Imagen Imagen

En 1963 estuve en Berlín, y ahora vuelvo en busca del “monstruo de hormigón” que dividió la ciudad durante 28 años.

Con el pulso acelerado, le mostré mi pasaporte a un guardia fronterizo. Dos agentes hurgaron entre mis ropas ante la mirada inexpresiva de varios soldados armados. Oí unos clics de cámara. ¿Acaso me estaban sacando fotos? Era una lluviosa noche de noviembre de 1963, en plena Guerra Fría, y me disponía a entrar en Berlín Oriental por el paso Checkpoint Charlie. A mis 20 años de edad, emocionado y a la vez temeroso, iba a ser mi primer encuentro con el mundo de la bandera roja.

Me devolvieron el pasaporte, y entonces entré en un espacio completamente diferente. La luz de los faroles era débil, y en los oscuros comercios había pocos productos. Entre los edificios todavía se veían huellas de bombardeos. Casi no había tráfico: sólo algún auto ocasional que dejaba una columna de humo al pasar, y los pocos transeúntes parecían tristes y ensimismados.

Sobre el resplandor que producían las intensas luces de Berlín Occidental, se recortaba la silueta de la Puerta de Brandeburgo. Me estremecí al ver el lado “opuesto” del Muro, y la Franja de la Muerte oculta por el muro interior. Toqué mi pasaporte para asegurarme de que aún lo llevaba.

Casi medio siglo después, me encontraba en el mismo sitio. Al mirar desde la Puerta de Brandeburgo hacia lo que antes era Berlín Oriental, lo primero que vi fue un Starbucks, justo enfrente de la embajada de los Estados Unidos.

Al llegar al nuevo Berlín, todos los visitantes preguntan: “¿Dónde estaba el Muro?” Siguiendo una doble hilera de adoquines a través de cruces de calles y debajo de autos estacionados, encontré la Franja de la Muerte, todavía visible.

Con el pulso acelerado, le mostré mi pasaporte a un guardia fronterizo. Dos agentes hurgaron entre mis ropas ante la mirada inexpresiva de varios soldados armados. Oí unos clics de cámara. ¿Acaso me estaban sacando fotos? Era una lluviosa noche de noviembre de 1963, en plena Guerra Fría, y me disponía a entrar en Berlín Oriental por el paso Checkpoint Charlie. A mis 20 años de edad, emocionado y a la vez temeroso, iba a ser mi primer encuentro con el mundo de la bandera roja.

Me devolvieron el pasaporte, y entonces entré en un espacio completamente diferente. La luz de los faroles era débil, y en los oscuros comercios había pocos productos. Entre los edificios todavía se veían huellas de bombardeos. Casi no había tráfico: sólo algún auto ocasional que dejaba una columna de humo al pasar, y los pocos transeúntes parecían tristes y ensimismados.

Sobre el resplandor que producían las intensas luces de Berlín Occidental, se recortaba la silueta de la Puerta de Brandeburgo. Me estremecí al ver el lado “opuesto” del Muro, y la Franja de la Muerte oculta por el muro interior. Toqué mi pasaporte para asegurarme de que aún lo llevaba.

Casi medio siglo después, me encontraba en el mismo sitio. Al mirar desde la Puerta de Brandeburgo hacia lo que antes era Berlín Oriental, lo primero que vi fue un Starbucks, justo enfrente de la embajada de los Estados Unidos.

Al llegar al nuevo Berlín, todos los visitantes preguntan: “¿Dónde estaba el Muro?” Siguiendo una doble hilera de adoquines a través de cruces de calles y debajo de autos estacionados, encontré la Franja de la Muerte, todavía visible.

No es fácil hallar restos del Muro. Los más notorios son los altos postes en forma de arco que sostenían

reflectores a todo lo largo de la Franja de la Muerte y, al pie de ellos, los restos del camino de patrullaje. 

Hay otros postes con restos de pintura roja y blanca que marcan la zona de control antes vedada para los berlineses orientales, así como tomas eléctricas y cables de teléfono en los costados de las casas.

Algunas reliquias aún son peligrosas. Mientras exploraba el exterior de la estación Nordbahnhof del subterráneo, en lo que había sido una ampliación de la Franja de la Muerte, me raspé la pierna con una viga oxidada que asomaba en el suelo, quizá los restos de una barrera. Solté un grito de dolor, y mi pantalón se manchó de sangre, pero pensé que no era tan gra-ve. Me imaginé la escena hace apenas 20 años: las luces de bengala, perros feroces tirando de sus correas, el ulular de las sirenas, los reflectores deslumbrantes... y luego las balas.

Hoy, no podría ser más distinto. Al salir de la estación Wollankstrasse me topé con personas que trotaban o paseaban con sus perros, y con un padre que enseñaba a andar en monociclo a su linda nena rubia de unos cinco años. Luego divisé los faroles en forma de arco, y comprendí, sobresaltado, que estaba caminando por la Franja de la Muerte del Muro.

Un farol tenía franjas rojas, blancas y verdes, las cuales indicaban el límite del tramo de patrullaje, y los guardias fronterizos debían tener mucho cuidado de no traspasarlo para evitar que los confundieran con desertores y los acribillaran.

Poco después, mientras paseaba cerca de Wannsee, en el sudeste de la ciudad, me topé con un prado lleno de flores, tan ancho como una autopista de seis carriles, que se extendía en medio de un bosque de pinos. Era otra huella apenas visible del Muro. La seguí hasta un terreno para acampar junto al canal Teltow, en otro tiempo la frontera real, y encontré una torre de vigilancia que ahora forma parte de un conjunto de baños para los acampantes.

Descubrí que el vestigio más importante del Muro no son los ladrillos y la argamasa, sino el hueco que dejó en el mapa. En la ciudad y los suburbios, el espacio abierto es ahora una bendición. Tan pocas personas tenían acceso a la zona de control del lado este, y a la zona fronteriza misma, que se convirtió en un refugio para la fauna silvestre (lo mismo ha ocurrido en el resto de la Cortina de Hierro).

Más tarde, siguiendo otra vez los adoquines, llegué a la Zimmerstrasse. En ambos lados de la calle había edificios nuevos con locales comerciales y oficinas. De pronto me encontré con una columna de bronce inscrita con la historia de Peter Fechter, un albañil de 18 años al que tirotearon mientras escalaba el Muro en ese lugar, en agosto de 1962. Mientras agonizaba en un charco de sangre, murmuró: “¿Por qué no me ayuda nadie?” Nadie lo hizo porque en ambos lados la gente temió que los guardias les dispararan. 

Todavía recordaba la foto del albañil acribillado que salió en los diarios. Fechter tenía la misma edad que yo. ¿Qué lo impulsó a realizar un acto tan temerario, incluso tonto? ¿Por qué no pudo disfrutar de sus hijos y sus nietos ni tener una vida llena de satisfacciones, como yo? 

Lo más terrible de la “barrera de protección antifascista”, el nombre oficial del Muro, no eran sus ladrillos y alambres de púas, sino la sangre derramada por personas que ansiaban la libertad que nosotros, en Occidente, dábamos por sentada. El espíritu del Muro de Berlín radica en sus historias reales, como las que se narran en el museo anexo a Checkpoint Charlie. Son tres casas unidas, y en sus atestadas habitaciones contemplé fotos borrosas de los tanques soviéticos y estadounidenses que, en octubre de 1961, se enfrentaron en la calle, justo afuera del actual museo, cuando el mundo estuvo a un paso de la guerra total. Leí historias de gente que escapó, de víctimas de la policía secreta de Alemania Oriental, de familias divididas por el aparato del terror. 

Sentí otra vez el espíritu del Muro en la calle Bernauer, donde hay una sección completa y restaurada de la Fran-ja de la Muerte. Cerca de allí, entre unos árboles, hallé una estatua de Conrad Schumann, un guardia fronterizo que escapó saltando la alambrada. Al ver la efigie, puede uno imaginar el martilleo de su corazón, la boca seca, la vista clavada en los alambres más altos, donde pudo atascarse, o caer y encontrar la muerte mientras hacía su desesperado intento de alcanzar la libertad. 

Cerca de ese sitio, una placa de latón en el pavimento conmemora a Ida Siekmann, una mujer de 59 años que saltó de la ventana de su departamento, en el tercer piso, y murió. Imaginemos el miedo, el acopio de valor, el salto desesperado... 

Al mediodía, un tañido de campanas me llevó a la Capilla de la Reconciliación. Allí, en medio de la Franja de la Muerte, antes había una enorme iglesia de estilo gótico que nadie podía usar. El párroco, Manfred Fischer, jamás volvió a oficiar en ella porque el acceso estaba vedado. En 1985, mientras visitaba Nueva York, por casualidad vio en un noticiero el momento en que dinamitaban su templo. 

Tras la caída del Muro, parte de los escombros se mezcló con barro para construir las paredes de la pequeña capilla ovalada que ahora ocupa ese sitio. Me uní a las 70 personas que había dentro, la mayoría estudiantes alemanes. El pastor jubilado Hermann Jäger leyó un relato de la vida breve y el intento de escape de un joven sastre llamado Günter Litfin, el primer fugitivo acribillado jun-to al Muro. La gente encendió velas y elevó una oración por él. 

Más tarde me dijeron que Fischer había salido corriendo de la oficina parroquial para detener el bulldozer que empezaba a derribar el Muro. ¿Por qué lo hizo? “Estas ruinas son un mensaje de esperanza”, explicó. “El antiguo régimen no sólo envenenó el suelo de Alemania Oriental, sino también las almas. Destruyó toda la confianza de la sociedad, y sin confianza no hay libertad. Pero una resolución pacífica puso fin a ese sistema. Lo que el Muro nos dice es que esas cosas suceden; ocurrieron aquí, y pueden pasar en cualquier parte”.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Imagen negralinda
negralinda

Cuantas historias de vida, cuantas tragedias que sucedieron,- Imagino que la gente ahora tiene otra vida, igual le costará adaptarse a este inmenso cambio. Dioso quiera que todo sea para bien de la humanidad.

Imagen martu110
martu110

Muy buena nota!!

Imagen Cari_BB
Cari_BB

Que historia ! Muy buen articulo !

Imagen pepiro
pepiro

Que sirva para que no ocurran otra ves.

Imagen katrix
katrix

era muy chica cuando sucedió lo del muro,esta muy buena la nota,los felicito selecciones,y sirve de mucho para hacer un click,sobre las cosas que marcan,y que duelen.

Imagen roxane
roxane

pensar que familias enteras,estuvieron separadas 28 años por un muro,que triste

Imagen miragos
miragos

Tengo casi 45 años. Conocí la historia del muro gracias a selecciones cuando tenía 8 o 9 años y aún hoy sigue siendo un tema que me emociona de tal manera, que sin ser una persona con grandes pretensiones, si me preguntan que lugar del mundo me gustaría conocer no lo dudo y sueño con las puertas de

Imagen castor177
castor177

Ví un documental alusivo al aniversario de la construcción del muro y por más que me esfuerzo, no puedo entender cómo fue que pudieron hacer esto, que la comunidad internacional no pudo detener esta infame división de un país. Heridas graves quedaron, aún después de la caída.

Imagen tael1huilo2
tael1huilo2

´´´QUE TODOS LOS MUROS SE TIREN ABAJO . . .

Imagen eaguell
eaguell

DESGARRADOR... VIDAS CASI TRUNDADAS, FAMILIAS DESARMADAS

Imagen maxferz
maxferz

muy buena ,la historia...

Imagen juliamisionera
juliamisionera

buenisima la historia,

Imagen lilium1
lilium1

Es una triste historia que dividio a muchas familias,tengo un familiar viviendo en Berlin y cuando se tiro abajo el muro se vendieron pedacitos de el y yo tengo en casa uno de esos pedacitos y les puedo asegurar que forma parte de uno de miis mejores tesoros por todo lo que ello significa.

Imagen Baerbel
Baerbel

Como alemana el artículo es especialmente interesante para mí. Recuerdo muy bien aquel el momento cuando se construyó el mundo, pues hasta en los tranvías había avisos con este hecho. En aqque entonces aun iba a la escuela, pero lo del muro fue un tema para mí. En la escuela se trabajó mucho en torn

Imagen acibet
acibet

una historia para reflexionar.. vidas..años separados por un muro.. los argentinos estamos como si tuvieramos un muro..los q dicen q vamos bien por un lado.. y los q saben q estamos mal por otro..

Imagen pereyrah30
pereyrah30

linda historia

Imagen Meli221
Meli221

Muy buena historia...

Imagen sandra1969
sandra1969

Una historia para darla a conocer a nuestros hijos y que no se repita nunca mas

Imagen sole_to
sole_to

una historia triste y espero que nunca se vuelva a repetir

Imagen evans
evans

excelente nota, es bueno rememorar el pasado para mejorar el presente

Imagen pamela33
pamela33

EXELENTE,EXELENTE,EXELENTE.Es muy bueno poder escuchar la voz de los que vivieron ese infierno en la tierra

Imagen cecib037
cecib037

nunca se repita..excelente el relato..te hace vivirlo!

Imagen bebeton2009
bebeton2009

buenisimo, gran historia siempre es bueno recordar el pasado.

Imagen DanielD
DanielD

Al leer esta nota, uno entiende lo que pasaba por la cabeza de todos aquellos que arriesgaron sus vidas (y muchos se quedaron en el intento), para tratar de conseguir la ansiada libertad. No por nada cuando ya se desplomaba todo en el Este, y la gran cantidad de alemanes que se exiliaron en embajada

Imagen davidernesto
davidernesto

muy buena nota. Y pensar que en el mundo hay aún una gran cantidad de muros de los cuales no tenemos ni noticias. Esto sirve para refrescar la memoria y para estar atento a aquellos muros que no vemos pero estan en todos lados.-

Imagen prisila
prisila

EXELENTE NOTA!!!

Imagen tina_221422
tina_221422

nuy buena nota me gusto mucho es una gran historia con exelent relat

Imagen frm3105
frm3105

mu gusto mucho la nota

Imagen Trinydad
Trinydad

Muy buena la nota.

Imagen debora
debora

me gustó mucho

Imagen l1e2c3t4o5r6a7
l1e2c3t4o5r6a7

El muro de Berlín siempre resultó patético para cualquier estudiante que trataba en ´la época en que existió, de comprender esa división que generaba ,despues de la segunda guerra mundial:mundo libre y comunismo. Provocó tantas muertes injustas, sobretodo en aquellos que querían huir de Berlín orie

Imagen MaRi09
MaRi09

Muy buena nota!!! INteresante !

Imagen lector
lector

Apenas escuché la bella y emotiva canción de Herrero y Armenteros "Libre" cantada por Nino Bravo, la asocié con una trágica noticia oída en mi infancia. La historia de un joven albañil de casi veinte años que intentó cruzar el muro para ser libre y fue acribillado por los centinelas. En ese momento

Imagen danideri
danideri

El derribar , el Muro de Berlin, fue lo mas humano, que hicieron las Autoridades de la Epoca, uniendolos a todos , terminando con los opresores y oprimidos. Estableciendo una paz difinitiva y verdadera.

Imagen nonita1948
nonita1948

me encanto la nota

Imagen police
police

Es impactante lo que deben haber sufrido estos seres humanos" hay que rezar siempre,todos los dias de nuestra vida para que el hombre nunca pierda su libertad,la paz y el amor....excelente narracion...

Imagen Medith
Medith

Muy buena nota !

Imagen Nessa
Nessa

buenisima nota

Imagen silviaras
silviaras

Muy buena nota !

Imagen Sebastian_M
Sebastian_M

todo lo que tenga que ver con Alemania me interesa, muchas gracias

Imagen delirio
delirio

El muro no solo dividió una ciudad, sino familias enteras. Pero al caer, muchos corazones se sintieron sacudidos tras años de silencio y tragedias que marcaron sus vidas para siempre. Aunque el muro ya no este, es un triste recuerdo de algo que nunca debió existir.

Imagen marssela2001
marssela2001

Excelente la nota.

Imagen egricaldone
egricaldone

"Tras la caída del Muro, parte de los escombros se mezcló con barro para construir las paredes de la pequeña capilla ovalada que ahora ocupa ese sitio." de todo lo malo siempre algo bueno sale...

Imagen Atilio
Atilio

Una nota que lo dice todo.

Imagen jsaenz48
jsaenz48

La génesis ideológica que culminó con el muro, que costó 50 millones de vidas, subyace muy cerca de nosotros, disfrazada de cordero.

Imagen normitat
normitat

muy buen articulo

Imagen roxane
roxane

Excelente nota¡¡¡

Imagen nariama
nariama

Me gustó muchísimo esta nota. Excelente.

Imagen Laury_bel
Laury_bel

Buenisimo,..

Imagen natylehmann
natylehmann

Me encanto esta nota! Muy linda

Imagen raularmandoz
raularmandoz

9/11/1989: UNA DE LAS FECHAS MAS IMPORTANTES DEL SIGLO XX: LA CAÍDA DEL MURO DE BERLÍN!!!

Imagen joseluis13
joseluis13

A diez años de su creación, ¿quién recuerda el Muro de apartheid israelí? Es casi tres veces más alto y seis veces más largo que el de Berlín. Sin embargo, para Occidente -que fue tan sensible sobre el alemán- el Muro israelí parece ser invisible.

Imagen chufita
chufita

n

Notas Relacionadas