Tarta de crema de limón con relleno de bananas Tarta de crema de limón con relleno de bananas

Esta base crocante se cubre con una ligera pero deliciosa mezcla de limón y queso crema que se afirma al hornearse.

Porciones 8

Preparación 45’ + 30’ refrigeración

Cocción 30’

INGREDIENTES

Base de limón

  • 115g de harina blanca
  • 55g de manteca
  • 25g de azúcar impalpable, tamizada
  • Cáscara de 1 limón, rallada
  • 1 yema, apenas batida con 1 cucharada de agua fría

Relleno

  • 4 cdas. de mermelada de frutillas
  • 3 bananas firmes
  • 5 cdas. de crema de limón o lemon curd
  • 250g de queso crema bajo en grasa
  • 2 huevos, apenas batidos
  • Frutillas para decorar (opcional)

PREPARACIÓN

1. Cernir la harina en un bol, incorporar la margarina, y agregar el azúcar y la cáscara de limón. Añadir la yema y mezclar todo hasta formar una masa blanda. Envolver en papel film y refrigerar 30 minutos.

2.  Precalentar el horno a 200 °C. Estirar la masa y usarla para cubrir un molde desmontable de 23,5 cm de diámetro.

Pinchar la masa, cubrir con papel manteca y hornear diez minutos. Retirar el papel y hornear durante cinco minutos más. Sacar del horno. Bajar la temperatura a 180 °C. 

3.  Untar la mermelada sobre la base de la tarta caliente. Cortar las bananas en rodajas y colocarlas en forma pareja sobre la mermelada. Mezclar la crema de limón con un poco del queso crema; incorporar el resto de los ingredientes, junto con los huevos batidos. Verter sobre las bananas y extender de forma pareja.

4. Hornear de 30 a 35 minutos o hasta que el relleno esté firme y apenas dorado. Dejar en el molde sobre una rejilla para enfriar a temperatura ambiente antes de servir. 

Por porción

• 260kcal • 6g de proteínas • 11g de grasas totales (4g de grasas saturadas) • 88mg de colesterol • 36g de hidratos de carbono totales • 21g de azúcares • 1g de fibra • 90mg de sodio.

Consejo

La manteca puede reemplazarse por manteca clarificada:

Colocar la manteca en una cacerola a fuego mínimo por aproximadamente 30 minutos. Evitar el hervor.

Retirar con un utensilio la espuma que se acumula en la superficie.

Recuperar el líquido graso de color dorado. Desechar el suero.

Dejar enfriar sin tapar; durante el proceso, la manteca clarificada se solidificará y tomará consistencia.

Realizar un pequeño orificio en la parte sólida y desechar el suero que quedó en la parte inferior, conservando la parte central amarilla que es la manteca clarificada.

Envasar en recipiente hermético en la heladera; se conserva más de seis meses.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas