22 curiosidades del Museo del Prado 22 curiosidades del Museo del Prado

Un recorrido por los dos siglos de la historia de un museo emblemático y sus aspectos menos conocidos.

1. Ilustre origen

La inauguración del Museo del Louvre de París en 1793 fue el prolegómeno de lo que conocemos hoy por patrimonio artístico. Madrid, que se recuperaba de la devastación que provocó la Guerra de la Independencia contra Francia, vio cómo el aire ilustrado del Louvre, la afición artística de la tercera mujer de Fernando VII, María Isabel de Braganza, y la multitud de cuadros del monarca que acumulaban polvo, se convertirían en el nacimiento del Prado.

2. Un día a la semana

El 19 de noviembre de 1819 se inaugura el Real Museo de Pintura y Escultura en el edificio creado en 1785 por el arquitecto Juan de Villanueva, que albergaba la Academia de Ciencias en la Planta Baja y el Gabinete de Ciencias Naturales en la Planta Alta. En su apertura, contó con 311 pinturas españolas. Se podía visitar un día a la semana y con autorización o recomendación de alguna personalidad de la corte. Los cuadros no tenían carteles explicativos. Solo figuraba un número y el autor impreso. En 1868 pasó de Museo Real a Museo Nacional.

3. Sala de la indecencia

En los inicios del museo, Fernando VII se quejó de una serie de obras que por su “poca decencia”, no debían mostrarse al pueblo. El monarca hacía referencia a las obras de desnudos, que constituían una vieja costumbre aristocrática del pasado. Así nació la sala reservada del Museo del Prado, a la que solo podía accederse con un permiso especial.

4. Gabinete de descanso real

A partir de 1828 se creó una estancia para uso privado de la Familia Real con multitud de cuadros y cuya singularidad era que contaba con una pequeña estancia anexa habilitada para la higiene personal. En ella se encontraba el retrete de Fernando VII, realizado en 1830 en madera de pino y recubierto de caoba y palosanto por Ángel Maeso. Hoy, la sala 39 del edificio de Villanueva vuelve a reunir la mayoría de las pinturas que colgaron en esa sala recreando de forma fidedigna la sala y el anexo, con orinales de estaño para mujeres y hombres y un estuche de aseo del rey. 

5. Pionero de las "fake news"

En 1891, el periodista Mariano de Cavia publicaba en el diario El Liberal un artículo titulado “La catástrofe de anoche: España está de luto. Incendio en el Museo de Pinturas”. El artículo, difundido por todo Madrid, narraba el incendio que había afectado al Museo del Prado en los desvanes y parte de las alas del edificio. La sorpresa se produjo cuando los madrileños se acercaron al museo y no existía incendio ninguno. Con una publicación ficticia, el periodista pretendió concienciar a la gente sobre el estado ruinoso en el que se encontraba el museo.

6. Museo circulante

La II República promovió en 1933 una ley sobre la protección del patrimonio, que sentaría las bases de la legislación vigente de los bienes culturales de España. Asimismo, en esa época tienen lugar las Misiones Pedagógicas, que consistían en acercar reproducciones de obras maestras a poblaciones de toda España. Fue lo que se llamó “museo circulante”.

7. Exilio en Ginebra

Durante la Guerra Civil se produce la evacuación de las obras más importantes del museo, en un periplo por un país devastado que comienza en Valencia y termina en Ginebra, donde se realizó una exposición en 1939. En 1938, el Gobierno republicano decidió evacuar a Cataluña lo más valioso, y las obras se depositaron provisionalmente en la fortaleza de Figueras, el castillo de Peralada y las minas de talco de La Vajol, antes de viajar a Ginebra.

8. El último exiliado

El 10 de septiembre de 1981 llega a España “El Guernica”, la obra maestra de Pablo Picasso, tras pasar 44 años expuesto en el Museo de Arte Moderno (MoMA) de Nueva York, tras la decisión de su creador de mantenerla lejos de la España de Franco. Se expuso en el Casón del Buen Retiro del Prado hasta 1992, cuando fue trasladado al Museo Reina Sofía.

9. Ampliación

La más significativa y la primera independiente de su sede histórica tuvo lugar en 2007 por el arquitecto Rafael Moneo, que proporcionó nuevos espacios para actividades internas, restauración, público o exposiciones. El proyecto para la rehabilitación del Salón de Reinos y creación de un “campus del museo” entre el Paseo del Prado y el Retiro está diseñado por Norman Foster y Carlos Rubio y a la espera de ejecución.

