Tomar vino una vez por día beneficia su salud cardiovascular Tomar vino una vez por día beneficia su salud cardiovascular

Si bien el vino ha mantenido su reputación de bebida espirituosa amigable, existen otros alcoholes con menos prensa, pero con beneficios para la salud.

Bondades del vino

Decenas de estudios han demostrado que beber vino una vez por día disminuye el riesgo de enfermedades cardiovasculares en un 5 por ciento, y beber dos veces al día, lo disminuye de un 10 a un 13 por ciento.
El riesgo de un ataque cardíaco es menor porque el alcohol reduce los efectos nocivos del colesterol alto, a la vez que impide la formación de coágulos.
Además la ingesta regular y moderada de alcohol puede aumentar los niveles del colesterol bueno (lipoproteínas de alta densidad o HDL).
Lo cierto es que el vino tinto contiene ciertos polifenoles (como el resveratrol) que podría actuar como antioxidantes, por lo que es de esperar que proteja a las células de los daños que produce el uso de oxígeno en el cuerpo. Se cree que la oxidación de las LDL (colesterol malo) es la causa de la formación de coágulos en los vasos sanguíneos. Los polifenoles también fortalecerían las LDL contra la oxidación e impedirían que los glóbulos rojos se peguen formando coágulos.
Pero no solo el vino tinto trae beneficios para la salud. Resultados de varios estudios han vinculado el consumo moderado de alcohol con un riesgo un 32 por ciento más bajo de ataques cardíacos y una disminución en la posibilidad de que ocurra un ACV del 20 al 28 por ciento. Otros estudios sugieren que el consumo diario de pequeñas a moderadas cantidades de alcohol disminuye el riesgo de diabetes de manera significativa, aunque una ingesta abundante, por el contrario, lo aumentaría.

Aquellos que beben con moderación todos los días tiene alrededor de un 70 por ciento menos de probabilidades de desarrollar demencia senil, una disminución de la capacidad mental vinculada a la edad, que los no bebedores; también tienen un 30 por ciento menos de posibilidades de desarrollar el mal de Alzheimer.
El alcohol parece ofrecer una serie de beneficios en relación con el cerebro, diluye la sangre y ayuda a prevenir la formación de coágulos en los pequeños vasos sanguíneos del mismo. También estimularía la liberación de acetilcolina, una sustancia química relacionada con el aprendizaje y con la memoria.
Sin embargo,
no debe consumirse más que el límite diario recomendado. Si bien los efectos protectores del alcohol son impresionantes, su consumo excesivo aumenta significativamente el riesgo de sufrir problemas de salud y de caer en las adicciones.

Peligros de su consumo excesivo

Beber en abundancia durante un fin de semana, por ejemplo, aumenta las células grasas en el hígado. Si bien este es un órgano de notable capacidad de recuperación, el consumo continuado de alcohol puede producir daño hepático, problemas con el metabolismo de la glucosa y, eventualmente, cicatrización o cirrosis.
Los beneficios asociados con la bebida se pierden después de la segunda copa. Una tercera es más perjudicial que saludable, pues aumenta los niveles de triglicéridos sin reducir las LDL. Por eso la clave con el alcohol, es la moderación.

Graduación alcohólica de diversas bebidas

La graduación alcohólica es el porcentaje de alcohol que tiene un litro de la bebida en cuestión. Por ejemplo, el vino tinto suele tener una graduación de entre 10 y 14 por ciento: lo que equivale entre 10 y 14 ml de alcohol en cada litro de vino. Los cálculos son aproximados.
 La “graduación alcohólica” hace referencia a la concentración de alcohol en una bebida. La graduación de las bebidas blancas suele ser de un 57 por ciento de alcohol por volumen o un 48 por ciento por peso. El coñac  y el whisky suelen tener entre un 70 y un 80 por ciento de graduación alcohólica, lo que equivale a entre 33 y 40 por ciento de alcohol.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas