Imagen Imagen

Dos mujeres que luchan contra el cáncer, encuentran en el mar alivio y fortaleza para seguir adelante.

Cuando el cáncer interrumpe una amistad de toda la vida, dos mujeres encuentran consuelo y fortaleza en el mar.

Mi compañera de buceo, Carol, flota a 15 metros de la orilla. Nos mantenemos al tanto una de la otra, mirándonos cada pocos minutos. Hace días que buceamos cerca de Southwest Caye, una pequeña isla a 56 kilómetros al sur de Belice. Nadamos en silencio en el agua tibia, sobre planicies de arena y rocas de coral; vemos tiburones, anguilas jardineras y peces loro que avanzan tercamente contra la corriente.
Los buenos buzos son ingrávidos como astronautas y se ponen en cualquier posición. A Carol le gusta mirar las grietas de coral como si estuviera en un museo: de pie y con las manos cruzadas. Ahora yo estoy de cabeza y me asomo por un saliente.

Después de varios minutos miro a Carol, que está poniendo una de sus caras favoritas: frunce los labios, apoya las manos en la cadera, fingiendo que está nerviosa, y agita un dedo. Entiendo el mensaje: “Presta atención”. No se dirige a los peces. Hace seis años que Carol y yo buceamos juntas. Ella tiene un don innato para el buceo, igual que para muchas otras actividades físicas, y ambas viajamos con frecuencia a costas remotas.

Pero hace tres años, en la misma semana en que fue elegida como la primera jueza de su condado en el oeste de Oregón, se le diagnosticó cáncer de mama en fase IV.
Desde entonces hemos hecho cuatro viajes, y en cada salida Carolme ha pedido cada vez más directamente que la vigile. Por primera vez en nuestra larga amistad, nos decimos que debemos ocuparnos una de la otra, algo que siempre habíamos hecho, pero que no solíamos reconocer.
Como su fatiga empeoró antes del viaje a Southwest Caye, me dijo: “No puedo pensar en subirme a un avión ahora”. Estaba en medio de un ciclo de quimioterapia. Yo le recordé que me estaba resfriando y que, además, me molestaba una vieja lesión de un hombro y un esguince en una rodilla.
“Nos adaptaremos poco a poco —le dije—, pero no hay duda de que ya estoy vieja para los vuelos nocturnos”. “Mejor no hablemos más de la edad”, me contestó.

Carol tiene 53 años y yo 51. Nos conocimos en la universidad cuando ella tenía 18 y yo 16, y ambas nos estábamos adaptando a nuestra nueva independencia.
Carol, una mujer serena, con cabello ondulado y un irónico sentido del humor, me intimidaba. Ahora me hace reír que diga que en esa época era tímida e insegura. Ninguna de las dos recuerda claramente cómo comenzó nuestra amistad. Mientras yo criaba a mis hijos, Carol trabajaba en barcos pesqueros.
Mientras yo escribía libros, ella estudió derecho y puso un estudio especializado en derecho penal. Pero incluso cuando vivíamos en diferentes estados y nos veíamos poco, Carol era una parte importante de mi vida.

Siempre ha sido tan resistente como un perro de trineo, una comparación que le parece halagadora. (Carol piensa que los perros son mejores que la mayoría de los humanos.) Desde que la conozco me parece fuerte y tenaz; ha hecho excursiones y viajes en kayak, a menudo sola. Una vez, cuando acampamos juntas en Strawberry Mountain Wilderness, en Oregón, me dijo que nunca había experimentado el miedo; no sabía realmente cómo se sentía.

Cuando mi madre tenía 52 años se le diagnosticó cáncer de mama en fase IV; murió dos años después. Yo tenía 30 y sentí que era demasiado joven para perderla. Llamé a Carol y le pedí que hiciéramos masitas navideñas en su honor, utilizando sus viejas recetas.
Más tarde, la madre de Carol también murió de cáncer, igual que las de
dos amigas de la universidad, Kathy y Rebecca. Carol y yo las invitamos a unirse a las Huérfanas de las Masitas.

Ahora, las cuatro cocinamos juntas cada Navidad y conversamos sobre que algún día seremos viejas, muy viejas, unas viejas excéntricas, y nos sentaremos en mecedoras y diremos cosas raras dignas de citarse. Cuando a Carol le diagnosticaron cáncer, yo trabajaba como enfermera oncóloga. Su cáncer había sido sigiloso: se había extendido a sus huesos y abdomen antes de ser detectado. Yo sabía que la enfermedad no hacía distinciones y, dada mi historia familiar, no me habría sorprendido que fuera mi turno. Pero Carol rara vez se resfriaba...

Esto era distinto. Discutimos con calma sobre lo que debíamos esperar. Le hablé a su esposo de opciones de tratamiento e imprimí información sobre el cáncer de mama. Pero en privado lloré con todas mis fuerzas. Comencé a jugar dos papeles a la vez; cuando se enfermó mi madre, varios familiares esperaban que yo la atendiera como enfermera, algo que para mí era imposible: necesitaba ser su hija y nada más. Con Carol he aprendido que los papeles dobles ser tanto una amiga como una enfermera son complicados pero posibles. Aunque cada cáncer y cada paciente son distintos, no es fácil ignorar las estadísticas.

El pronóstico del cáncer de mama en fase IV es sombrío: sólo la mitad de los pacientes vive dos años después de su diagnóstico. Yo lo sabía muy bien. Carol comenzó un tratamiento con Arimidex, una nueva quimioterapia oral. Se sintió bastante bien y regresó al trabajo. El medicamento funcionó: aunque los tumores no desaparecieron (el cáncer con metástasis es crónico), tampoco aumentaron. A Carol le molestó que, al hablar de su propio cáncer, Elizabeth Edwards dijera: “Ahora sé de qué me voy a
morir”. Carol odia ser vista como una “enferma”, como una “paciente”, y también la idea de que su activa vida (su nuevo trabajo, su banda de cinco perros, su enorme huerta, sus numerosos amigos) gire en torno al cáncer. No ha sentido la necesidad de hacer una lista de sus deseos y de comenzar a tacharlos. Le gusta su vida tal como es y, lo más importante, le gusta ser parte de ella. Su poderosa salud ha sido una gran ventaja.

Después de varios meses de tratamiento, viajamos al atolón Turneffe, al norte de Belice. Planeamos con más cuidado que de costumbre lo que haríamos en caso de una emergencia y pedimos seguros de viaje por si debíamos cancelar. Por primera vez en su vida, Carol llevó medicamentos. Como fue criada dentro de la Ciencia Cristiana, le ha costado mucho aceptar los fármacos del cáncer y se resiste a tomar los medicamentos contra las náuseas y la fatiga. “No quiero nada de pesimismo”, me dijo. Hicimos lo mismo que en todos nuestros viajes: buceábamos dos o tres veces por día y, después, por las tardes, yo me acostaba en una hamaca y ella arrastraba hasta el agua un kayak de color amarillo y se deslizaba de un lado a otro de la laguna.

El invierno pasado, Carol sintió de repente dificultades para tragar: tenía un tumor alrededor del esófago. Tuvieron que dilatarle la garganta de forma mecánica, lo que provocó una infección. Pasó días hospitalizada y requirió sesiones de radiación para reducir el tumor.
Con eso supimos que el Arimidex había dejado de funcionar. Después de un viaje de buceo cerca de Bonaire, Carol comenzó una quimioterapia intravenosa. Ella y su esposo, David, planearon entonces un safari en África, algo con lo que ella había soñado durante años. Mientras definían los detalles, se le cayó el cabello, empezó a vomitar y conoció la verdadera fatiga. Se volvió neutropénica, es decir que su médula ósea no producía suficientes glóbulos blancos para luchar contra las infecciones; la noche antes de su salida hacia Johannesburgo tuvo 39°.

“En toda amistad duradera tenemos el recordatorio de que nuestros cuerpos son regalos temporales. No saber lo que viene después significa que todo es posible.” Otros pacientes se habrían dirigido al hospital. Pero Carol no es como otros pacientes. “No es seguro viajar en avión”, le dije. Temía por ella, pues conocía los riesgos. Quería que estuviera bien, pero ¿cómo podía sugerirle que se quedara en casa? ¿Y cómo no hacerlo? Al final, Carol viajó cuatro días más tarde, con una bolsa llena de pañuelos y antibióticos.

A su regreso recuperó el cabello, pero la fatiga persistió y comenzó a padecer neuropatía periférica (daño a los diminutos nervios de los dedos de manos y pies debido a la quimioterapia).
En Southwest Caye hacemos pequeños cambios en nuestra rutina. A Carol le molesta el calor, duerme mucho y se despierta lentamente por la mañana. Siente una presión continua en el pecho y cada tanto veo que se toca el esternón con aire pensativo. Con el cáncer, cada sensación es un síntoma. Nos sacamos los zapatos, como siempre, y no volvemos a calzarlos. Carol se hace amiga de Ninja, un pequeño cruce de terrier que viene todas las mañanas a hablar con ella en lenguaje perruno. Yo leo malas novelas de misterio; Carol se acuesta a leer bajo el sol una novela de Margaret Atwood.
Un día encuentra un machete y trata de recolectar cocos. Las palmeras que rodean nuestra cabaña están llenas de mirlos; en el manglar, espiamos a una pequeña garza verde.

El inmenso cielo cambia todo el tiempo: nubes amontonadas y arco iris, chubascos y estrellas. Un caluroso día estamos sentadas a la sombra y me dice: “Hoy se cumplen tres años de mi diagnóstico”. Nos quedamos en silencio por un momento. “Pensé que no saldría nunca del hospital”, continúa. “Sólo quería disfrutar las pequeñas cosas, lo que había del otro lado de la ventana. Cuando estaba sola daba vueltas por el cuarto, pero me sentía tranquila”.

Nunca habíamos hablado de esto; en general, tocamos los temas difíciles con tanta delicadeza como si fueran un diente dolorido. De mañana y de tarde caminamos hasta el muelle y atravesamos el oleaje en barco. Nos ponemos el equipo de buceo y nos sumergimos en el agua cristalina. Allí me olvido de muchas de mis inquietudes. Lo hacemos todo con calma, señalamos un pez cofre y dos enormes cangrejos que se arrastran hacia delante y hacia atrás, como pistoleros al atardecer. Un día, Carol
siente que algo no está bien con su regulador y me hace un gesto. Le pregunto si quiere salir, pero dice que no.

Nadamos muy cerca una de la otra durante el resto del paseo. Yo he necesitado su ayuda antes y me alegra poder corresponderle. Hay en ella una nueva fragilidad similar a lamía. Ahora sabe cómo se siente el miedo.
Por las noches vamos a un pequeño bar en el malecón, miramos el atardecer y hablamos de peces. Una pareja joven nos pregunta si somos hermanas. Nos reímos y respondemos que no.
“Somos amigas desde hace 34 años”, les digo. Puedo ver en sus rostros que no comprenden realmente ese tipo de tiempo. Cuando ellos nacieron, ya éramos amigas.

Carol camina todos los días por la playa. “La luz de la mañana”, dice, y no necesita agregar nada más. Su sed por el cielo, el mar y el mundo es constante; camina con gracia sobre las algas secas, de un lado a otro y mirando en todas direcciones. Una tarde, Carol y yo vamos en kayak hasta el arrecife. Carol soporta con paciencia mi torpeza y lentitud.

Atamos el kayak a una boya y buceamos con snorkel un rato. Encuentro dos calamares del Caribe que flotan en el agua poco profunda como barras de pan con enormes ojos plateados. Carol encuentra el pez escorpión más grande que hemos visto. De regreso hablamos sobre los campamentos de verano de nuestra infancia. Carol estuvo en Camp Fire Girls y yo en las Girl Scouts, y las dos añoramos esa época. Hablamos sobre los amigos que hicimos y sobre cómo los fuimos perdiendo poco a poco. El cielo es caliente y azul, y frente a nosotras la isla diminuta se ve como una línea en el horizonte. Me siento liviana, casi ingrávida sobre las olas.

“¿Alguna vez sentiste nostalgia por tu hogar?”, me pregunta. “Eso es algo que nunca he podido comprender”. Cada tanto hablamos de nuestro siguiente destino. Hago listas mientras ella duerme. Ahora nuestros planes son más teóricos y el viaje que esperábamos hacer algún día al sur del Pacífico parece muy remoto. El cáncer se ha vuelto parte de nuestra amistad. Algunas cosas han cambiado; igual que en toda amistad duradera, ahora tenemos el recordatorio visceral de que nuestros cuerpos son regalos temporales. No saber qué viene después, no tener idea de lo que sigue, significa que todo es posible. Tal vez a mí me atropelle un camión, mi razón se detenga o aparezca una sombra en mi próxima mamografía. La vida es peligrosa.

Buceamos por última vez en nuestro viaje. Nadamos lentamente sobre la gran arquitectura del arrecife.
Al llegar al agua azul y profunda, trato de dar una voltereta. Carol se acuesta de costado: una odalisca en traje de buzo. Entonces, extendemos los brazos al mismo tiempo como si fueran alas y fingimos que estamos volando.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Imagen cecilia
cecilia

Hermosa historia, la verdad que es muy triste y a la vez, muy tierna

Imagen marcela
marcela

LA NOTA ES CONMOVEDORA. DEBERÍAMOS VALORAR MÁS NUESTRA PROPIA VIDA Y NO PREOCUPARNOS POR PEQUEÑEES DE TODOS LOS DÍAS!!!!!

Imagen CAROLINA
CAROLINA

Las amistades así son las que nos hacen mejores personas..... nos podemos separar de los amigos, pero si no los olvidamos, esa es la verdadera amistad. Y como nos enseña Carol, seguir con actitud optimista nuestra vida haciendo frente al cáncer, es lo mejor. Está comprobado que ser optimista frent

Imagen Mónica
Mónica

Es una bellísima historia. Triste y optimista a a la vez. La amistad es uno de los pilares que nos sostiene cuando más lo necesitamos.

Imagen maria ema
maria ema

Historia que debría leerse mas seguido para valorar nuestras vidas y tomar como ejemplo la valentía y optimismo de estas mujeres.

Imagen ROSANA
ROSANA

Una tierna nota,con una gran enseñanza,sobre la fe,la amistad y la valoracion de la vida,las admiro!!!!!

Imagen SILVIA
SILVIA

la vida nos da lecciones a diario, algunas terribles otras más leves. El poder de la amistad es una de las respuestas a las necesidades del ser humano. No debemos vivir aislados y es la amistad, el amigo o amiga que está incondicionalmete con nosotros, quien podrá ayudarnos con toda la fuerza del

Imagen Griselda
Griselda

me parecio muy buena y mimama coincidio q esta ves estuvieron mejoralgunosarticulos y sobre todo una amistad sobre todo a prueba de tod me conmovio,yoestoy pasandopor una depresion severa y me dejaron solaojala tengaparientes y amigas como estamujer. Que nosenseña que a pesar de todo tienemuchas gan

Imagen Blanca
Blanca

Muy buena la historia, ya que demuestra que los amigos son un tesoro invalorable, sobre todo en momentos de adversidad...

Imagen Blanca
Blanca

Personalmente, tuve mi propia experiencia con el cáncer, cuando hace seis meses, a los 35 años, me diagnosticaron cáncer de parótida. Luego de cirugía y radioterapia, con resultados positivos, estoy agradecida a Dios por su ayuda y fortaleza, pero también agradecida a mis amigos y familiares por aco

Imagen Sandra
Sandra

hermosa historia... estas mujeres demuestran el valor de la amistad verdadera,... que hoy en dia es dificil de encontrar... pero sobre todo mantener en buenas y malas.. Tambien es cabe destacar la actitud positiva y el NO rendirse a la enfermedad... son un ejemplo de amistad y de lucha. gracias

Imagen María Cristina
María Cristina

Me encantó la nota ya que he descubierto hace tiempo que lo único importante en la vida son los afectos y la salud, y esta amistad elimina todas las barreras, las barreras de lo superfluo, de lo intrascendente ya que como dijo El Principito " lo esencial es invisible a los ojos". Todo lo demás es ve

Imagen lidia
lidia

Me encanta leer esta seccion de vuestra revista, ademas de informarme me doy cuenta que sin la amistad ni el trato con tus pares no deja que uno sea plenamente feliz ya que en casos como el de esta nota es cuando uno se da cuenta de lo que realmente tiene a su alrededor y de cuanto uno lo valora. Oj

Imagen noelia
noelia

hermoso, por estas cosas es bello vivir!!

Imagen Daniel Hipólito
Daniel Hipólito

El mar es algo maravilloso. Por algo todo aquel que vive en la ciudad, generalmente elige la calma y tranquilidad de esas aguas llenas de relajación.

Imagen Patricio
Patricio

El aire de mar, el buceo y la vida en contacto con la naturaleza es como un reencuentro con nuestro pasado unido al medio ambiente, verdaderamente sanador.

Imagen maria del carmen
maria del carmen

Indudablente el mar es mararavilloso! ! ! Pero la fuerza de voluntad , el apoyo de los afectos, y, en especial de los amigos, es fundamental en la recuperación de toda enfermedad. A mi se me murio un hijo en brutal accidente de motos al otro día de mi cumpleaños, lo enterramos el 24 de diciembre,

Imagen paula
paula

me encanto esta historia tengo 27 años y mi mejor amiga tambien, ya estamos casadas pero una vez al mes nos oranizamos para seguir en contacto, espero nuestra amistad vaya por el mismo camino de la fortaleza y el apoyo incondicional...

Imagen claudia
claudia

COMO DECIA MI TIA ,,,CUIDA A TUS AMIGAS ,QUE SON INCONDICIONALES LOS NOVIOS VIENEN Y VAN

Imagen Marta Elisa
Marta Elisa

q hermosa q es la amistad, pero para ello debemos cuidarla, mimarla, acompañarla sobre todo en los malos momentos, escuchar y poner el corazon en nuestras respuestas, el amigo o la amiga debe saber q siempre estamos y tomar x el ejemplo de Jesus ya q EL es Nuestro Mejor Amigo

Imagen maria ines
maria ines

me encantó la nota, yo soy "portadora" de cáncer de mama y tuve la gran suerte de trabar una hermosa amistad con la oncóloga que me asistió durante la quimioterapia, luego me transladé a hacer radioterapia a 200 km. de mi ciudad, lejos de mi flia, de mis afectos, de mi hogar y durante todo mi tratam

Imagen silvia
silvia

muy conmovedora...que triste es la muerte!

Imagen ELIDA ELVIRA DEL VALLE
ELIDA ELVIRA DEL VALLE

Cada lectura de esta indole te purifican mas el alma.Siempre sirve de ejemplo

Imagen silvina
silvina

LA AMISTAD ES LO MEJOR QUE TE PUEDE PASAR,SIEMPRE ESTA TU AMIGA ATENTA A LO QUE VOS NECESITAS,QUE LINDA ESTA HISTORIA,ME GUSTA MUCHO LEER ESTA SECCION

Imagen Romina
Romina

que exquisita lectura, la amistad mueve fronteras, da fuerza para seguir siempre en pie de lucha

Imagen Magdalena
Magdalena

Me interesó mucho el artículo. He vivido muchas experiencias en mi flía-mi madrina murió de cancer. Aún la recuerdo a diario! Cuidé a una gran amiga, en sus últimos días...qué ricos momentos se comparten! y ahora, otra gran amiga, se operó de cancer, pero parece que está muy bien. Es muy importante

Imagen MARIA DEL CARMEN
MARIA DEL CARMEN

Amistad palabra que encierra tantas cosas. Es en los momentos mas emotivos y cargados de preocupaciones como lo son las enfermedades o pérdida de seres queridos donde se reconoce la verdadera amistad, y lo digo por experiencia. Que bueno poder leer historias de vida verdaderas donde se demuestra el

Imagen Noelia
Noelia

La historia es hermosa a pesar de lo que encierra, una enfermedad tan grave como el cancer. El amor y la amistad siempre van unidos y es maravilloso encontrar ambos. Por ptra parte quiero comentar que me sorprende lo que dice el artículo acerca de que cancer con metástasis es crónico por que en ener

Imagen Hector Eduardo
Hector Eduardo

Me encantó la nota!

Imagen Irene
Irene

Excelente nota: *-¡¡AMIGA Q` MI ALEGRIA NO SEA CAUSA DE TU DOLOR, Y NI MI DOLOR CAUSA DE TU ALEGRIA, SI NO Q` MI ALEGRIA SEA CAUSA DE TU ALEGRIA Y ENFRENTEMOS JUNTOS EL DOLOR!! Cariños Irena

Imagen Miguel Daniel S.
Miguel Daniel S.

Que fuerza la de estás mujeres, son un muy buen ejemplo para toda persona que estè pasando por algo similar.

Imagen ROSA
ROSA

Que linda nota,a pesar de la tragedia de una enfermedad tan cruel como es el cancer¡ es bien cierto el dicho que reza, a los amigos los conoces en los malos momentos, yo tengo grandes y viejas (antiguas) amistades, con las cuales nos juntamos cada tanto para ponernos al dia de nuestra vida, pero

Imagen carlos alfredo
carlos alfredo

no me sorprende que hayan encontrado su vitalidad een el mar ya que senti lo mismo cuando estuve en la cordillera de los andes a mas de 5000 metros de altura ante semejante inmencidad llena de energia y vitalidad, debieron sentir lo mismo junto al relajante sonido de las olas y su reconfortante bris

Imagen Marcia Gisel
Marcia Gisel

Una nota muy emocionante! Estas mujeres son un ejemplo a seguir, tambien estos testimonios nos dan fuerza y nos ayudan a valorar las pequeñas cosas. Gracias por compartir su historia con todos nosotros.

Imagen Melina
Melina

Muy emocionante la nota, a pesar de todo las grandes cosas siempre quedan

Imagen ETELVINA SORAYA
ETELVINA SORAYA

yo tambien tuve cancer de mama en fase IV y se me expandio al higado y los pulmones y sigo luchando tengo muy buenas amigas de años y otras nuevas que conoci cuando mi hija empezo el jardincito ,les agradezco mucho porque ellas me ayudan en el dia a dia ya que uno pasa tantas cosas quimioterapias ,r

Imagen florencia ana
florencia ana

Una nota muy emocionante,habeces uno se siente habatido por pequeñeces.`

Imagen alexandra sofia .
alexandra sofia .

hermosa historia de amor entre amigas y tambien es triste,me identifico completamente xq tengo una intima amiga q esta muy emferma y me duele en el alma verla asi,y lucha x su vida,tiene una nena de tres añitos y perdio hace poco a su padre,es muy feo x lo q pasa pero yo se q de esta va a salir.te q

Imagen Viviana
Viviana

REALMENTE ADMIRABLE!!!! MUY BUENA HISTORIA DE VIDA..

Imagen graciela rita
graciela rita

LA AMISTAD...EL AMOR QUE UNE RECIBE INCONDICIONAL DIA A DIA ,ESTO DE ESTAS DOS AMIGAS ES UN EJEMPLO ,QUE DIOS LA BENDIGA ........

Imagen analia veronica
analia veronica

amistades como esas se ven muy poco, no es facil encontrar un amigo de verdad

Imagen angie
angie

Es una historia que encierra tanto de los verdaderos valores de la vida como lo es el encontrar en nuestra a alguien al que llamar amigo(a)... y me conmueve a lo màs profundo porque el cancer es una enfermedad sigilosa quien nos arrebatò desafortunadamente a un ser querido..es verdad los verdaderos

Imagen Mariana
Mariana

Esto es amistad con todas las letras.

Imagen emma
emma

Es verdad, que la fuerza de la amistad, nos hace superar, yo tengo a mi amigo, y Gracias a esa persona he superado momentos muy triste de mi vida. jamas olvido de decirle que lo quiero mucho, es como decirle, siempe vam os a estar unidos haciendonos compania.

Imagen Ana Patricia
Ana Patricia

Me conmovio mucho la nota y puedo asegurar que cuando uno tiene una gran amiga o varias podes salir adelante.

Imagen yaqui
yaqui

el poder de la amistad es para mi un tesoro importantisimo,yo soy muy amiguera,pero mas de una vez me han desfraudado triztemente.Por otro lado todavia tengo a mis amigas de niñez,vivimos muy lejos unas de otras,pero sabemos todo una de la otra,las amo mucho,a veces me dicen q es ridiculo amar a una

Imagen Iris
Iris

Muy buena la historia ,y nos está demostrando que cuando uno se enferma no hay que bajar los brazos ni deprimirse ,sino seguir todas las indicaciones medicas y apoyarse en los amigos y familiares y convencerse que se saldrá adelante... Pensar si otros pudieron yo tambien...y programarse siempre par

Imagen Guillermo
Guillermo

Todos quisiéramos poder contar con amigos o amigas así!

Imagen lucas
lucas

,.,

Imagen Edith
Edith

UN EJEMPLO DE VIDA . UNA ENSEÑANZA PARA NO BAJAR LOS BRAZOS

Imagen hector bernabe
hector bernabe

Muy buena nota

Imagen Graciela
Graciela

Bellisima nota.

Imagen IRMA BEATRIZ
IRMA BEATRIZ

MUY BUENA ESTA NOTA, ME TOCA MUY DE CERCA. EL CANCER ES UNA ENFERMEDAD QUE DE SOLO NOMBRARLA ME ATERRA.

Imagen monica
monica

es verdaderamente una nota impresionante. emocionante. es un ejemplo para no bajar los brazos

Imagen graciela
graciela

LA AMISTAD ES COMO LAS PLANTAS,AHI QUE CULTIVARLAS,TRISTE HISTORIA,CONMOVEDORA

Imagen Gimena Fernanda
Gimena Fernanda

los verdaderos amigos son aquellos que a pesar de todo, estan, no hay tiempo, espacio ni nada q obstaculice la persistencia de la verdadera amistad.

Imagen silvia beatriz
silvia beatriz

muy buena nota

Imagen DANIELA
DANIELA

ME GUSTO LA NOTA! A LOS AMIGOS LOS ELEJIMOS X ESO LOS DEBEMOS CUIDAR Y RESPETAR MAS

Imagen Blas agustín
Blas agustín

Esta nota conmueve hasta los huesos.

Imagen Joaquin de la Cruz
Joaquin de la Cruz

que buena nota!

Imagen Pedro
Pedro

conmovedor el articulo.

Imagen vanesa
vanesa

q divina nota...es hermosa

Imagen beatriz
beatriz

linda nota, pero nos enseña a vivir siempre intentensamente el presente. a aprovechar cada minuto

Imagen norma
norma

hermosa nota!!!

Imagen Stella Maris
Stella Maris

La paz se encuentra en aquellos lugares donde la naturaleza brilla con explandor!!!

Imagen Lidia
Lidia

Muy hermosa la nota. Hay que llevar una paz espiritual total, para superar el mal que pasan. Dios las bendiga!

Imagen MARIA LAURA
MARIA LAURA

Nada fácil el caso. Con sus edades de 51 y 53 años obvio que hay amistad fortalizada e inquebrantable. La felicito por estar en las "malas" como decimos por acá. A medida que pasan los años, creo que contamos los amigos con los dedos de las manos. Con el correr de las años te vas dando cuenta y "co

Imagen marta
marta

Hermosa nota, para que aprendamos a vivir intensamente cada día...

Imagen Carina
Carina

Excelente articulo !! Muy muy bueno !!!

Imagen Gloria
Gloria

bella nota, gracias!

Imagen hector andres
hector andres

me gusto

Imagen Nelba
Nelba

¡Una verdadera amistad la de éstas 2 mujeres! ¡Qué ejemplo de vida!

Imagen sole
sole

cuando sentimos el apoyo de los seres queridos nos dan mas fuerzas para luchar y por sobre todo vencer

Imagen Mario
Mario

Muy buena nota!!! Excelente !!

Imagen Nancy Shirley
Nancy Shirley

Exelente nota. Un buen amigo es alguien con el que puedo llorar en su hombro y no tiene problema que le empape la remera con mis lagrimas.... lo sé por experiencia

Imagen daniel antonio
daniel antonio

Excelente noticia, el destino, en este caso, le deparo una buena jugada, la amistad quiere decir mucho no? Depende de nuestra Psiquis un poco tambien no?....

Imagen francisco
francisco

Algunas veces, en la juventud más que todo, la salud es unbien que no es valorado, debe ser porque no representa algo ecónomico para el materialismo de hoy día, pero sólo basta una pequeña mirada a casos como este, par percatarnos de que la salud no se compr ni se vende como algo material, del cual

Imagen INES PATRICIA
INES PATRICIA

EXCELENTE!!! NOTA. MUY CONMOVEDORA. REALMENTE GRAN FUERZA!!! Y ÚNICA AMISTAD!!! SE VE LA AMISTAD Y AMOR MUTUO!!!!

Imagen viviana
viviana

Añoro tener una amistad de esa naturaleza.No he tenido esa suerte...

Imagen Mariana Edith
Mariana Edith

Muy buena nota !

Imagen sebastian
sebastian

gran nota

Imagen Cristina
Cristina

Un ejemplo...es cierto ,la amistad trasciende todas las fronteras,tristeza,peligros,incertidumbre.siempre que tengamos un amigo a nuestro lado,todo se hará más fácil.En todo tiempo ama el amigo,y es como un hermano en tiempo de angustias.Pr.17.17

Imagen Elbecia
Elbecia

La amistad es una experiencia única. Cuesta hacerla crecer y mandurar en el buen sentido. Pero es una experiencia muy hermosa.

Imagen alexandra sofia .
alexandra sofia .

hermosiima la nota!!!!!!!!!!,y me pone muy mal a la vez,yo perdí a laura este año,y es un dolor que voy a llevar el resto de mi vida!!

Imagen adriana
adriana

Excelente nota conmovedora, amistad es compartir tanto cosas buenas como malas, ser confidentes y apoyarse uno en otro

Imagen Adela Esther
Adela Esther

excelente nota. La amistad trasciende fronteras y lo amigos verdaderos los encuentras cuando mas los necesitas.

Imagen Adela Esther
Adela Esther

excelente nota. La amistad trasciende fronteras y lo amigos verdaderos los encuentras cuando mas los necesitas.

Imagen Jorge
Jorge

Emotivamente durísimo

Imagen María del Carmen
María del Carmen

El que encuentra un verddero amigo ,encuentra un tesoro.

Imagen Maria Liliana
Maria Liliana

Excelente nota. Hace un año que acompaño a mi madre en la lucha contra un cáncer.Aprendi a vivir la vida y disfrutar cada momento bueno.

Imagen Simple
Simple

Conmovedora la historia.Son ellas ejemplos de vida.Y quizás tienen más vida que los que no tienen esa enfermedad.

Imagen Ramon
Ramon

No se si a alguno. le pasa ho le paso. algo paresido.y desimos mi Amigo es como mi hermano.y aveses le confiamos mas a un Amigo. que a un hermano, yo tengo 4 hermanos. y nunca nos confiamos nada, pero tenia un Amigo que la pasamos mal muy mal juntos.y nunca nos separamos, y un Dia me Enferme. y fui

Imagen beatriz
beatriz

muy linda nota

Imagen graciela
graciela

Excelente y conmovedora nota !!!

Imagen Marlene
Marlene

Muy c0nmovedora la historia que bella la amistad es lo más bello de la vida!!!

Imagen gisele amalia
gisele amalia

hermosa nota, todo lo que te ayude a ser feliz y fuerte, es bienvenido

Imagen Brenda
Brenda

Hermosamente triste esta historia, chicas sigan adelante con esa maravillosa amistad. Un amigo es como un hermano en momentos de angustias! Las admiro!

Imagen gabriela
gabriela

las felicito, sigan asi, que la vida es hermosa y hay que disfrutarla por mas que tengamos problemas, todos los tenemos, pero hay que saber llevarlos y ustedes son un ejemplo de que todo se puede, como digo yo, esta en uno abrir la puerta a una aventura o a seguir adelante.

Imagen Elva Natalia
Elva Natalia

Una hermosa amistad que comparte los momentos más duros con paciencia y mucha comprensión disfrutando de la naturaleza a pesar de esa terrible enfermedad.

Imagen Alicia Lidia
Alicia Lidia

Por Dios, es emocionante!!!!!!!!!

Imagen natalia
natalia

Maravillosa historia de lucha y amistad.... linda historia!

Imagen jose luis
jose luis

barbaro

Imagen irene
irene

es hermoso descubrir el sentimiento de amistad,,yo lo encontre en una chica 20 años menor que yo,,un dia en un parque de diversiones,,ella vivia ahi y tenia un puesto estos de parque,,yo estaba mal,,nos pusimos a charlar y hasta el dia de hoy no dejamos de comunicarnos,,xq ellos viejan x todo el pai

Imagen Luis Felipe
Luis Felipe

Excelente mensaje; los amigos son angeles terrenales que nos acompañan a lo largo de nuestra vida. Muchas Bendiciones en esa lucha!!!!! Saludos desde COLOMBIA.

Imagen eva
eva

Muy conmovedora la nota. Un ejemplo de amistad y lucha.

Imagen gisela
gisela

n

Imagen Norma Guadalupe
Norma Guadalupe

la amistad es una de las cosas sin la cual no podria vivir.En muchas etapas de mi vida.las amigas me sostuvieron y como Carol y su amiga. Nos hemos sostenido,amado,retado.confrontado,todo lo que una hermana hace por otra. Mis amigas son algunas de hace45años otras de 33años y las demás desde hace

Imagen Patricia Liliana Noemi
Patricia Liliana Noemi

hermosa nota me encanto!!

Imagen Teresita
Teresita

Esta historia me encantó, es una hermosa historia de una gran amistad, compartir lo que cada uno vive, así con sencillez y amor

Imagen Rodrigo
Rodrigo

muy bueno

Imagen Lihuen
Lihuen

Hermoso, muy lindo artículo sobre la vida y la amistad.

Imagen Dennis
Dennis

Bueno

Notas Relacionadas