10. Los más copiados

Los artistas más copiados en la historia del Museo son Velázquez, Goya y Murillo. Según el registro de copistas, de cada uno de ellos han salido más de 5.000 copias. Las obras más copiadas son Los borrachos, Cristo crucificado y Las hilanderas de Velázquez, La vendimia, La gallina ciega y El quitasol de Goya, La Inmaculada Concepción y La Virgen del Rosario de Murillo o Las Dolorosas de Tiziano. Aunque hoy no se permite copiar Las Meninas de Velázquez, hace un siglo se hacían al año en torno a 20 reproducciones de esta obra.

11. Con permiso

Actualmente se autoriza a pintar en las salas del Museo del Prado a una media de 50 personas al año: un 75% son españoles y el 25% restante procede de países como Estados Unidos, China, Japón, Chile o Canadá. En 2017 se pintaron en salas 45 copias.

12. La importancia de Las Meninas

Una de las mayores referencias artísticas del museo, Las Meninas de Velázquez, sirvió de inspiración a muchos artistas. Entre ellos destacó Pablo Picasso, que realizo Meninas, una serie de 56 cuadros que analizaban y e interpretaban la pintura de Velázquez. Además, otros autores, como Richard Hamilton, hicieron su propia versión de la reinterpretación de Picasso.

13. Tamaño foto

El retrato de Carlos Ortiz de Taranco, obra de Federico de Madrazo y Kuntz, es el cuadro más pequeño que alberga la pinacoteca, con unas medidas de 11 x 8,5 centímetros. El más grande es La visión del Coloseo. El ultimo mártir, de José Benllure Gil, que mide  5,61 x 7,28 metros (más de la mitad del largo de un ómnibus estándar).

14. Los más antiguos

La obra más antigua del museo es la escultura Retrato de un funcionario egipcio, de alrededor del 530 A.C. Las pinturas más antiguas son los seis murales de la Ermita de San Baudelio de Berlanga, de 1125.

15. Tres millones de visitantes

El Museo del Prado ocupa la decimotercera posición entre los museos más visitados de Europa. El número de visitas se ha incrementado en un millón en la última década, hasta alcanzar los casi 3 millones en 2018. 

16. #10YEARCHALLENGE

En abril de 2019, el perfil #10YearChallenge del Museo del Prado consiguió el Premio Webby del público de The New York Times en la categoría de Redes Sociales por unirse a la iniciativa #10YearChallenge con retratos de diferentes personajes históricos que cuelgan en sus paredes y su evolución personal en diez años, al promover la inclusión de nuevos lenguajes como los hashtags, como el propio #10YearChallenge o #Prado200 por el bicentenario.

17 Más de 5.000 artistas

El museo alberga obras de mas de 5.000 artistas. Se destaca la colección de Francisco de Goya, con más de 1.200 obras entre pinturas, dibujos y estampas, Pedro Pablo Rubens, con 96 o Diego Velázquez con 55 obras. Tiziano cuenta con 43 obras y El Bosco con ocho, entre otros muchos.

18.La más visitada

La exposición “El Bosco. La exposición del V centenario”, en 2016, fue la más visitada en la historia del museo, con casi 590.000 visitas. El porcentaje de visitantes extranjeros supera el 60%.

19. La más viajeras

La Maja Vestida ha recorrido más de 47.000 kilómetros durante la historia del museo debido a préstamos nacionales e internacionales, mientras que la Maja Desnuda ha recorrido algo más de 28.000.

20. El “búnker”

En el sótano del museo se encuentra una sala protegida con un equipo de radiografía industrial y otro de reflectografía infrarroja donada por los Amigos Americanos del Museo del Prado. La reflectografía infrarroja es una técnica de análisis para conocer el dibujo subyacente que el artista hizo antes de empezar a pintar y determinante para evaluar el estado de conservación de la superficie pictórica. 

21. En femenino

En 2016, Clara Peeters se convirtió en la primera mujer pintora protagonista de una exposición individual en el Museo del Prado. Se destacan en la pinacoteca las obras de tres mujeres exponentes del Renacimiento y el Barroco, desconocidas para el gran público. Por este motivo, en abril de 2019 se mostró en diferentes pantallas de la ciudad de Madrid obras de Artemisia Gentileschi, pintora italiana barroca, célebre por sus pinturas de personajes femeninos, como Lucrecia, Betsabé o Cleopatra;  Sofonisba Anguissola (autora del “Retrato de la Reina Ana de Austria”, derecha) también italiana que trabajó en la corte del rey Felipe II y considerada la primera pintora de éxito del Renacimiento, y Clara Peeters, pintora flamenca que popularizó el uso del autorretrato escondido en objetos de naturaleza muerta.


22. El Prado “disperso” 

Buena parte de las 7.800 obras catalogadas en el museo están en diversas instituciones españolas de manera temporal. Con el programa “De gira por España” se ceden durante un mes pinturas de relevancia a los mejores museos del país, como el de León, Almería o Ceuta.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas