Imagen Imagen

Cuando se produjo una desgracia en pleno vuelo, un pasajero hizo un llamado urgente al control de tráfico aéreo: “necesito ayuda aquí arri...

Joe Cabuk era un piloto experimentado que hacía sentir a sus pasajeros una confianza absoluta. Este ex coronel de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, de 67 años, había volado sobre Vietnam en aviones F-100, comandado un ala de caza en Inglaterra y trabajado como subdirector de operaciones de la OTAN en Italia. Luego de jubilarse como militar en 1989, volvió al noreste de Louisiana, su estado natal, y ahora hacía 20 años que realizaba vuelos en aviones fletados desde el Aeropuerto Regional de Monroe. Hombre canoso y erguido como una estatua, tenía dos hijos adultos, era diácono de una iglesia baptista y jamás se permitía correr riesgos con sus aviones.

Alrededor de la 1:30 de la tarde del domingo 12 de abril de 2009, frente al tablero de mando de un King Air 200, de Beechcraft, Cabuk empezó a anunciar los pasos de control de ascenso luego de haber despegado de Naples, Florida: “Amortiguador de guiñada encendido. Potencia de ascenso fija. Hélices a 1.900 revoluciones por minuto”. A su lado, en el asiento del copiloto, estaba el dueño del avión, Doug White, un empresario de la construcción. La esposa de White, Terri, y sus dos hijas adolescentes iban acurrucadas debajo de unas mantas en la cabina de pasajeros; esperaban leer un poco y dormir una siesta durante el vuelo de tres horas de vuelta a casa.

White, de 56 años, se sintió seguro al escuchar la minuciosa enumeración del piloto. Había sido una semana de luto para él y su familia. Ocho días antes, su hermano, de 53 años, había muerto de un infarto en Naples, donde residía. Los White vivían en el pequeño poblado rural de Archibald, Louisiana, y habían ido a Florida para asistir al sepelio. Ahora Cabuk los llevaba de vuelta al oeste.

—Vamos a tener un poco de turbulencia mientras pasamos por esta capa de nubes —les advirtió.
Entonces comenzó un llamado de rutina al centro de control de tráfico aéreo de Miami, citando el número de identificación oficial del avión, N559DW: “Centro de Miami, King Air Cinco, Cinco, Nueve, Delta, Whisky...” Justo en ese instante se le fue la voz, dejó caer el mentón sobre el pecho y cerró los ojos.
White le tocó el hombro varias veces y lo llamó por su nombre. Cabuk alzó la cabeza y soltó un largo gemido; luego puso los ojos en blanco y se quedó muy quieto. El empresario llamó a gritos a su esposa:

—¡Pronto, Terri, ven aquí! Tenemos un problema.

Cuando ella vio al piloto inmóvil en su asiento, lo agarró del brazo y lo sacudió para despertarlo.

—Déjalo —le dijo White unos segundos después, al percatarse de la terrible verdad—: está muerto.

En la cabina de pasajeros, Maggie, de 18 años, estudiante de primer año en la Universidad Estatal de Louisiana, y su hermana, Bailey, de 16, que cursaba segundo año del bachillerato, empezaron a temblar de miedo.

El avión estaba a más de 1.500 metros de altitud y seguía ascendiendo a una velocidad de 600 metros por minuto. Y ninguno de los que estaban a bordo sabía cómo hacerlo aterrizar.

White tenía licencia de piloto, pero su experiencia era mínima. En 1990 logró acumular suficientes horas de vuelo para aprobar el examen en una avioneta Cessna 172 monomotor, diseñada para principiantes. Había volado sin copiloto una sola vez, y luego abandonó esta afición. Así era él: inquieto y emprendedor, siempre dispuesto a aceptar un desafío hasta superarlo. En 2008 compró el King Air 200 usado como inversión, y se lo alquilaba al aeropuerto de Monroe para vuelos fletados. Ser dueño de un avión le despertó otra vez el interés por volar, y acumuló algunas horas más en avionetas Cessna. Pero estas aeronaves son elementales y alcanzan una velocidad de crucero de apenas 100 nudos (186 kilómetros por hora).

El King Air, en cambio, era complejo e intimidante: un bimotor turbohélice tres veces más veloz y cinco veces más pesado que cualquiera de las naves que White había piloteado. Su tablero de instrumentos tenía decenas de indicadores e interruptores desconocidos para él. El único control que creía poder operar era el radio; en su vuelo anterior le había preguntado a Cabuk cómo funcionaba.

En esos momentos el avión volaba en piloto automático, dispositivo que el empresario jamás había usado. Estaba puesto a 3.000 metros de altitud, pero como Cabuk no tuvo tiempo de oprimir todos los botones necesarios, la nave siguió ascendiendo después de alcanzar esa altitud. Pese a su poca experiencia, White sabía que si el avión se elevaba más allá de los 10.700 metros, se detendría en el aire enrarecido y caería en picada. Pero su mayor temor era que Cabuk cayera sobre los controles.

—¡Rápido, sáquenlo de aquí! —le dijo a su esposa.

Esta llamó a Maggie, pero no había espacio en la pequeña cabina de mando para que ambas pudieran maniobrar. Terri trató de levantar sola el cuerpo del piloto, pero como no pudo, le apretó el arnés del asiento para mantenerlo inmóvil.

—Vayan atrás y recen con todas sus fuerzas —ordenó White.

Terri lo besó en la mejilla y le dijo:

—Tú puedes lograrlo.

Entonces volvió a la cabina trasera y abrazó a sus hijas. Después de tranquilizar a Maggie —quien, abrumada por el miedo y las náuseas, vomitó en una bolsa—, se puso a rezar. Terri había sobrevivido a un cáncer cuatro años antes. Si ya me llegó la hora de morir, Señor, que se haga tu voluntad, pensó. Pero mi suegra ya enterró a un hijo esta semana. Por favor, no le des otro motivo de dolor.


White encendió el radio y comenzó a transmitir un mensaje:

—Miami, esto es una emergencia. Mi piloto está inconsciente. Necesito ayuda aquí arriba.

Nate Henkels, de 30 años, sentado frente a un radaroscopìo enfocado en una franja del espacio aéreo de Florida, tomó la llamada en el centro de control de tráfico aéreo de Miami.

—¿Es usted piloto calificado? —le preguntó Henkels, uno de los 97 controladores en servicio ese día.

—Volé poco tiempo, en un monomotor —respondió White—. Necesito hablar con un piloto de King Air.

Henkels se quedó atónito. Aunque sabía de otros casos en que un piloto quedó incapacitado en pleno vuelo y los pasajeros consiguieron aterrizar, pocas naves habían sido tan grandes y complejas como el King Air. Luego de comunicar el problema a sus supervisores, le indicó a White que mantuviera una altitud de 3.700 metros, pero como su experiencia de vuelo también era mínima, no pudo explicarle cómo hacerlo. Durante seis minutos, mientras el controlador se ocupaba de la docena de aviones de su sector, el King Air siguió elevándose.

—Necesito parar el ascenso —dijo White—. No corte el llamado.

—No lo haré —contestó Henkels, luchando con su propio miedo—. No se preocupe. Estoy tratando de encontrar una solución.

En ese instante llegó un supervisor con Lisa Grimm, quien había piloteado aviones Learjet y trabajado como instructora de vuelo antes de convertirse en controladora aérea. Se arrodilló junto a Henkels y enchufó sus auriculares en el tablero del radar. Aunque Lisa, de 31 años, había estado al mando de un King Air en una sola ocasión, durante dos horas, pudo explicarle a White cómo desconectar el piloto automático. En ese momento el avión del empresario se encontraba a 5.300 metros de altitud.

—Vamos a iniciar un descenso lento y suave —le indicó Lisa con voz calmada—. Tire poco a poco hacia atrás la palanca de aceleración y mueva el timón con suavidad.

Esta última maniobra resultó todo un desafío. Incluso en condiciones normales, para cambiar manualmente la dirección de un King Air se necesita más fuerza de la que White estaba acostumbrado a usar. Con los demás controles ajustados aún para el ascenso, tuvo que aplicar toda su energía para mover el timón. Entonces se acordó del volante de compensación, que ajusta el flujo de aire para reducir la presión en los controles principales, y estiró la mano para sostenerlo desde el costado izquierdo de la consola central. Luego de mover a un lado la pierna de Cabuk, hizo girar el volante y logró bajar la nariz del avión.

—Ahora lo ayudaré a descender a 3.300 metros —continuó Lisa.

Él trató de bajar poco a poco, pero su velocidad e inclinación fluctuaban peligrosamente. Junto a Lisa, Henkels y su colega Jessica Anaya, de 26 años, trabajaban a un ritmo frenético para desviar de la zona a otros aviones.

Cuando el King Air alcanzó la altitud de crucero adecuada, Lisa empezó a pensar en el aterrizaje. Sabía que era una maniobra difícil, y que sería imposible intentarla en Miami, pues el reglamento de la Administración Federal de Aviación establece que toda aeronave en peligro debe ser guiada al aeropuerto más cercano. Un supervisor ya había alertado al personal del Aeropuerto Internacional del Suroeste de Florida, en Fort Myers.

—Dentro de un minuto va a hablar usted con los controladores de aproximación de Fort Myers —le dijo Lisa a White—. Lo van a ayudar a aterrizar sin que corra peligro.

Le indicó que doblara a la izquierda, sobre el golfo de México, para iniciar una maniobra circular que lo pondría en el rumbo correcto. El horizonte se convirtió en una mancha azul, y White tuvo que orientarse por medio del indicador de posición de vuelo en el tablero de instrumentos. Le resultaba difícil mantener una altitud constante y al mismo tiempo no quitar la vista del indicador, así que ajustó el piloto automático a 3.300 metros de altitud y lo activó otra vez, sin prever que el avión daría un bandazo a la derecha. Lo desconectó rápidamente.

—Va bien —lo alentó Lisa, y en seguida le explicó cómo sintonizar la frecuencia de radio de Fort Myers.
White no quería cortar la comunicación con ella; su voz calmada se había convertido en su salvavidas. Lisa le prometió seguir al tanto, por si quería hablar de nuevo con ella.

Brian Norton iba saliendo de su trabajo en el centro de control de tráfico aéreo de Fort Myers cuando su jefe lo alcanzó para decirle que había una emergencia. Norton, de 48 años, era uno de dos controladores con experiencia como pilotos que estaban de servicio esa tarde, junto con Dan Favio, de 29 años, quien apenas hacía dos meses que estaba en Fort Myers. Ninguno de los dos controladores había piloteado un King Air 200, pero Favio conocía a alguien que sí lo había hecho: su amigo Kari Sorenson, de 43 años, piloto privado a quien había conocido cuando trabajaba en el aeropuerto de Danbury, Connecticut.

Sorenson había sufrido pérdidas en accidentes aéreos. Cuando él era adolescente, su padre, también piloto privado, había muerto al estrellarse su avión, y en 1996 su padrastro, piloto de demostración de jets particulares, había fallecido cuando el vuelo 800 de la aerolínea TWA explotó frente a Long Island, Nueva York. Sorenson, quien se hizo piloto para honrar a su padre, entre otras razones, se asignó la misión de evitar otros desastres. “Quiero hacer de este mundo un lugar un poco más seguro”, señala.

Mientras Norton se conectaba a una pantalla de radar, Favio se sentó junto a él y llamó por teléfono a Sorenson. Este le dijo que no había piloteado un King Air desde 1995, pero que aún tenía el manual de vuelo y el plano de la cabina de mando. Con ellos en mano, y con el número de serie del avión de White, se sentó frente a la computadora en su casa para averiguar el modelo de la nave en problemas.

—Nos va a ayudar otro piloto que conoce bien el avión —le comunicó Norton por radio a White—. ¿Está usted usando el piloto automático, o está volando manualmente?

—Dios me está ayudando a pilotear manualmente esta nave —respondió el empresario, aliviado por el anuncio de un apoyo adicional.

En la cabina trasera, su esposa y sus hijas seguían acurrucadas y asidas con fuerza de las manos.
—Bien —dijo Norton—, empezaremos a guiarlo hacia al aeropuerto. Vire 90 grados a la izquierda.

Por la velocidad con que estaba descendiendo, White temió no poder ejecutar bien la maniobra, así que pidió instrucciones para hacer ajustes y alcanzar la velocidad correcta.

Norton le transmitió la sugerencia de Sorenson —que ajustara el apuntador de rumbos—, pero White no sabía cómo usar ese dispositivo y no tenía tiempo para aprender. Su velocidad relativa oscilaba entre 230 y 100 nudos, así que había riesgo de que perdiera sustentación y cayera en picada. Finalmente, Sorenson encontró la solución:

—Díganle que maniobre como si el King Air fuera un monomotor. A fin de cuentas, un avión es un avión.
Al oír esto, White supo que no tendría más remedio que confiar en su intuición como piloto. Los tres hombres en tierra se limitaron entonces a darle instrucciones sobre los controles básicos del avión.
Poco después White estaba volando de manera más estable, y cuando descendió a unos 600 metros, divisó una franja gris a lo lejos.

—Creo que estoy viendo la pista jus-to enfrente de mí —señaló.

El avión estaba a 24 kilómetros del aeropuerto, alineado para la aproximación final. La siguiente instrucción de Sorenson fue que White redujera la velocidad a 160 nudos, y que luego hiciera descender el tren de aterrizaje y los frenos aerodinámicos.

—Cuando aterrice, si es que lo consigo, ¿tiro hacia atrás la palanca de aceleración? —preguntó White.

—Sí —contestó Norton—. Tire la palanca y frene al máximo.

El altímetro indicó 550 metros, luego 300 y después 150. Un ejército de ambulancias y camiones de bomberos se había colocado ya a lo largo de la pista de aterrizaje. Terri y sus hijas rezaron con más fervor.

—Todo se ve bien desde aquí —le dijo Norton a White—. Adelante, la pista es toda suya.

En el centro de control de tráfico aéreo de Miami, un supervisor le dijo a Lisa Grimm que White había logrado aterrizar, y que el avión no se había salido de la pista ni se había incendiado. Momentos después, el recinto estalló en gritos de alegría y aplausos.

En Fort Myers, Favio salió corriendo del edificio para ver lo que había ocurrido. El King Air estaba posado en la pista, reluciente bajo el sol de Florida luego de un aterrizaje perfecto. Tras recibir instrucciones de apagar los motores y abrir la puerta, White y su familia salieron del avión, tambaleándose. Los socorristas sacaron a Joe Cabuk de la cabina de mando y trataron de reanimarlo, sin éxito. Más tarde, la autopsia reveló que había muerto de un infarto.

De vuelta en casa, en Louisiana, Doug White les envió vouchers de regalo canjeables por una cena a Lisa, Norton, Favio y Sorenson. Ellos, a su vez, le reconocieron la mayor parte del mérito por haber logrado hacer aterrizar el King Air sin ningún daño. “Todos sentimos haber cumplido con nuestro deber- dice Sorenson-, pero el final feliz se debió sin duda a Doug. Nosotros sólo le dimos las herramientas para hacer la tarea”.

Durante un mes después del incidente, una pesadilla despertó a White todas las noches al filo de las 3 de la madrugada: una y otra vez, soñaba que se encontraba frente a los controles de un avión que no sabía cómo pilotear.

Ya retomó sus clases de vuelo, pues quiere estar preparado en caso de afrontar otra emergencia. Sean cuales hayan sido los recursos de los que se valió aquel domingo, cree que su familia y él se salvaron gracias a un poder superior. “Dios nos dejó vivir por alguna razón”, concluye.

Y Terri agrega: “Sólo espero que tengamos suficiente juicio para reconocer esa razón cuando finalmente debamos saberla”.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Imagen martha
martha

excelente nota , son de mi preferencia

Imagen María Silvina
María Silvina

Simplemente decirles que me encantó. Trato de pensar que hubiera hecho yo en ese lugar, por Dios!!!!

Imagen Hector Eduardo
Hector Eduardo

¡Simplemente, una historia increíble! No puede dejar de estar en el próximo número.

Imagen Patricia
Patricia

Muy buena la historia...cuando parece que flaqueamos....una fuerza superior nos ayuda.

Imagen Angelina
Angelina

La historia atrapante, espero que la incluyan....

Imagen Filomena Beatriz
Filomena Beatriz

Esta historia es verdaderamente impactante. Nos demuestra cómo somos capaces de sobrevivir en medio de un desastre, sin entender a veces cómo fuimos capaces de lograrlo. Es en esos momentos cuando entendemos que Dios nos ama, pero demasiado.

Imagen Graciela Amalia
Graciela Amalia

Es indudable que no podemos saber como será nuestra reacción ante a una situación límite, hasta que no estamos frente a ella. Mas allá de nuestro conocimiento o experiencia personal; nuestro deseo o necesidad de preservar la vida de nuestros seres queridos y la propia; está el poder de Dios que def

Imagen DANIEL JESÚS
DANIEL JESÚS

Decisiòn que salva vidas

Imagen Juan Carlos
Juan Carlos

Creo que Dios hace las cosas perfectas, los principales protagonistas de la historia se los describe como hombres de fe, uno un diacono de una iglesia baptista el otro ente una crisis como la descripta se encomendo a Dios. Todo esto no fue casual Dios intervino para que la historia tenga un final fe

Imagen ana maria
ana maria

una historia atrapante, estoy encantada de que incluyan estos tipos de articulos, sirven como ejemplo de vida, de desafios

Imagen Ramón Martín
Ramón Martín

Se trata de un excelente artículo, típico de Selecciones, que nos acostumbró a leer cosas de la vida real [¿recuerdan la sección sobrer la vida real?], que contieinen lo que, a mi modesto criterio, deben contener: 1) Riqueza literaria; 2) Mensaje de valor moral; 3) Entretenimiento.

Imagen virginia
virginia

Me encantan las historias de supervivencia y enterarme de gente q saca fuerzas de no se donde para lograr salvarse...........demosle crédito a la voluntad de sobrevivir, q estoy segura q fue lo q logró mantenerlos a salvo.

Imagen Norberto M.
Norberto M.

Muy buen relato que te lleva a leer hasta el final sin desviar la vista ni por un segundo de la pantalla. Que sigan publicando historias atrapantes, como nos tienen acostumbrados.

Imagen corina
corina

atrapante! muy buena la redaccion...

Imagen Rubén Justo
Rubén Justo

Este artículo me gustó, y el tema me toca de cerca por que soy aerodeportista. En ese sentido deseo que el tema sea más frecuente en vuestra revista pero no de trajedias peligrosos; el ser humano corre peligro todos los días al salir de su casa y aún dentro de ella. Pero existen actividades que son

Imagen cristina
cristina

Me gusta como esta narrada la nota, logra uno ponerse en el lugar y vivir cierta emoción.

Imagen micaela
micaela

Excelente nota, sin dudas deseo verla publicada. Como controladora de transito aereo no me toco vivir una emergencia de este tipo, pero si situaciones conflictivas en las que una decision inmediata (por parte del piloto o por parte del controlador) llevo al mejor decenlace. Admiro a los profesional

Imagen Daniel
Daniel

Excelente el desarrollo de la nota, se la puede leer con la sensacion y emoción como si se estuviera en la situación del piloto.

Imagen María Inés
María Inés

Estoy totalmente de acuerdo con canguro2. Además, literariamente atractiva y con una muy buena frase-remate.

Imagen Maximo Edgardo
Maximo Edgardo

Espectacular rrelato, muy buen trabajo de los controladores para poder guiar a una persona que no tiene el conocimiento de volar una aeronave. Muy buena predisposición del pasajero para asimilar las instrucciones que se les transmitia y tener un final feliz tanto humano como naterial

Imagen Luis Alberto
Luis Alberto

Simplemente Espeluznante. Me gustaría no estra en su lugar.

Imagen NORMA MARIA
NORMA MARIA

Está bueno este relato. Pienso que el final feliz tiene que ver con que contaban con una persona que tenía conocimientos y experiencia sobre pilotear aviones. En cuanto a la razón que tuviera Dios por darles otra oportunidad, ¡quién sabe! Creo que de eso, siempre nos olvidamos y nunca llegamos a d

Imagen Luisa
Luisa

EXCELENTE NOTA. Este tipo de historias tienen un sentido valiosisimo de hacernos entender que unidos podemos con todo. Ademas de saber que el poder de Dios esta siempre a nuestro lado.-

Imagen OSCAR
OSCAR

Sin lugar a dudas, esta emocionante historia deja al menos dos importantes motivos para refleccionar: La clave está en el fallecido piloto: su edad no es la adecuada para efectuar vuelos y cabría preguntarse si se le efectuaban controles habitualmente. La otra reflección es que, sin quitarle méritos

Imagen Daniel
Daniel

Muy buena nota. Sobre todo, una historia asi, nos enseña que con la colaboracion y el esfuerzo conjunto, el ser humano puede superar las circustancias adversas y salir airoso aun cuando las probabilidades de exito son minimas. En situaciones de peligro vcomo estas, se distinguen las personas que

Imagen Alicia Susana
Alicia Susana

Muy buena la nota. Esta demas decir que todos unidos lograriamos muchas cosas y porsupuesto la mano de nuestro Dios siempre esta presente.

Imagen Fernando José
Fernando José

Si hay dudas sobre la existencia de nuestros angeles guardianes - quizás sea este relato un indicador - de su vigencia en nuestra vida de relación.

Imagen LAURA TERESA
LAURA TERESA

Realmente increible, parece una pelicula!!!!!!!!!! Eso es estar en el lugar indicado en el momento en que se precisa!!!!!!!!

Imagen ANA MARIA
ANA MARIA

Si bien pasaron por un feo momento, el dueño del avión a pesar de todo tuvo una ferrea voluntad de salvarse el y su familia, no se dejo llevar por el pánico, y sobre todo Dios estaba con ellos, no era su hora, ojala puedan descifar cual era su desiño

Imagen JORGE O
JORGE O

Leer este relato, me ha hecho un poco vivirlo, ya que soy piloto y si bien vuelo desde el año 1967 no tengo un frondoso historial, pero conozco "un poquito" de esta infinita actvidad; y mas allá de toda la pericia, entrenamiento o idoneidad que pueda tener una persona en comandar un avión, solo Dios

Imagen Graciela Ester
Graciela Ester

Muchas veces la realidad supera la ficción y éste es uno de esos casos. Es admirable el trabajo de White ( piloto a la fuerza por las cicunstancias ) y el equipo que lo asistió en el aterrizaje. No olvidemos tampoco el ruego de su esposa Terri a Dios.

Imagen Silvia
Silvia

Es una nota interesante que nos introduce -como tantas otras- en un mundo específico. Vale la pena leer estas experiencias.

Imagen Valeria
Valeria

Suerte tuvo White de tener conocimientos aunque sea básicos...suerte y mucha valentía...

Imagen Valeria
Valeria

Suerte tuvo White de tener conocimientos aunque sea básicos...suerte y mucha valentía...

Imagen ANA
ANA

una nota interesante y amena, mas alla del momento patetico que tuvieron que pasar. cuando uno ha tenido alguna experiencia en vuelos complicados, como es este caso, sabe y revive lo que pasan los protagonistas. tuve una experiencia con un vuelo que tuvo algunos problemas (ni parecidos a este por la

Imagen JULIO FABIAN
JULIO FABIAN

EN EL MOMENTO JUSTO E INDICADO

Imagen HECTOR GUSTAVO
HECTOR GUSTAVO

Es una nota muy interesante y pienso que el señor White tenia un don y lo supo aprovechar, ya que logró, garcias a a la ayuda de tierra pilotear el avión y hacerlo descender satisfactoriamente. Además creo que Dios lo ayudó.

Imagen jorge alberto
jorge alberto

generalmente las personas capaces de semejantes proezas tienen cierto conocimiento (poco o bastante), pero también y principalmente una gran tranquilidad y valor para enfrentarlas.

Imagen vivian estelve
vivian estelve

Muy buena nota,y el universo y Dios a su favor.

Imagen Adrian
Adrian

Me estremesio mucha la nota y da el ejemplo que entre todos en una misma situacion es posible sortear toda dificultades.

Imagen Elva Natalia
Elva Natalia

Excelente nota. Felizmente el conocimiento elemental que tenía pudo ser de ayuda, con el auxilio de otros. más el esfuerzo realizado y los rezos de la Flia. buscando la inestimable ayuda del Todopoderoso fueron más que valiosos. Todo esto junto hizo que no ocurriera una catástrofe.

Imagen Jose Antonio
Jose Antonio

Exelente, me gusta este tipo de notas.

Imagen Fernando Raul
Fernando Raul

Historia con buen suspenso, nada común.

Imagen Gisela
Gisela

Que bárbaro!!!!! y muchas de estas historias ni salen en los medios!!!!! un genio este hombre y muy valiente!!! lo felicito

Imagen JOSE S
JOSE S

una aventura menos mal que este hombre tenia conocimientos,

Imagen ana
ana

ES UN ARTICULO,INCREIBLE, Y REAL,SE HAN LEIDO MUCHO SOBRE CASOS SIOMILARES, A MI ME LLAMAN MUCHO LA ATENCION, SON MOMENTOS DRAMATICOS, Y SIEMPRE HAY UNA PERSONA QUE SE ATREVE PELEAR POR TODOS. mE GUSTO MUCHO

Imagen JORGE
JORGE

Me gustó mucho la nota.....es atrapante y está muy bien narrada. Dios también estuvo con ellos........

Imagen Eduardo Jesus
Eduardo Jesus

muy buena..atrapante

Imagen Hilda Nora
Hilda Nora

Una historia con final felíz

Imagen ANGELICA
ANGELICA

Excelente nota, en esos momentos uno saca fuerza de donde no tiene.Y coincido con el protagonista, esto paso por algo y hay que estar atento a las señales.

Imagen Amanda Raquel
Amanda Raquel

Muy buena la nota, una historia con mucho significado con respecto a la oportunidad que Dios les ha concedido. me encantó

Imagen Edith Dalinda
Edith Dalinda

Exelente nota, muy bien narrada, El mensaje que ofrece esta nota, la podemos encontrar entre líneas, para los que creemos que hemos venido a este mundo para elevarnos y crear conciencia colectiva positiva.

Imagen Enrique
Enrique

Necesitamos más historias como esta en la que nos hace ver de primera mano el potencial que tenemos dentro nuestro y desconocemos. Cuántas veces nos vemos volando un "avión" que desconocemos y ya sea por nosotros mismos, por nuestros seres queridos, o por alguna otra razón profunda nos encontramos s

Imagen CARLOS
CARLOS

mi papá fué piloto de aviones monomotor acá en la prov. de Mnes. y llevaban el correo y pasajeros. Hasta hizo un aterrizaje de emergencia!!! en un camino de tierra con una pasajera! en los años 50. Se le plantó el motor y salieron ilesos. Bueno esta historia nos enseña mucho. 1ro que nos preparemos

Imagen Melina
Melina

Muy linda historia

Imagen María Cristina
María Cristina

Muy buena nota... no podía dejar de leer para conocer el final.... pero como dije en otra nota creo que la mano de Dios está en todas partes y por sobre todo en situaciones como esta. Me atrapó y me dio mucha paz el final feliz.......

Imagen Silvia Adriana
Silvia Adriana

Desde el título la nota llama la atención. Interesante lectura. Nos enseña a valorar el verbo pedir, recibir y dar siempre.

Imagen CARINA MARICEL
CARINA MARICEL

me encanto el articulo, y creo que a pesar de haber tenido un buen apoyo profesional para lograr un aterrizaje con exito tubo tambien un apoyo superior para mantenerse calmo y que saliera todo bien.

Imagen Maria Cristina
Maria Cristina

Muy buena Nota , llama la atencion desde el titulo y la mantiene al leerla buscando el final.Si bien tuvo un final feliz , ante la emergencia , la fé de todos puso en ese momento a las personas indicadas para poder guiar al piloto. Muy buena historia y muy bien narrada ...nos hace ver que Dios siem

Imagen Stella Maris
Stella Maris

Interesante relato, parece la trama de una película. Uno piensa que estas cosas no suceden en la realidad.

Imagen Griselda
Griselda

Me pareció una nota muy buena, bien relatada y con un mensaje importante para mi y todos los lectores. Esta vivencia nos muestra varias cosas para valorar, en primer lugar tener en cuenta a Dios que está siempre atento a nuestras necesidades, no dejarlo de lado, y después que siempre se puede salir

Imagen daniel
daniel

me parecio buena historia esta bien relatada y lo mejor de todo que atrapa, es decir no permite dejarla por la mitad

Imagen Nelba
Nelba

Muy buena historia. Interesante desde el principio y un final feliz. Me gustan mucho las historias o hechos verdaderos.

Imagen Erica
Erica

muy buena nota! me parece un milagro lo que paso ahi arriba! gracias a las personas que lo lograron

Imagen Nelida Isabel
Nelida Isabel

Que decir de esta nota exelente ya qque mientras leemos estamos en un gran suspenso me encanto y el titulo de Necesito ayuda aqui arriba me parece perfecta ya que si lo miramos no solo pedia ha los controles sino tambien a Dios no? muy buena ,

Imagen oscar
oscar

Excelente nota, no se puede dejar de leerla. Sin duda que en esto estuvo la mano de Dios..., fue El quien piloteo ese avion y lo aterrizo sin daños.

Imagen Alejandra Graciela
Alejandra Graciela

Evidentemente, no era la hora ni el lugar ni el momento.Dios les otorgó una vida nueva, dis- tinta,con más compromiso y agradecimiento.Que cada día que comiencen y terminen le den las gracias a Dios por haberlos bendecido con este milagro. Saluditos.

Imagen norma
norma

hermosa historia!!!!

Imagen Mario
Mario

Muy buena nota !

Imagen Karina
Karina

uy no me gustan estas notasssss, yo viajo muy seguido en avion!!!!!!!!

Imagen ROSA
ROSA

Que bueno, excelente, me encantó la nota, el relato y el final.-! Creo que son personas muy positivas y pusieron de su parte, lo que podian para salir adelente en este problema, y gracias a dios que todo salió bien!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Imagen María Ingrid
María Ingrid

Sin palabras... Excelente, de verdad... Qué decisión y coraje!

Imagen marta
marta

Excelente nota!! Un verdadero ejemplo para poder afrontar una situación complicada

Imagen Carlos Angel
Carlos Angel

Hola a todos los que leen selecciones, me parecio excelente la nota y soy un apasionado de la aeronautica, por lo cual me encanto la nota y celebro que haya terminado todo bien pese a la muerte del piloto.

Imagen CARMEN ALICIA
CARMEN ALICIA

Yo viajé en un avión de Aerolineas Argentinas a España ; pero me tube que tomar DRAMAMINE pues le tengo terror a las alturas; no quiero ni pensar el miedo que pasarían. Aunque como siempre , el deseo de subsistir predomina y eso más la ayuda de Dios lo ayudó a maniobrar con calma. FELICITACIONES!!

Imagen silvia irene
silvia irene

Una historia vivida muy bien contada. Debe sentirse una angustia muy grande el conocer que el avión puede quedar a la deriva,y caer a tierra totalmente descontrolado. !El sólo imaginarlo me causa escozor!.Pero por suerte hay en esta vida personas decididas,valientes, que ante grandes peligros no

Imagen ricardo
ricardo

Muy buena nota, una historia atrapante con final feliz

Imagen pedro
pedro

muy interesante.-

Imagen Mariana Edith
Mariana Edith

excelente nota y q coraje!

Imagen delia elvira
delia elvira

excelente que coraje

Imagen virginia
virginia

inquietante historia me tuvo en vilo todo el tiempo que garra,cuanto amor y fe por salvar gente

Imagen Sandra
Sandra

muy buen guion para pelicula

Imagen francisco
francisco

Es una excelente crónica, el solotítulo es un buen gancho, luego la narración mantiene aun más el ínteres. Es de destacar la calma del piloto al saber que aquel que lo hacia sentir seguro se había muerto, pero sí, es de destacar la pericia de todos. Finalmente es bueno mantener la fe para salir de l

Imagen Ezequiel
Ezequiel

Me gustan mucho las historias que se publican!

Imagen maria
maria

HOLA A TODOS !!!!!!!!!! MUY BUENA LA NOTA....ATRAPANTE HASTA EL FINAL....PARECE DE PELÌCULA

Imagen carmen patricia
carmen patricia

muy buena nota!!!! com todas las que se publican y lo mejor es que tuvo un final feliz. Ojalá y todos los eventos similares tambien lo tengan

Imagen Graciela
Graciela

Increíble esta nota !!! Parece el guión de una película !!

Imagen Marta
Marta

qué historia impresionante!!!

Imagen Laura Gabriela
Laura Gabriela

Muy buena nota

Imagen ANA
ANA

ESTA EXCELENTE LA NOTA...ME ENCANTÓ!!!

Imagen Lia Beatriz
Lia Beatriz

héroes anónimos suelen decirles a estas personas ...

Imagen pedro
pedro

muy buena nota.-

Imagen hghg
hghg

que increible nota

Imagen vanesa
vanesa

buenisimo

Imagen jorge Walter
jorge Walter

Una historia que merece ser contada. Muy buena...

Imagen Guillermo Manuel
Guillermo Manuel

Yo también soy piloto aficionado. Solo he volado Cessna 172 y 182. Como dicen en la nota, "un avión es un avión". Si conocés los principios básicos del vuelo, podés llegar a pilotear, con asistencia, cualquier avión. No digo que sea fácil, solo digo que es posible. De todas formas, depende del carac

Imagen Sara Elisa
Sara Elisa

Buena la historia

Imagen Marcela
Marcela

Excelente la nota.

Imagen NORA SILVINA
NORA SILVINA

Pocas personas conservan la calma y reaccionan ante una tragedia. A veces, aún con preparación y siendo profesionales en el campo de la seguridad, podemos quedarnos tildados ante una catástrofe. Bien por el heroe.

Imagen Luis Alberto
Luis Alberto

Muy buena nota, no desearia tener que vivir una situacion parecida, creo que el Amor a su familia lo llevo a realizar esa proeza.Felicitaciones

Imagen pedro
pedro

buena historia.-

Imagen Sara Elisa
Sara Elisa

Que bueno que todo salio bien para esta familia. Y que esto le haya llevado a seguir con algo que ya había aprendido. Es bueno saber que tenemos que aprender de todo un poco y asi poder salvar vidas. Muy buena esta nota.

Imagen Blas agustín
Blas agustín

Siempre es bueno aprender algo mas.

Imagen Sandra
Sandra

Buena historia, todo vale y ayuda para aprender

Imagen mirta violeta
mirta violeta

Primero quiero destacar lo bien redactado que está, casi lo veía. Y en estos casos es importante la tranquilidad que trasmite el que está ayudando, sin hablar rápido, apurado o ponerse ansioso porque el "piloto" no conoce los términos aeronáuticos.

Imagen maria
maria

Hay que tener nervios de acero para tomar las "riendas" en un caso como este...pero por suerte para todos, la historia tuvo un final feliz!!!

Imagen susana
susana

Impresionante, me quedé sin palabras.

Imagen Daniel
Daniel

excelente historia, por eso es bueno aprender siempre algo nuevo

Imagen tomas
tomas

muy interesante con muy buena perspoectiva de aprender mas

Imagen Ana Inés
Ana Inés

Conmovedora historia: Me hizo llorar.Cuanto coraje y decisión del "improvisado"piloto.¡Felicitaciones! Gracias a Dios el final fue feliz.

Imagen Norma
Norma

muy buen articulo

Imagen gladys
gladys

Muy buena! Atrapa hasta el final..

Imagen Jorge
Jorge

Realmente fenomenal, suspenso, tensión y una excelente redacción.

Imagen gustavo carlos
gustavo carlos

me gusto, muy lindo el articulo.

Imagen EMILCE NATALIA
EMILCE NATALIA

exelente.............................

Imagen jose guillermo
jose guillermo

es extraordinario lo que las personas suelen hacer, mas que nada recuperar el tiempo que ha perdido, después de ese acontecimiento vuelva a los estudios de vuelos, tan importante, que si no hubiera tenido seguramente no lo estaria contando, mil felicitaciones por su comportamiento y gracias a Díos q

Imagen Angel
Angel

Es bueno comportarse con serenidad ante tal magnitud de hechos. Dios lo ayudó amigo y felicidades.

Imagen Nancy Shirley
Nancy Shirley

Muy bueno

Imagen Angela Leonor
Angela Leonor

atrapante, muy buena

Imagen Elva Natalia
Elva Natalia

¡Que situación! Por suerte tenía conocimientos básicos y grandes los que lo pudieron orientar para que lleguen a destino- Imagino el estres terrible que debe haber tenido.

Imagen maria cristina
maria cristina

De película!!!!!

Imagen Mariana
Mariana

Parece una película!

Imagen ELINA VELIA
ELINA VELIA

Excelente!!!!! Sólo el coraje y la voluntad hace que un hombre pueda llegar a semejante logro. Gracias por contarlo.-

Imagen delia elvira
delia elvira

excelente

Imagen Jorge Nelson
Jorge Nelson

QUE HISTORIA. MUY BUENA

Imagen Jorge Nelson
Jorge Nelson

QUE HISTORIA. MUY BUENA

Imagen Jorge Nelson
Jorge Nelson

QUE HISTORIA. MUY BUENA

Imagen Marlene
Marlene

Buen articulo...

Imagen carolina
carolina

SERÀ VERDAD O HISTORIA?

Imagen leonardo
leonardo

para los que crean en dios...fe y milagro...para los que desconfien de este hecho...pienso que la editorial lo chequeo...y para mi que creo en la editorial y no creo en dios...la suerte estuvo del lado de esta familia el sabia volar y no era ni el momento ni el lugar del final.

Imagen Arturo Alejandro
Arturo Alejandro

Muy bueno,

Imagen Daniela
Daniela

UNA HISTORIA MUY INSPIRADORA! LO QUE DEMUSTRA QUE DIOS NO ABANDONA A TODO AQUEL QUE CONFIA EN EL.

Imagen natalia
natalia

Una historia muy conmovedora!

Imagen CARLOS
CARLOS

muy buena nota..!!!!!!

Imagen jose luis
jose luis

barbaro

Imagen Ramon Andres
Ramon Andres

¡Menos mal que algo sabía!

Imagen gisele amalia
gisele amalia

muy buena

Imagen gisela
gisela

h

Imagen Patricia Liliana Noemi
Patricia Liliana Noemi

Emocionante historia!!!!

Imagen Arturo Alejandro
Arturo Alejandro

Buena

Imagen Dennis
Dennis

Linda

Notas Relacionadas