cómo hacer una salsa bolognesa cómo hacer una salsa bolognesa

Una salsa bolognesa bien hecha realza un buen plato de polenta, arroz o pastas. Conozca la mejor manera de prepararla y como "salvar salsas" arruinadas.

Para 4 a 6 porciones necesita:

• 1 cda. de aceite de oliva
• 1 cebolla finamente picada
• 1 zanahoria finamente picada
• 1 diente de ajo finamente picado
• 100 g de hígado de pollo trozado y picado
• 450 g de carne de res magra picada
• 100 g de champiñones en rodajas
• 2 cdas. de harina común
• 400 g de tomates picados
• sal y pimienta negra recién molida
• 1 hoja de laurel
•  ½ cdita. de orégano  
• 2 cdas. de puré de tomate
• 150 ml de vino tinto
• 300 ml de caldo de carne (de cubo o concentrado si no tiene casero)

Procedimiento

1 - Caliente el aceite en una cacerola grande de fondo grueso; añada la cebolla y la zanahoria.
2 - Cubra y cocine lentamente por 5 minutos hasta que la cebolla esté blanda. 
3- Incorpore el ajo, el hígado de pollo y la carne, y revuelva hasta que esté cocido.
4 - Luego, añada los champiñones y rehogue por unos minutos más.
5 - Incorpore la harina y los tomates, los condimentos y el puré.
6 - Vierta el vino tinto, el caldo y lleve a ebullición.
7 - Baje el fuego, cubra y cocine a fuego lento por 45-60 minutos.
8 - Si la salsa está demasiado líquida, retire la tapa y aumente el fuego los últimos 15 minutos y revuelva ocasionalmente. 
9 - Verifique que esté bien condimentada y retire la hoja de laurel antes de servir con spaghetti o tallarines.
10 - También puede utilizar esta salsa para una lasaña, arroz o polenta.

Cómo "salvar" salsas arruinadas

Hasta los mejores cocineros tienen problemas con las salsas; entonces, vale la pena saber qué hacer cuando surge el inconveniente.
• Salsa grumosa o jugosa: Retire del fuego, bata con fuerza en la cacerola con una batidora de alambre o con una batidora para tal propósito. Si esto no funciona, procese en una batidora o frote en un tamiz y, luego, recaliéntela.
• Demasiado liviana: En un tazón, use un tenedor para mezclar 2 cdas. de harina común en 20 g de mantequilla. Agréguelo a la salsa de a poco de una vez, hasta que se espese.
• Demasiado salada: Agregue 1 o 2 cditas. de azúcar o un poco de leche o yogur.
• Demasiado dulce: Agregue un poco de jugo de limón.
• Natilla o crema cortada: Mezcle, procese o cuele en un plato frío apoyado en un tazón de cubos de hielo y bata enérgicamente.
• Aderezo separado: Agregue una cda. de agua caliente. O comience de nuevo con la yema de un huevo y agregue gradualmente la mezcla cortada.
• Salsa holandesa cortada: Quite del fuego; luego, bata con 1 cda. de agua fría un poco de una vez hasta que la salsa comience a suavizarse. O retírela del fuego e incorpore un cubo de hielo en la salsa caliente. O bata la yema de un huevo adicional en una cacerola limpia hasta que se espese; luego, a fuego lento, bata gradualmente en la salsa cortada hasta que se suavice.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas