Imagen Imagen

Descubrí 10 ideas fáciles y deliciosas para aprovechar, de forma variada, todos esos tomates frescos y jugosos en su punto máximo de sabor.

No podés quedarte mirando cómo se echan a perder en la planta. ¿Pero qué hacer con toda esa cantidad de tomates? Antes de regalarlos a amigos y familiares, aquí te contamos nuestras ideas favoritas para usar estas fantásticas bellezas rojas (¡y de otros colores también!). Ahora, a trabajar mientras duren.

 

1. Salsa de tomates frescos sin cocción

Quitá el centro de los tomates y las semillas y cortá en cubos. Agregá un buen aceite de oliva, jugo de limón o aceto balsámico, ajo picado y un ramo de hojas de albahaca fresca picadas. Mezclá con pastas calientes y espolvoreá con queso parmesano fresco justo antes de servir.

 

2. Salsa de tomate con cocción

Calentá aceite de oliva en una cacerola grande; agregá una cebolla picada, ajo picado, un par de zanahorias en trozos (para darle dulzor y cuerpo) y salteá hasta que los ingredientes estén tiernos. Incorporá 1,5 kg de tomates pelados, sin corazón ni semillas. Cocé a fuego lento durante una hora o hasta que los tomates se hayan desarmado; dejá enfriar y pisá. Agregá un poco de albahaca y orégano y salpimentá a gusto. Volvé a colocar sobre el fuego y cociná lentamente hasta obtener la textura deseada. Usalos en el momento o dejalos enfriar y congelalos.

 

3. Sopa crema de tomates

Pelá y quitá las semillas de 500 g de tomates perita. Colocalos en una cacerola grande a fuego medio y cociná aproximadamente una hora, hasta que los tomates se desarmen. Llevá a hervor y agregá una pizca de bicarbonato para evitar que la leche se corte. Lentamente, incorporá 2 tazas (500 ml) de leche entera y calentá justo antes de su punto de hervor. Salpimentá y, si te gusta, agregá una pizca de pimienta de cayena. Serví inmediatamente o dejá enfriar y refrigerá.

 

4. Sándwich PLT de panceta, lechuga y tomate

Usá panceta ahumada cortada en rodajas gruesas, pan de masa fermentada, lechuga fresca, mayonesa y muchas rodajas gruesas de tomate. Espolvoreá con sal y pimienta negra fresca recién molida a gusto.

 

5. Sándwiches de queso grillados

Cortá el queso en tiras (tipo Gruyére es ideal) para que se derrita más rápido y usá rodajas de tomate más delgadas para que no se desarme. Con ayuda de una prensa para panini o sartén pesada presioná el sándwich durante el grillado.

 

6. Tomates asados al horno

Cortá los tomates en mitades y retirá la parte del centro. Colocalos en una placa para horno con la parte cortada hacia arriba y rociá con aceite de oliva; espolvoreá con un poco de sal y horneá de 2 a 3 horas a 100°C hasta que se desplomen. Dejá enfriar y refrigerá o congelá con el aceite. Ideales sobre pizzas, baguettes tostadas o pincelados sobre pollos o pescados.

 

7. Tomates perita disecados en horno

Quitá el corazón de los tomates (pero no peles ni extraigas las semillas) y cortarlos en rodajas de 2,5 cm. Disponé las rodajas sobre una placa para horno cubierta con papel manteca; agregá sal a gusto. Horneá a 80°C durante 8 horas. Guardá en un recipiente bien sellado, cubrí con aceite de oliva y, si te gusta, agregá un diente de ajo pelado.

 

8. Ensalada Caprese

Quitá el corazón de unos tomates bien grandes y coloridos y cortalos en rodajas gruesas; disponelos superpuestos en una fuente. Cortá rodajas de mozzarella fresca y colocalas entre los tomates. Rociá con aceite de oliva de buena calidad, unas gotas de aceto balsámico y sal marina. Formá una pila de hojas de albahaca fresca, enrollá como si fuera un cigarro y cortá en tiras delgadas (técnica conocida como chiffonade) y luego agregá esta juliana sobre los tomates y la mozzarella. Como variante se puede usar mozarella ahumada o queso de cabra en lugar de mozzarella fresca, o vinagre de jerez en lugar de aceto balsámico.

 

9. Jugo de tomate

Cortá tomates en cuartos, cociná a fuego lento en una cacerola no reactiva durante 10 minutos, presioná contra un colador y descartá los sólidos. Agregá sal a gusto y, si fuera necesario, un poco de azúcar para equilibrar. Colocá en recipientes y congelá.

 

10. Salsa

Quitá el corazón y cortá en dados unos tomates maduros. Agregá cebolla dulce o morada picada, ajíes jalapeños, jugo de lima a gusto, 2 a 3 cucharadas (30 a 45 ml) de cilantro fresco picado y sal. Mezclá bien y refrigerá durante una hora antes de servir.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Imagen jose luis
jose luis

barbaro!

Imagen Blas agustín
Blas agustín

Muy buen articulo

Imagen Elva Natalia
Elva Natalia

Muy bueno!

Imagen Monica Beatriz
Monica Beatriz

Me encanta el tomate y en verano lo aprovecho al máximo! .

Imagen delia elvira
delia elvira

muy bueno

Imagen claudia elisabet
claudia elisabet

me encantaron estas recetas

Imagen Natalia
Natalia

Muy buenas ideas!

Imagen fabian
fabian

gracias por las recetas

Imagen Elva Natalia
Elva Natalia

La mayoría de las recetas me parecen geniales

Imagen Dennis
Dennis

Muy buena nota !!!!!!!!!!!!

Notas Relacionadas