Mayo de 1949: Preocupación por el medio ambiente Mayo de 1949: Preocupación por el medio ambiente

Antes que el Cambio Climático fuera evidente, ya Selecciones se preocupaba por el impacto de la actividad humana sobre el entorno. En este extracto, con una actitud innovadora para la época, se anticipaban los problemas generados por una de ellas en América Latina. Si bien, por suerte, sus predicciones fallaron parcialmente, el problema persiste y es un desafío que debe ser considerado.

Camino de la Supervivencia

Libros SelectosWilliam Vogt. Mayo de 1949 


(…) Dirigiendo ahora la atención al sur, hacia la América llamada latina, todos esos países, con excepción de tres o cuatro, se hayan superpoblados. Si sus habitantes disponen de habitación y alimentos es a costa de una excesiva y acelerada destrucción de los recursos naturales. Sobre esos pueblos pende la amenaza de la bancarrota biológica como avalancha próxima a precipitarse ha caído. Ya ha caído sobre Haití y El Salvador en donde miles de gentes van acercándose lentamente a su fin por la desnutrición.

Las condiciones geográficas de esa parte del continente americano constituyen su más escabroso y fatal factor limitativo (…) La patagonia chileno-argentina es una semi estepa que sólo recibe 33 centímetros de lluvia por año. Produce pasto ordinario de bajo poder nutritivo y sólo se emplea para el apacentamiento de los rebaños (…) El nordeste brasileño es teatro de frecuentes sequías destructoras (…) Las planicies de la gran cuenca amazónica se hayan cubiertas de espesa selva y las lluvias son frecuentes allí; su suelo es pobre y cuando se talan los árboles se provoca la rápida disolución de las sustancias alcalinas del suelo por el agua lluvia, cuyo nivel excede de dos metros por año en ciertos lugares.

Con excepción de las pampas argentinas, las planicies de América Latina, ora por razón de la pobreza el suelo, ora por la desfavorable proporción de las lluvias, poseen tan poca capacidad productiva que los agricultores limitan a los pequeños valles que dejan entre sí las montañas o se ven forzados a trabajar las laderas con riesgo de que la tierra se vaya lavando bajo los pies mismos de los cultivadores. (…) A menos que se verifique una profunda transformación por lo que respecta al tratamiento de los suelos, la mayor parte de México se habrá convertido en desierto dentro de 100 años; Chile acaso en menos tiempo. El Río Magdalena en Colombia, que sólo tiene un curso de 1.520 kilómetros lleva más tierra vegetal océanos que el Misisipí-Misuri con un curso de 6.400 kilómetros. (…) En la generalidad de esas haciendas nada hacen los propietarios por detener la erosión. En Chile, por ejemplo, donde he recorrido unos 16.000 kilómetros, comprobé la erosión del suelo en un 90 por ciento de las laderas cultivadas, y en la parte central del país en todas las faldas donde pastaban ganados. En tan considerable extensión recorrida encontré solamente un campo que había sido arado en contorno.


(Las predicciones de Vogt, 71 años después, siguen siendo ciertas en Haití y en la Amazonía deforestada. Sin embargo, la invención de la siembra directa en Argentina y el surgimiento de nuevos fertilizantes produjo un milagro productivo, aunque la erosión continúa siendo un problema grave en Chile, Perú y Paraguay).


Seleccionamos los artículos más destacados publicados en nuestra querida revista a lo largo de estos 80 años de historia. ¡Conozca más haciendo clic aquí!

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas