya la creatividad, la diversidad y la igualdad de acceso al conocimiento, en particular a través de su Red de Ciudades Creativas de la Literatura, la promoción de la alfabetización, el aprendizaje móvil y el libre acceso a los contenidos científicos y los recursos educativos.

¿Por qué se celebra el Día Mundial del Libro?

Con la intención de proteger la propiedad intelectual, La Unión Internacional de Editores  se presentó en esta fecha ante la Unesco para solicitar la protección del derecho de autor. La Conferencia General de la Unesco la aprobó en París el 15 de noviembre de 1995, por lo que a partir de dicha fecha el 23 de abril es el «Día Internacional del Libro y del Derecho de Autor»

Por otro lado, como acción para promover la lectura en medio de estas circunstancias la UNESCO invita a estudiantes, profesores, lectores de todo el mundo, así como a toda la industria del libro y los servicios de biblioteca a dar testimonio y expresar su amor por la lectura. Además, tienen disponible un cuento infantil para que los niños puedan comprender el coronavirus-19. Leer cuento aquí.

¿Cómo disfrutar de la lectura?

Le acercamos una propuesta... ¡Recite un poema a su familia o su ser amado para festejar este día! Memorizar y recitar poesía de memoria es un desafío gratificante y un ejercicio brillante para el cerebro. 
Para comenzar, examine una antología y elija un poema que le agrade, o que contenga un verso que le guste. 
Escoja una tenga una rima memorable y sea corto: dos o tres estrofas o versos. 
Escríbalo a mano, mantenga el texto con usted, y mírelo cuando tenga un momento libre. 
Aprenda los dos primeros versos, examinándose a usted mismo durante el día para tener las palabras perfectas a la noche. 
El día siguiente, aprenda dos versos más. De esa manera puede dominar un soneto en una semana. 
Recite el poema completo en voz alta para usted, y garabatéelo en momentos de ocio –en los márgenes del periódico, en trozos de papel– hasta que esté bien arraigado en su cabeza.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas