Imagen Imagen

La riqueza natural de Jujuy es tan amplia como desconocida. Solo la Puna y los Altos hay unas 160 especies de aves.

¿Serpientes? 40 especies. Y, por si fuera poco, el misterio de Paddignton, el Oso de Anteojos.

El escritor y ornitólogo inglés William Henry Hudson, como es natural, veía aves por todas partes. No es raro que las encontrara hasta en los nombres. Es el caso de la palabra Jujuy: “El kakuy es un ave que frecuenta los bosques (…) Kakuy era el antiguo nombre de ese territorio, que los primeros exploradores deletrearon por error ‘Jujuy’”. Y así quedó.

Deseo o verdad, lo cierto es que la provincia norteña (tanto su puna, yungas y chaco seco) es un paraíso para los seres emplumados. Y se los da por tan comunes y eternos que “la distribución de las aves en Jujuy recién empieza a conocerse”, explica el biólogo, investigador del INECOA (Instituto de Ecorregiones Andinas) y el Conicet, Freddy G. Burgos.

La riqueza es tan amplia que “la gran mayoría es desconocida por el público en general, incluso no poseen ni nombres vulgares”, agrega. No pocas se divisan en las Serranías de Hornocal, en tanto los flamencos reinan por Salinas Grandes. En sus variados ecosistemas hay muchos pequeños tesoros, como es el caso del Qeu, “una especie de aspecto de perdiz, pero que está relacionada a los Avestruces de África”.

De estas gemas vivas, como así de las serpientes y las leyendas en torno al mítico “Oso de Anteojos” (que inspiró el personaje animado inglés Paddington), nos habla el investigador, que se lamenta por la desaparición progresiva de los bosques secos estacionales de la provincia, por el desmonte, con “miles, millones de años, borrados en pocos años”. Y quien celebra la felicidad de pasar sus días, trabajando, en el Bosque Montano; en particular en su “piso superior, donde termina el bosque, donde siempre hay muchas nubes”, con pájaros dentro de ellas que adjetivan y rebautizan a Jujuy con sus cantos.

– Entiendo que la avifauna es algo que te interesa mucho en particular. Si pensamos en Salinas Grandes y Serranías del Hornocal, ¿qué tipo de aves se encuentran allí?, ¿alguna está amenazada?, ¿hay cóndores en ambas o en Salinas?

En esos sectores se encuentran aves típicas de la Puna y los Altos, con elementos de prepuna, particularmente en el Hornocal, se pueden encontrar más de 160 especies diferentes, pero las que se destacan son los flamencos, y el Qeu (una especie de aspecto de perdiz, pero que está relacionada a los Avestruces de África).


Seguramente deben encontrarse aves amenazadas, pero la distribución de las aves en Jujuy recién empieza a conocerse, por lo que difícilmente se puede establecer una categoría de amenaza con seriedad. Sin embargo, se extrapolan las categorías brindadas por UICN (Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza) y adoptadas por el organismo oficial. Los cóndores se encuentran en toda la cordillera de los Andes, desde Venezuela a Tierra del fuego, es un carroñero magnífico, y están presentes en toda la provincia.

– En general, unos pocos animales o plantas, que generan simpatía o miedo, se llevan toda la atención en los medios y en la gente. Si tuvieras que destacar algún/os animales o plantas de Jujuy que no sean de estos “carismáticos”, ¿cuáles serían?, y ¿por qué son importantes?

– Las especies endémicas son las que destacaría, en todos los grupos, ya que son especies que mantienen afinidad con un solo tipo de ambiente definido, la gran mayoría es desconocida por el público en general, incluso no poseen ni nombres vulgares, como es el caso de Tomodon orestes y Poospiza baeri.

– Siguiendo la lógica anterior, ¿qué serpientes u ofidios se encuentran en Jujuy?, ¿alguno en Salinas y Hornocal o sus alrededores?

– En Jujuy hemos encontrado más de 40 especies de serpientes, de las cuales cuatro son de interés sanitario. La mayoría en tierras bajas. En el Hornocal puede estar presente la Yarará de Altura, cuya mordida puede causar serios problemas a la persona involucrada. Se recomienda no tocar, no alzar ningún tipo de serpiente, eso incluye no matarlas por diversos motivos que sería tedioso y largo explicar.

– Entiendo que alguna vez se observó o fantaseó con la presencia del Oso de Anteojos, el único oso que habita Sudamérica, en Jujuy. ¿Existe algún proyecto para reintroducirlo en las Yungas?

– Han pasado 18 años desde que empecé a frecuentar el hábitat del oso y aun mantengo la esperanza de cruzarme con uno, pero la suerte no me ha favorecido. Espero que aun existan vagando en Argentina. Sin embargo, a la fecha solo existen menciones y nada cierto, todo es anecdótico y las pocas evidencias que se han aportado fueron severamente descalificadas. Desconozco si existe algún proyecto para reintroducirlo.

Lea además: Hornocal y Salinas Grandes: dos maravillas jujeñas en la máquina del tiempo

– ¿Cómo es la realidad de las especies invasoras en los ecosistemas andinos de la provincia?, ¿qué impacto humano existe en los ecosistemas de Salinas y Hornocal?

– No puedo opinar sobre esto, ya que existe una gama amplia de contradicciones. No obstante, considero que el de las especies invasoras es un tema que no se ha debatido seriamente en la academia y mucho menos en términos evolutivos. El concepto parece sólido, pero los argumentos en contra de ellas (las especies invasoras) son muy ambivalentes, ya que “nativo” tiene implicancias éticas y usos políticos no previstos.
En cuanto al impacto humano por efectos del turismo, tanto en las Salinas como en el Hornocal, se sabrá con el tiempo, pero eso no implica que no se deba ordenar y controlar el turismo.

– ¿Existe algún lugar no tan conocido al que recomendarías ir a los amantes de la observación de aves y/o del entorno natural?

– La provincia de Jujuy, tiene numerosos lugares para los amantes de la Naturaleza, particularmente recomiendo el Volcán Granada o la Reserva Altoandina La Chinchilla  para el turismo, y toda la provincia para los biólogos o amantes de la naturaleza.

Lea además: De viaje a Salinas Grandes: ese cielo caído que mira para arriba

– Finalmente, en Jujuy se encuentran selvas de las yungas, quebradas de altura, salares y montañas andinas, esto le da una riqueza de vida animal y vegetal envidiable. ¿Cómo hace un biólogo para elegir en qué trabajar entre tanta diversidad?, ¿cómo ha sido tu caso?

– En Jujuy también se encuentra el Chaco Seco para complicar la elección, realmente es muy difícil poder elegir entre tanta diversidad de ambientes y especies, sin embargo, la frontera agrícola está simplificando la elección, ya que silenciosamente está eliminando toda esta diversidad que llevó mucho tiempo conseguir. Digamos miles, millones de años, borrados en pocos años. En otras palabras, estamos borrando el Chaco Seco y los Bosques Secos estacionales (conocidos como pedemonte) de la provincia de Jujuy, donde habita el Anta o Tapir.

En mi caso elegí a las aves que están presentes en todos los ambientes, pero sigo coqueteando con las serpientes, de las cuales poco nada conoce el público en general. Actualmente mi interés radica en comprender la biogeografía de las Aves del Bosque Montano en el norte argentino, que es el sector más heterogéneo de las Yungas, ello en el piso superior donde termina el bosque, donde siempre hay muchas nubes y buena temperatura ambiente para disfrutar de las aves.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas