Bañado La Estrella: El Quimilero, un “chancho” muy especial Bañado La Estrella: El Quimilero, un “chancho” muy especial

La imponente belleza del Bañado La Estrella nos asombra cada vez más con su fauna cautiva a visitantes y pobladores. El Quimilero es parte de ella, debe su nombre a la costumbre de alimentarse de los frutos del quimil (Opuntia quimilo), una cactácea común en la zona.

Visitar y recorrer cada una de las Maravillas Naturales Argentinas no solo ofrece los placeres de lo “escénico”, del disfrute del paisaje y la sensación de vastedad. También habilita el encuentro con mamíferos y árboles, reptiles y hierbas, anfibios y cactáceas; por mencionar algunas de las muchas formas que toma ahí la abundancia de la vida. Tales encuentros adquieren un valor todavía mayor cuando es posible alguna interacción amistosa, la observación de algún momento especial en la vida de esa especie o cuando ella misma es escasa y resulta un privilegio encontrársela.

En el caso de Bañado La Estrella, topar con el chancho quimilero, una de las tres especies de pecaríes (el cerdo autóctono de las américas), es un regalo. Hasta los años 70’ del siglo pasado se lo consideraba extinto, un ser que había habitado Sudamérica antes de la llegada de los seres humanos. Entonces, ¡sorpresa!, en el sur de Paraguay, el zoólogo Ralph Wetzel encontró ejemplares vivos.De ahí que su nombre científico sea Catagonus wagneri. Para los habitantes originarios tanto del país vecino como de la zona norte de argentina el “descubrimiento” no fue tal.

Lo conocían y tenía nombre: Curé-taguá en guaraní, y Nokkayk en Toba. Lo conocían por su vagabundeos al amanecer en busca de alimento. El cual encuentra, en las zonas secas, en las “bandejas”, “palas” o brazos carnosos de varias cactáceas. En particular en el “Quimil” (Opuntia quimilo), un cactus bastante común y por el cual fue bautizado por los criollos. 

Pero este pecarí, como buen porcino, no tiene problemas con expandir la dieta a lo que venga: raíces, leguminosas salvajes, insectos de todo tipo y hasta algún pequeño ratón.

Una de sus costumbres más características es su gusto por la sal. Pero, ¿dónde encontrar sal fuera de un salero en las vastas extensiones a campo abierto? En las “piedras de sal” formadas en la parte externa de los hormigueros. O, simplemente, comiendo tierra alrededor de ellos. Sus panzadas pueden durar hasta una hora.

Rápido, con buena vista y caminador, las piaras de estos chanchos están siempre listas para salir en sus recorridos. Las madres, que dan a luz en soledad, apartadas del grupo, tienen apenas una hora después del nacimiento a sus hijitos perfectamente disponibles para salir caminando. Es menos agresivo que las otras dos especies de pecaríes, lo que quizá se deba a que es la más grande, ya que pueden llegar a medir hasta 1,1 metros de largo. Cuando se asustan, erizan los pelos gruesos de sus lomos y sale corriendo como el rayo.

Lamentablemente, el avance de la ganadería, y la caza desproporcionada los van haciendo escasos, por lo cual el Bañado es un lugar donde pueden obtener cierta tranquilidad, adaptándose al entorno más acuático. Por eso, si al viajar cuando termine el tiempo del coronavirus-19, lo observa, disfrute de un animal que coexistió con los perezosos, gliptodontes, jaguares y llamas gigantes del Pleistoceno.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas