Pechuga de pato asada con polenta Pechuga de pato asada con polenta

El pato se adoba con una mezcla de especias hindúes, y se sirve con una suave polenta con choclo y arvejas, sazonada con chutney de mango.

A pesar de considerarla un alimento rico en grasa, la pechuga de pato es un corte de carne magra (una porción de 75 g de pechuga de pato cocida y sin piel tiene un 30 por ciento menos grasa que la de pollo sin piel). 

Porciones: 4

Ingredientes

  • 2 cdtas. de cúrcuma
  • 1 cdta. de sal
  • 3/4 de cdta. de azúcar
  • ½ cdta. de jengibre molido
  • 4 pechugas de pato sin piel, en mitades (de 125 g cada una)
  • 1 cda. de aceite de oliva
  • ¾ de taza de polenta
  • 1 ½ tazas de arvejas congeladas
  • 1 ½ tazas de granos de choclo congelados
  • 3 cdas. de chutney de mango finamente picado

Preparación

  1. En un bol pequeño, mezclar la cúrcuma, 1/4 de cdta. de la sal, el azúcar y el jengibre. Untar la mezcla en ambos lados de las pechugas de pato.
  2. Engrasar una sartén con el aceite. Agregar las pechugas de pato y cocinar durante 3 minutos por lado para que quede término medio. 
  3. Mientras tanto, en un bol pequeño, batir la polenta y 1 taza de agua fría hasta que la mezcla quede homogénea. En una olla poner a hervir 1 ¼ tazas de agua a fuego alto. Agregar, revolviendo, la mezcla de polenta y la sal restante, y bajar el fuego; dejar que se cueza, revolviendo frecuentemente, durante 7 minutos o hasta que la polenta esté espesa y tenga textura suave.
  4. Añadir a la polenta, revolviendo, las arvejas, los granos de choclo y el chutney, y cocinar 2 minutos o hasta que las verduras se hayan calentado. Rebanar el pato en diagonal en contra de la fibra y servir junto con la polenta.

Información nutricional por porción:

415 calorías, 5,3 g grasa total (11% saturada), 35 g proteína, 57 g hidratos de carbono, 4,7 g fibra, 149 mg colesterol, 920 mg sodio

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas