Imagen Imagen

Renunció a todas sus posesiones para ayudar a otros y a sí mismo.

En las alturas del Tirol austríaco, el canto de los pájaros inunda el aire y un hombre de edad madura está dando saltos como un chico. “Es difícil explicar esta sensación de libertad, de ligereza absoluta”, dice.

Kart Rabeder espera sentirse aún más liviano sin varios millones de dólares: este fabricante de muebles para el hogar, que ha vivido 13 años en el pueblo de Telfs, hace poco acaparó los titulares de los diarios en todo el mundo al anunciar que vendería todo lo que posee para ayudar a los pobres de Latinoamérica. Una lujosa propiedad suya en el sur de Francia ya ha sido subastada, al igual que su negocio, sus autos (entre ellos un Audi valuado en 68.000 dólares) y una pequeña flota de planeadores.

Su casa, una villa con lago artificial, sauna y vista a las majestuosas montañas de Innsbruck, valuada en más de 2 millones de dólares, es la última de sus posesiones. Rabeder, de 48 años, pronto entregará las llaves de su mansión tirolesa al afortunado ganador de una rifa, y se mudará a una cabaña en los Alpes. Aunque su fortuna personal es de casi 5 millones de dólares, está ansioso de pasar de príncipe a mendigo, lo que le parece mucho más gratificante que lo contrario.

“La riqueza no te da felicidad”, dice convencido, con sus anteojos de acero y su camisa a cuadros. “Trabajé como esclavo durante 25 años para tener cosas que no quería ni necesitaba. Ahora, mi sueño es no tener nada”. La oficina de su casa, en la que todo el día está encendida su computadora, es austera para un millonario, si bien los muebles hechos a mano reflejan el gusto de un conocedor. Rabeder no muestra orgullo al contemplar el producto de toda una vida de trabajo. “Todo, hasta las sillas en que estamos sentados, se venderá cuando se rife la casa”, explica satisfecho. Para su nueva vida en las montañas ha apartado una muda de ropa, dos cajas de libros y una computadora portátil. Vivirá de un estipendio mensual de unos 1.290 dólares, y confía en que no gastará ni la mitad.

“En otros países conocí a muchas personas con muy pocas oportunidades que eran capaces de vivir y disfrutar el presente”.

En su infancia, en las zonas industriales de Linz, Karl pensaba que su misión en la vida era hacer dinero. “Mi familia era muy pobre”, cuenta. “No conocí a mi padre. Digamos que tuvo que elegir entre su familia y el alcohol, así que mi madre y yo vivimos con mis abuelos. Mi abuela era una buena administradora y creía que el valor de una persona está en función de sus ahorros. De chico empecé a trabajar en la huerta de mi familia. Vendía verduras, y descubrí que era hábil con el dinero. De adolescente quería estudiar Matemáticas, Física y Química, y para ahorrar dinero diversifiqué mis trabajos. Comencé por vender flores de nuestro jardín, y luego flores secas, floreros y velas. Cuando cursaba la mitad de la segunda carrera, mi negocio de muebles y artículos para el hogar andaba tan bien que me pareció que no tenía sentido hacer otra cosa. Al principio el dinero me servía, pero luego empecé a preguntarme: ¿Para esto estoy aquí, para producir cosas que nadie necesita de verdad? Y cada vez con más frecuencia, la respuesta era no”.

Rabeder describe su creciente descontento con las grandes empresas y la sociedad de consumo: “Nos dicen que compremos cosas para sentirnos bien, pero eso no nos satisface, así que compramos más. Aun así seguimos sin ser felices, y eso nos hace fáciles de manipular. Somos como ovejas con un perro ladrando a un costado, que nos advierte sobre la crisis financiera mundial y el riesgo de perder nuestros empleos, y otro perro ladrando del lado opuesto, que nos recuerda la necesidad de comprar seguros caros por si nos enfermamos. Así que trabajamos para el futuro sin siquiera poder vivir el presente. Esto lo sé porque durante 25 años viví esa vida; cuanto más rico era, peor me sentía”.

Su descontento llegó al máximo en 1998, durante unas vacaciones en Hawai con Irene, su esposa en ese entonces. “Habíamos planeado unas vacaciones de ensueño, con todo el lujo del estilo de vida de cinco estrellas”, dice. “Durante nuestra estancia de tres semanas nos dimos cuenta de que allí no había personas auténticas, sino sólo actores. Los empleados hacían el papel de personas amistosas y serviciales, y los huéspedes, el papel de personas importantes. De vuelta en casa fuimos a caminar a las montañas. En una cabaña en un pastizal, una mujer nos trajo dos vasos grandes de gaseosa y derramó la mitad sobre nuestros pantalones. Pero a nosotros nos pareció perfecto. Habíamos vuelto al mundo real”.

Cuando Rabeder se disponía a renunciar a su lujoso estilo de vida, en 2003, se llevó una sorpresa: su esposa lo dejó. Hoy día no le guarda resentimiento. “Conoció a otro hombre —dice—, y fue lo mejor que me pudo ocurrir. Me había acostumbrado a una relación mediocre”.

La crisis facilitó su transición mental. “Nuestra separación me enseñó a estar más atento al momento presente”, señala. En sus viajes a Sudamérica como entrenador del equipo juvenil austríaco de vuelo en planeador, observó que muchas personas de los países en vías de desarrollo parecían llevar una vida más plena. “Cada vez que volvía a Francfort desde El Salvador, veía las caras de los otros pasajeros y me preguntaba: ¿Acaso hubo un ataque terrorista? Entonces comprendía que la ansiedad en los rostros es lo normal en el mundo desarrollado. En términos de felicidad, Europa, Japón y los Estados Unidos están en el subdesarrollo total. En otros países conocí a muchas personas con muy pocas oportunidades que eran capaces de vivir y disfrutar el presente. Comencé a darme cuenta de que no necesito esta casa, ni la otra, ni autos elegantes, ni planeadores, ni cenas caras. El paso siguiente fue comunicarme con otras personas”.

Rabeder no cree que cambiará al mundo. Con la mano sobre el corazón, expresa: “El potencial para crecer está aquí”.

En un viaje conoció a un carpintero talentoso. “Era un artista con ideas para hacer muebles por encargo, y necesitaba una sierra especial. Como no tenía fiador, el banco no le prestaba dinero para comprarla, así que le di 300 dólares. Fue un préstamo sin fecha de pago, pero, al año siguiente, me recibió en el aeropuerto con un fuerte abrazo y me pagó el dinero. Ahora tiene un negocio que le permite mantener a sus hijos y que lo satisface como artista. ¡Y fue tan fácil!”

Ese encuentro impulsó a Rabeder a crear una empresa de microcréditos. Desde 1994, ha financiado varios proyectos altruistas en Latinoamérica. Uno de ellos, una escuela de panadería en las afueras de Lima, Perú, va viento en popa. “La escuela no sólo ofrece pan enriquecido a los niños pobres”, dice. “También les enseña a hacer pan. Así, tendrán un oficio”.

Hace dos años, junto con el economista Wolfgang Mauer, Rabeder fundó mymicrocredit.org, una organización sin fines de lucro que pone en contacto a los microinversionistas con proyectos en países pobres. La rifa de su casa, a 99 euros por número, se concibió como un golpe publicitario para su sitio web. “Si hubiera vendido la casa a través de los canales ordinarios —dice—, quizá diez personas habrían ido a verla y se habrían interesado en lo que hago. Con 21.999 números de la rifa, hay muchos más”.

Es difícil creer que deshacerse de una empresa de muebles pudiera causar tanta alegría. Y es contagiosa. La filosofía de Rabeder, de “pierda una fortuna y gane una vida”, le trajo como consecuencia un contrato con una importante editorial alemana para escribir un libro, y sus cursos de autoayuda son cada vez más populares en Europa. “Hay un proverbio alemán que dice que las personas sencillas viven felices”, señala. “No forzosamente es cierto, pero deja algo en claro: cuantas más opciones se tienen, más obligado se está a decidir qué es lo importante para uno mismo. De los 15 a los 40 años nunca me hice esa pregunta. Me limitaba a preguntar qué era posible”.

Con las riendas de su vida en sus manos, le pregunté si cree que cambiará al mundo. Él responde que no, complacido pero con firmeza. Con la mano sobre el corazón, dice: “El potencial para crecer está aquí”.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Imagen Azucena55
Azucena55

Excelente!! Se aseguró un lugar en el Cielo.

Imagen pepiro
pepiro

Muy buena nota.

Imagen bailarina
bailarina

Muy buena Nota. Espero que se haga realidad el que ayude a tanta gente necesitada, no sólo en Sudamérica si no en el resto del mundo. Si el eligió este lugar, bienvenido. Que sea para bien y real.-

Imagen Zarah
Zarah

La nota me parecio buenísima. Es cierto que cuando entregas todo lo que tenes sin ningún remordimiento es cuando la vida te empieza a dar cosas magníficas, y así sin darte cuenta te encontras con muchas personas maravillosas que hacen de tu vida la más grande alegría.

Imagen negralinda
negralinda

muy bueno, espero que sea feliz haciendo lo que quiere!

Imagen Arosena
Arosena

Me parece que si el es Feliz haciendo Feliz a otros no necesita mas. QUE DIOS LO BENDIGA .

Imagen luqueve
luqueve

Muy buen. Si el es feliz ayudando a los necesitados ¡mis felicitaciones.!

Imagen patoygachi
patoygachi

genial! leyendo esta nota uno recapacita sobre el verdadero valor a la vida, que es solo una y a veces corremos atras de ideales que solo nos conduce al consumo de cosas innecesarias. Rabeder es un ejemplo a seguir!

Imagen Maryael
Maryael

Es evidente que comprendió que la verdadera riqueza no es el dinero o las posesiones, sino lo que tenemos dentro. Debe ser indescriptible lo que siente, y así, es increiblemente rico, rico de plenitud, rico de amor al otro, rico de sensaciones buenas. Y se liberó de esta sociedad de consumo que nos

Imagen facusssss
facusssss

Tremenda historia!!!!

Imagen Greis07
Greis07

Hermosa filosofía!!!

Imagen pattob
pattob

muy buena forma de tomar la vida ojala lo podamos imitar no??

Imagen raulnessier
raulnessier

Que lindo no.....vivirá la experiencia que quiere vivir......LIBRE...."COMO EL VIENTO YO SOY LIBRE"!!!!!!!!!!!!!

Imagen marala
marala

buenisimo desapego total a bienes materiales , tambien,en las relaciones,aunque para quien no lo haya intentado ,suene feo y muy fuerte:brinda total LIBERTAD Y FELICIDAD.PRUEBEN de a poco ,despues a elegir que me da mas felicidad.

Imagen cielogris
cielogris

Muy buena filosofia¡¡¡¡

Imagen takataka
takataka

Maravillosa persona. Si tenemos en cuenta lo que dicen las Escrituras, del polvo vinimos y al polvo vamos... estaremos totalmente de acuerdo con Rabeder. Sin duda recogerá mucha satisfacción al ayudar a otros a mejorar su calidad de vida. No hay duda que el dinero ayuda a calmar los nervios, pero

Imagen nonita1948
nonita1948

ojkala muchos lo imitaran

Imagen prisila
prisila

EXELENTE NOTA...!!

Imagen 005Quico
005Quico

Interesante saber que existe gente así, creía que era algo imposible.

Imagen ABUISABEL
ABUISABEL

muy buena nota

Imagen llenadeluzyamor
llenadeluzyamor

Excelente, super complacida con este artículo, me encantan las personas así!!!!!!!!!!!!!!

Imagen castor177
castor177

que buen ejemplo, él y cuántos más harán lo mismo?

Imagen Marujader
Marujader

Que bueno es hacer el bien, sería bueno que mucha gente como él siguiera ese ejemplo,hasta nosotros, dar a los demás algo de lo mucho que nos da Dios

Imagen Laury_bel
Laury_bel

N0 hay muchas pers0nas de este pensar excelente, n0 somos de este mund0 s0mos pasajer0s.. Di0s bendiga a este h0mbre que hace un bien inmens0.

Imagen mar19
mar19

Que suerte poder en 25 años lograr semejante fortuna y que maravilla que existan personas así, espero que la plata llegue a destino

Imagen evaines
evaines

Que hermoso que haya gente como Kart Rabeder

Imagen facu_33
facu_33

Un ejemplo a seguir !

Imagen Vic53
Vic53

Una lástima que no haya conocido a Francisco de Asís, llamado "El Pobre"; "El Loco", "El Hermano", entre tantos otros adjetivos. Su decisión me hizo acordar la de este joven rido burgues del 1200 que arrojando todas las pertenencias por la ventana vivió la felicidad; luego el paso más atrevido, quit

Imagen natylehmann
natylehmann

Que linda filosofía de vida!

Imagen ferramian
ferramian

Una vida ejemplar, una decisión increíble, admirable!

Imagen joseluis13
joseluis13

barbaro

Imagen Pahchuli
Pahchuli

QUe lindo vivir asi!! Solo hay que animarse al cambio y jugarse!

Imagen chufita
chufita

reebok

Imagen grandiosa
grandiosa

Quiero ser tu fortaleza en tu debilidad, quiero ser tu apoyo y contigo poder contar me gusto la nota !!! felicidades !!!! saluditos !!!!

Imagen patrimn
patrimn

hermosa nota me encanto!!